La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Vaticanerías

Spotlight, Primera Plana, por Eduardo Lliteras Sentíes

581

VISITAS
Estando en Roma, en la sede de la prensa extranjera en el año 1999, recibí una visita de dos periodistas estadounidenses del diario Boston Globe

Estando en Roma, en la sede de la prensa extranjera en el año 1999, recibí una visita de dos periodistas estadounidenses. Se trataba de dos reporteros del diario Boston Globe. Ambos me preguntaron lo que sabía sobre el tema de los abusos sexuales y de las acusaciones contra el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel.

Por aquel entonces me enteré que estaban trabajando en lo que sería uno de los reportajes más demoledores en la historia del periodismo estadounidense contra los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en los Estados Unidos.

Dicha investigación, algunos de sus detalles secretos, cómo se construyó a partir de la llegada de un nuevo director al Boston Globe, es abordada con maestría por el filme Spotlight, que significa, Primera Plana.

Spotlight es además un área especializada del periódico Boston Globe –que existe todavía en el presente- que se dedica exclusivamente a realizar periodismo de investigación, es decir, periodismo de profundidad, de largo respiro, sin límite de tiempo.

Cuatro periodistas, tres hombres y una mujer, conforman el equipo investigador de Primera Plana en la película dirigida por Tom McCarthy (guión de Josh Singer y Tom McCarthy) estrenada en noviembre de 2015 en Estados Unidos y con 6 nominaciones de la Academia, entre éstas, al mejor director. 

La película no convierte a los periodistas en héroes, afirma el mismo Boston Globe en una reseña periodística, sino que comprende que la historia de la investigación, es la historia que hay que narrar en la película, que debía ser contada al público.

Spotlight puede ser vista en Mérida en las salas de cine desde hace más de una semana. Atrapa al espectador desde el inicio con la trama que devela cómo el grupo de investigadores del periódico, personas de carne y hueso, con errores y problemas personales, encuentran un hilo y van tirando de la enredada madeja de los abusos sexuales cometidos por sacerdotes –tema tabú en aquélla época- y del encubrimiento y protección que la institución, la Iglesia, les dio a los curas pederastas permitiendo que el daño a niñas y niños se multiplicara.

Con Michael Keaton en el rol de Walter Robby Robinson, la película reconstruye la investigación, realizada a lo largo de un par de años e interrumpida por el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York en el año 2000, por los periodistas del Globe. Historia de abusos, pero sobre todo, del silencio, de la omerta, que rodeaba las violaciones sexuales de menores, en la ciudad de Bostón.

Silencio cómplice que involucraba lo mismo a abogados, que al poder judicial, a la policía, a la Iglesia, pero también a la prensa, al mismo Boston Globe, ya que informaciones sobre los abusos habían sido inclusive publicadas en el diario sin darles seguimiento ni investigar de qué se trataba en un inicio, archivándolas. Sin darles el tratamiento profesional debido.

El equipo de periodistas debió afrontar primero, su propio escepticismo, las dudas alojadas en la misma redacción a confrontarse con una institución colosal –por su poder e influencia sobre la población y élites en Boston-. Así como con las creencias religiosas de algunos miembros del Boston Globe, las que también fueron limitantes y obstáculos a sortear.

Sacha Pfeiffer, por ejemplo, encarna a la periodista Rachel McAdams, una mujer con una familia profundamente católica que debió afrontar como profesionista el dilema de investigar o no, a esa institución que para muchos creyentes está por encima de cualquier duda o denuncia.

Mike Rezendez encarna magistralmente al insidioso periodista Mark Ruffalo, quien a nuestro parecer auténticamente se puso la camiseta de periodista en la cinta, con su compromiso, a toda prueba, con el oficio, de la noche a la mañana, en medio de precariedades de todo tipo.

Spotlight saca a la luz la investigación del Boston Globe, no sobre un grupo inmenso de sacerdotes criminales, depredadores sexuales consuetudinarios, sino de todo un sistema que involucraba a las altas jerarquías eclesiásticas, empezando por el entonces arzobispo Bernard Francis Law, quien encubrió, a través de presiones, amenazas y corrupción, a más de 250 sacerdotes pederastas responsables de al menos 5000 abusos sexuales. Muchos de éstos casos logró documentarlos el Boston Globe, luchando contra el temor de las víctimas, el acoso de la Iglesia y la falta de transparencia sobre los procesos judiciales contra los sacerdotes abusadores.

El equipo de Spotlight descubrió que el entonces cardenal estadounidense -hoy arzobispo emérito de la Arquidiócesis de Boston, miembro de la curia romana, administrador de la Basílica de Santa María la Mayor hasta que lo corrió el Papa Francisco, en los primeros días de su pontificado- estaba directamente involucrado en el ocultamiento de los casos de abusos a la opinión pública.

El Boston Globe descubrió una trama que iba mucho más allá de los sacerdotes de forma individual. Investigó hasta llegar al fondo del problema, descubriendo al “sistema” que permitió durante décadas, por no decir siglos, que los depredadores sexuales alojados en la misma Iglesia quedaran impunes. Ese sistema iba mucho más allá del cardenal Law y de las jerarquías católicas, como señalamos. Involucraba a una maquinaria bien aceitada de creyentes situados en las principales instituciones de Boston, sus donativos millonarios, y su resistencia a ventilar asuntos tan terribles e inconfesables. Un sistema, suficientemente poderoso para intentar por todos los medios presionar al diario a no publicar la historia. Y a los periodistas para que dejaran de investigar, de ejercer su profesión.

A pesar de todo esto el Boston Globe logró sacar a la luz ese sistema de omertá, de silencio cómplice, y descubrir que los abusos no se circunscribían a Boston. Sino que involucraban a todas las diócesis de los Estados Unidos. Y de todo el mundo. Con casos de violaciones, de relaciones sexuales de sacerdotes con niñas y niños, lo mismo en México que en Brasil, Francia, España, el continente africano o asiático. Tema, por cierto, no agotado con el actual Papa Francisco.

 

 

Estudia el Vaticano la excomunión para corruptos y delincuentes

El texto se encuentra todavía en trámite en el departamento para el servicio integral de desarrollo humano establecido por el Papa Francisco. Una vez quede desarrollado la última palabra será para el Papa, que indicará el modo de excomunión
Leer Noticia

Ramírez Marín festeja a los papás con Noches de Danzón

Se trata del cuarto concierto del programa Las Américas vive con música, que auspicia el diputado federal Jorge Carlos Ramírez Marín para fomentar la convivencia
Leer Noticia

Nombra el Papa como obispo auxiliar de la arquidiócesis de Yucatán al sacerdote Pedro Sergio de Jesús Mena Díaz

En el boletín se menciona, entre otras cosas, que Pedro Sergio de Jesús Mena Díaz, nació el 4 de mayo de 1955 en Colonia Yucatán, arquidiócesis de Yucatán. Foto: Eduardo Lliteras
Leer Noticia

El Meme del Día ... La familia Adams en el Vaticano con el Papa

Leer Noticia