La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Vaticano

Y los mexicanos cayeron en el garlito de los vaticanistas italianos / Bergoglio y la geopolìtica vaticana

979

VISITAS
El Papa rechazò abordar la limosina con placas SCV 1 y viajò en otro vehìculo del Vaticano placas SCV 3578. Foto: Infolliteras

Eduardo Lliteras Sentíes / Roma .- Tomados por sorpresa. Inclusive balbucientes, numerosos “vaticanistas”, enviados especiales y periodistas de todo el mundo no entendieron al inicio el nombre que desde el balcón del Vaticano recitaba monseñor Tauran. ¿Bertone? ¿Bagnasco?, ¿quién? En sus manos, seguros de tener el as bajo la manga, tenían preparadas las biografías de Scola, Ouellet, Dolan, Scherer. Pero no de Bergoglio, el primer jesuita investido de Papa.

Aficionados al juego del Toto Papa, a las quinielas Papales, a la “fantapolitica” (a la especulación) y más bien a las artes adivinatorias, numerosos “vaticanistas” italianos no cejaron un día de publicar listas de “Papables”, de hablar de Scola a quien el Opus Dei, el Partido Romano y Comunión y Liberación soñaban e impulsaban hacia la Cátedra de San Pedro.

En el garlito de la especulación cayeron muchos mexicanos que, sin conocer las mañas italianas, adoptaron los editoriales del Corriere della Sera o de la Stampa como verdades reveladas: “el arzobispo de Guadalajara es Papable”. Y se lo creyeron.

Como dice Malcolm Pagani en Il Fatto Quotidiano, “los Vaticanistas resultaron peor que los sondeos” a boca de urna en las elecciones italianas. Y yo dirìa que los sondeos realizados en Mèxico en la pasada elecciòn.

Pagani critica ásperamente a esa legión de “vaticanistas” dedicados durante semanas a publicar nombres de Papables, listados repetidos por agencias, diarios de todos el mundo y desorientados “enviados especiales”: incapaces “de intuir que Jorge Mario Bergoglio, el segundo cardenal más votado en el cónclave del 2005, alguna mísera posibilidad, quizá, tenía. En Argentina, según los medios, él y Leonardo Sandri, el cardenal que había anunciado al mundo la muerte de Wojtyla, estaban entre los Papables”.

La CNN, por ejemplo, ante la incapacidad de entender que la bandera de las barras y las estrellas no ondearía en el Vaticano, dijo tras escuchar el nombre en latín de Bergoglio: “No hemos entendido bien, hablan en Latín”.

Hoy, los principales diarios italianos, a ocho columnas, presentan a Francisco (sin el primero, según corrigió el Vaticano) en la misma foto: sonriente, levantando la mano abierta, vestido con sencillez, sin paramentos lujosos ni otros ornamentos renacentistas. Sólo una cruz en el pecho.

La Repubblica titula: “La nueva Iglesia de Papa Francesco”; Il Fatto Quotidiano: “Soy Francesco y vengo de lejos”; el Corriere della Sera: “La sorpresa de Francesco”; La Stampa: “Vengo del fin del mundo”. El diario Il Manifesto, irònicamente: “No es Francesco”

El New York Times acepta de mala gana: “Quizá era demasiado pronto para un Papa estadounidense”.

El diario alemán Bild muy escueto o seco más bien, tras la pérdida de Ratzinger: “Franziskus I”.

La BBC: “El Papa es un argentino”. Fox: “¡Elección sensacional en el Vaticano!, un argentino en la silla de Pedro”.

Los medios rusos, árabes o israelís, más concretos, lejos de las efusiones pseudo catòlicas: “Elegido el nuevo Papa”.

En los numerosos “talk shows”, en las interminables transmisiones en vivo en las que la gaviota sobre la chimenea se convirtió en el signo a descifrar o en al ave agorera de dulces bienaventuranzas horneadas en la Sixtina, la aparición de Bergoglio dejó a muchos sin palabras. Mascando saliva. Balbuciendo disculpas por no haberlo incluido en la lista de los famosos 10 Papables, junto al mexicano Francisco Robles Ortega, por el que tifaban en San Pedro numerosos connacionales con todo y bandera la noche de la fumata blanca.

Cierto. La llegada de un jesuita a la Cátedra de Pedro era un tabú. Algo no buscado por ningùn jesuita, con todo y su voto de obediencia al Pontifice, como me explicaron hace años algunos miembros de Loyola en el Teologado de avenida Churubusco, en los tiempos en que fue intervenido por Juan Pablo II y Ratzinger, en aquel entonces el cancerbero de la doctrina del Vaticano. Enemigo jurado de la Teología de la Liberación y de cualquier intención solidaria de los Jesuitas y de las Iglesias latinoamericanas con los pobres del mundo. Con los desposeídos en Latinoamérica, el continente más desigual del planeta.

Cierto, a Bergoglio algunos lo señalan por su ambigüidad e inclusive colaboracionismo con la dictadura argentina. Hay jesuitas que lo acusan de no haber alzado la voz contra la desaparición de algunos sacerdotes, mientras otros les daban la “bendición” en los vuelos de la muerte.

