La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Vaticanerías

Por fin el Vaticano y el Pontífice se convierten al ecologismo: el petrolero Jeb Bush monta en cólera

628

VISITAS
Francisco, presentó al mundo su encíclica contra el calentamiento global y la destrucción capitalista del planeta Foto: Infolliteras

Eduardo Lliteras Sentíes.- Un Papa verde, en lugar de vestido de blanco o de oropel púrpura. Por fin el Vaticano y el Pontífice se convierten al ecologismo y a la lucha contra el calentamiento del planeta. En efecto. Francisco, presentó al mundo su encíclica contra el calentamiento global y la destrucción capitalista del planeta a través de las redes sociales, lo que ha desatado la furia de sectores ultras de la explotación de la Tierra, ecosistemas y seres humanos como el republicano Jeb Bush. Quizá a Bush –hermano del criminal ex presidente de la Junta del Petróleo y el Metano, Baby Bush- le quedó el saco con la afirmación del Papa en el sentido de que muchos de aquellos que tienen más recursos y poder económico o político parecen concentrarse sobre todo en enmascarar los problemas o en ocultar los síntomas, tratando sólo de reducir algunos impactos negativos del cambio climático. Pero muchos síntomas indican que esos efectos podrán ser cada vez peores si continuamos con los actuales modelos de producción y de consumo.

Tal vez a Jeb Bush tampoco le gustó el siguiente párrafo: Conocemos bien la imposibilidad de sostener el actual nivel de consumo de los países más desarrollados y de los sectores más ricos de las sociedades, donde el hábito de gastar y tirar alcanza niveles inauditos. Ya se han rebasado ciertos límites máximos de explotación del planeta, sin que hayamos resuelto el problema de la pobreza.

Jeb Bush dijo que \\\"no me dejaré dictar la política económica por mis obispos, mis cardenales o mi Papa\\\", en clara referencia a las implicaciones económicas que pueden tener las medidas contra el cambio climático como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero como el CO2, tema en el que Estados Unidos es el principal responsable histórico. Jeb Bush es el portavoz de los intereses más retrógradas, destructivos y peligrosos de los Estados Unidos, como el sector petrolero, armamentista y automovilístico, por lo que no sorprenden sus agresivas declaraciones contra el Papa argentino.

Por otro lado, la encíclica utiliza las redes sociales para llegar a los jóvenes En Twitter, el Pontífice afirma que el cambio climático plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad. Y señala que el clima es un bien común, de todos y para todos.

Con el título de Laudato Sí, sobre el cuidado de la Casa Común el Papa afirma, por ejemplo, que toda pretensión de cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en «los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad».

\\\"El Papa ha elaborado el texto personalmente, escuchando a muchas personas\\\", dijo Federico Lombardi, portavoz de Jorge Bergoglio, nos comenta vía telefónica desde Roma Francesco Peloso.

El documento fue enviado por correo electrónico a todos los obispos del mundo, junto con una nota personal en días pasados.

El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar, asegura el Papa argentino en su nueva encíclica.

Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta. Necesitamos una conversación que nos una a todos, porque el desafío ambiental que vivimos, y sus raíces humanas, nos interesan y nos impactan a todos, afirma y añade criticando el consumismo y el desperdicio que han cubierto la Tierra de basura: Todavía no se ha logrado adoptar un modelo circular de producción que asegure recursos para todos y para las generaciones futuras, y que supone limitar al máximo el uso de los recursos no renovables, moderar el consumo, maximizar la eficiencia del aprovechamiento, reutilizar y reciclar. Abordar esta cuestión sería un modo de contrarrestar la cultura del descarte, que termina afectando al planeta entero, pero observamos que los avances en este sentido son todavía muy escasos.

Francisco insiste en que la humanidad está llamada a tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir este calentamiento global o, al menos, las causas humanas que lo producen o acentúan, como la extracción de gas y petróleo que el actual Gobierno peñista tanto impulsa.

La encíclica está dividida en seis capítulos y 187 páginas. La encíclica emplea palabras comprensibles para la mayoría de los católicos y de quienes quieran leerla.

Pero no cabe duda de que el tema del cambio del clima, vía el modus vivendi del ser humano, es una de las preocupaciones centrales de la encíclica: A su vez, el calentamiento tiene efectos sobre el ciclo del carbono. Crea un círculo vicioso que agrava aún más la situación, y que afectará la disponibilidad de recursos imprescindibles como el agua potable, la energía y la producción agrícola de las zonas más cálidas, y provocará la extinción de parte de la biodiversidad del planeta. El derretimiento de los hielos polares y de planicies de altura amenaza con una liberación de alto riesgo de gas metano, y la descomposición de la materia orgánica congelada podría acentuar todavía más la emanación de anhídrido carbónico. A su vez, la pérdida de selvas tropicales empeora las cosas, ya que ayudan a mitigar el cambio climático. La contaminación que produce el anhídrido carbónico aumenta la acidez de los océanos y compromete la cadena alimentaria marina. Si la actual tendencia continúa, este siglo podría ser testigo de cambios climáticos inauditos y de una destrucción sin precedentes de los ecosistemas, con graves consecuencias para todos nosotros. El crecimiento del nivel del mar, por ejemplo, puede crear situaciones de extrema gravedad si se tiene en cuenta que la cuarta parte de la población mundial vive junto al mar o muy cerca de él, y la mayor parte de las megaciudades están situadas en zonas costeras.

En el documento el Papa aborda la Pérdida de Biodiversidad, el Agua, el Deterioro de la calidad de la vida humana y la degradación social, la Inequidad planetaria o el mensaje de cada criatura en la armonía de todo lo creado. Vale la pena echarle un vistazo al primer documento auténticamente verde del Vaticano del primer Papa ecologista en la historia de la Iglesia.

 

Renuncia víctima de abusos sexuales a la Comisión Pontificia para la Protección de Menores del Vaticano

Collins renunció con una carta dirigida al Papa en la que describe su frustración por la falta de cooperación de las otras oficinas de la Curia romana
Leer Noticia

Incesante el ingreso de familias, parejas, grupos de amigos a Plaza Carnaval en Xmatkuil

Los autobuses de transporte gratuito arribaban unos tras otros repletos de familias: abuelos, papás, mamás, sobrinos, bebés en carriolas
Leer Noticia

El Papa llama a gobiernos a respetar el derecho al consentimiento previo e informado de los pueblos indígenas en materia de desarrollo

Los gobiernos deben reconocer que las comunidades indígenas son una parte de la población que debe ser valorada y consultada, y que se ha de fomentar su plena participación a nivel local y nacional Foto Vía vídeo
Leer Noticia

Ataque terrorista en Estambul con traje de papá Noel

El gobernador de la provincia de Estambul, Vasip Sahin, habló de un ataque terrorista y dijo que hay unos 40 heridos
Leer Noticia