La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Vaticanerías

Necesario que instituciones tengan papel más activo contra abusos eclesiales / Eduardo Lliteras

1259

VISITAS
El sacerdote Luis Arturo García Dávalos, quien se dio a la fuga de Mérida tras las denuncias publicadas por el diario Por Esto!

A partir del primero de septiembre del año pasado entraron en funciones los cambios introducidos en la legislación del Vaticano y en el Derecho Canónico en materia de abusos sexuales y pornografía infantil por el Papa Francisco con una Motu proprio en la que se incrementan las sanciones penales contra los curas pederastas. Paso obligado de la Santa Sede y del Pontífice para hacer frente a décadas de delitos impunes contra la infancia, cometidos por curas, y para poner un alto al encubrimiento de los sacerdotes abusadores sexuales de niñas y niños alrededor del mundo, por parte de jerarcas católicos. Dicho tema es relevante, porque ahora las diócesis, como la de Yucatán, están obligadas a investigar los casos de abusos sexuales y pornografía infantil, como el del sacerdote Luis Arturo García Dávalos, quien se dio a la fuga de Mérida tras las denuncias publicadas por el diario Por Esto!

García Dávalos ejercía su ministerio en la Iglesia de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote de Francisco de Montejo en Mérida y ahora se encuentra prófugo, tras la publicación de sus conversaciones privadas de índole sexual con un joven meridano.

En efecto. La crisis de los abusos sexuales practicados por sacerdotes y jerarcas de la Iglesia Católica ha entrado en una nueva etapa, tras el arresto del ex nuncio en Santo Domingo, Jozef Wesolowski, entre los muros del mismo Vaticano y la destitución de la titularidad de la diócesis de Ciudad del Este, en Paraguay, del obispo Rogelio Ricardo Livieres Plano, acusado de malversación de fondos y de haber encubierto los abusos sexuales cometidos por sacerdotes bajo su supervisión. Estos ejemplos, muestran la determinación del actual Papa, para combatir a los delincuentes que se alojan dentro de la misma Iglesia. Sin poner cortapisas. Ya que hasta ahora, los muros del Vaticano habían sido santuario seguro para curas y jerarcas acusados de delinquir. Ese ejemplo, debe ser seguido por las diócesis alrededor de mundo, incluida la de Yucatán.

Así es. El diario Por Esto! publicó la denuncia del joven Dennis Vega Suárez contra el sacerdote católico, Luis Arturo García Dávalos, quien tras contactarlo a través del chat de su móvil, le mandó fotos suyas en las que aparece totalmente desnudo. El popular cura también envió selfies de su pene. Por si fuera poco, el mismo presbítero le confesó en una ocasión que tenía una regla de oro: “Me gustan los niños, la pornografía y el sadomasoquismo”.

En éste caso hay muchas preguntas. Para empezar, hay que cuestionar a quienes desde todos los ámbitos, legal, periodístico, eclesiástico, trabajan para encubrir al sacerdote pederasta. También hay que cuestionar a la diócesis, y a su titular, el arzobispo de Yucatán, Berlié Belaunzarán: ¿cómo es posible que no supieran nada de la forma de proceder del cura, quien ya había sido visto, públicamente, en numerosos lugares, con jovencitos?.

Las instituciones, a nivel estatal y federal, deben tener un papel más activo en el combate a la pederastia, y no contentarse con decir que están “atentas al caso” y que esperan “denuncias”, para supuestamente actuar contra el sacerdote Luis Arturo García Dávalos.

Lo publicado sobre García Dávalos bien puede ser la punta del témpano de hielo sobre abusos a menores en Yucatán. Y es una acción obligada por parte de los medios de comunicación, sino quieren ser cómplices de delincuentes amparados bajo sotanas.

Basta ver lo sucedido en el Vaticano con el caso del ex nuncio de Santo Domingo, a quien se le encontraron más 100 mil archivos, entre imágenes y vídeos, de menores, así como 45 mil fotos más que había borrado.

El exnuncio polaco Jozef Wesolowski, huyó de Santo Domingo hace unos dos años (como publicamos en Infolliteras.com puntualmente) luego de que periodistas locales –que fueron acosados, denunciados e insultados por la jerarquía local- descubrieron que se dedicaba a prostituir menores de barrios pobres.

El exnuncio, como señala el diario italiano el Corriere della Sera, tenía en su computadora fotos de niños y jovencitos de entre 13 y 17 años, en las que se observan a “niños humillados frente a la cámara, fotografiados desnudos, obligados a tener relaciones sexuales entre ellos y con adultos”.

Pero el exnuncio estaría involucrado en algo mucho más grave, si cabe, ya que era un experto en informática que, al parecer, formaba parte de una red internacional de pederastas. De hecho, el Vaticano, así como la policía italiana y de República Dominicana investigan los contactos del ex nuncio, sus correos electrónicos. En éstos momentos se lleva a cabo una cacería internacional para dar con sus cómplices, los que le conseguían los jovencitos y menores.

El alcalde Mauricio Vila entrega calles rehabilitadas en Francisco de Montejo

La  rehabilitación de las calles en ese fraccionamiento abarcó la calle 46 de la 51 hasta la 61 y la calle 58 de la 41 a la 51
Leer Noticia

Designan candidatos para elección de Consejero Consultivo del INAIP

El dictamen contempla a los ciudadanos Francisco Puc Cen, César Jiménez Méndez y Baltazar Carrillo Hernández, quienes cumplieron con todos los requisitos establecidos
Leer Noticia

Desmiente Gobierno del Estado de Quintana Roo información sobre alerta de viaje de EEUU publicada en medio de comunicación

El gobierno del Estado de Quintana Roo y la Secretaría de Turismo rechazamos enérgicamente los contenidos falsos publicados por el diario Por Esto! dice el comunicado de prensa
Leer Noticia

Ramírez Marín, más cerca de los ciudadanos

Una modesta estética del fraccionamiento Francisco de Montejo, de la familia Cetz Uh, fue el sitio de reunión de poco más de 30 vecinos
Leer Noticia