Hubo ambiguedad de su parte, inclusive colaboracionismo, insisten. Segùn informaciones publicadas en la Argentina, Bergoglio ocultó la complicidad del Episcopado argentino con la Junta Militar del dictador Jorge Rafael Videla, afirma el periodista argentino Horacio Verbitsky. El tema, ciertamente no es nuevo, ya se habìa desempolvado desde el pasado cònclave. Y queda abierto.

Ahora, Francesco es presentado, como el primer latinoamericano. Sí claro, pero de ascendencia italiana, por supuesto, suspiran tranquilizados los diarios italianos. Es hijo de emigrantes italianos, por lo que al fin y al cabo, el Papado volvió a Italia. Hay euforia en Asti, en Portacomaro, un suburbio de la ciudad, donde primos en todos los grados imaginables dicen recordar a sus abuelos. Tambièn en Argentina, donde algunos gritan consignas, lloran, se tiran cabellos y brincan de contentos.

ESTRATEGIA GEOPOLITICA DEL VATICANO

 

Un jesuita, que toma el nombre de San Francisco de Asís. Viste con sencillez, para ser Papa. Nada de cruz de oro. Nada de paramentos renacentistas de lujo. Una primera maniobra que es, sobre todo, màs que un nombre, “el ìndice de un programa de Gobierno ... evidentemente pretende permanecer del lado de los pobres, de los hùmildes. Estoy de verdad feliz”, dice el teòlogo alemàn Hans Kung.

Sì, un nombre que expresa un programa de Gobierno. El Vaticano necesita cambiar la imagen, tan negativa, del Papado y de la misma Iglesia Catòlica. Hacer a un lado el boato, la imagen ambiciosa y corrupta, existente, de la Curia Vaticana. Relanzar la idea que los fieles tienen de su Iglesia para evitar la continua sangrìa de feligreses, ahuyentados por las ambiciones terrenales de las jerarquìas. Por su gusto por las èlites, como los Legionarios de Cristo, y el statu quo. Y su olvido, por los pobres, mayoritarios, en Amèrica Latina.

Como dice Vittorio Messori, historiador y escritor que en estos dìas evitò entrarle a las quinielas Papales: la elecciòn del primer jesuita es una estrategia geopolìtica de amplio respiro del Vaticano y del Colegio Cardenalicio. “Habìa espacio para una decisiòn geopolìtica en esta ocasiòn verdaderamente urgente, es màs urgentìsima, aunque en Europa no se conoce la seriedad del evento. Ocurre, que la Iglesia Romana està por perder lo que consideraba el Continente de la Esperanza, el continente catòlico por excelencia ... Sudamèrica abandona el catolicismo al ritmo de miles de hombres y de mujeres al dìa. Hay cifras que atormentan a los episcopados de aquellas tierras: desde el inicio de los ochentas a hoy Amèrica Latina ha perdido casi un cuarto de sus fieles. A dònde van? Entran en las comunidades, en las sectas, en las iglesitas evangèlicas, pentecostales que enviadas y apoyadas por grandes financiadores estadounidenses, estàn logrando el viejo sueño del protestantismo estadounidense: acabar, tambièn en Amèrica Latina con la supersticiòn papista”.

Por lo pronto, el flamante Papa comenzò a recorrer Roma. Acudiò a la Iglesia de Santa Marìa Maggiore, donde rezò, el Papa que siendo obispo de Buenos Aires viajaba en autobùs y se cocinaba rechazò abordar la limosina con placas SCV 1 y viajò en otro vehìculo del Vaticano placas SCV 3578. Hoy, celebrarà una homilìa en la Capitalla Sixtina con los cardenales y el domingo tendrà lugar el tradicional Angelus.

El martes se celebrarà la misa y la ceremonia de inicio de pontificado con las delegaciones diplomàticas de todo el mundo, entre ellas, la de Mèxico con el presidente Enrique Peña Nieto a la cabeza.

Veremos si Francesco logra acercarse a los pobres de latinoamèrica y Mèxico màs allà de las palabras y del vivir espartano que previsiblemente adopte en los Palacios Apostòlicos. Y si lograrà que la Curia Vaticana se transforme de una corte corrupta, ambiciosa y maquiavèlica en una eficiente maquinaria al servicio del Pontìfice jesuita. Tambièn habrà que esperar transformaciones en las diòcesis de toda Amèrica y Mèxico. Quizà, empezando por la renuncia de algùn purpurado encubridor de pederastas.

Vídeo Anuncian Buen Fin del 17 al 20 de noviembre, dice la Canacome

Leer Noticia

Fabricante líder de robots de China inaugura inmenso parque industrial de más de 300 mdd

El parque industrial abarca una área de 260.000 metros cuadrados, equivalente a la extensión de 36 campos de fútbol, en la Nueva Area Hunnan de Shenyang.
Leer Noticia

Advierte FGE de nueva modalidad de extorsión con número de la Ciudad de México a nombre de bancos

Esta corporación tiene información de ciudadanos que han recibido llamadas desde el número 55 1083 0046; al tomar la llamada, una grabación que se identifica como de una institución bancaria
Leer Noticia

Brutal choque entre dos autobuses en el centro de Mérida

Dos autobuses del transporte público conducidos con temeridad e irresponsabilidad colisionaron en las calles 58 y 53 del centro a las 3.20 de la tarde. Por el impacto dos pasajeros ameritaron ser trasladados a la clínica T1.
Leer Noticia