La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Vaticanerías

El Papa, las selfies, los 43 y el ausente baño de multitudes por Eduardo Lliteras

528

VISITAS
En la foto, el estadio en Morelia. En el Zócalo, el  primer día, fue evidente ésta situación. No se llenó ni a la mitad. ¿Las causas? Quizá demasiada cercanía al poder, tal vez los Legionarios de Cristo

Eduardo Lliteras Sentíes- El desfile de políticos para tomarse la selfie, ponerle sombreros, besar el anillo del Pescador o para aparecer en la foto, con el Papa, a nadie debería sorprender. El uso político, del Jefe de Estado del Vaticano, era previsible.

Los besa manos, los aplausos de foca, los discursos vacíos, eran de esperarse, en un país que sigue hundiéndose en el abismo incontenible de la violencia, la corrupción, la destrucción ecológica y la desigualdad del modelo económico que en tantas ocasiones ha cuestionado y criticado el Pontífice, no sólo en México, sino en Brasil, en Roma. Era claro que se iban a querer colgar de la sotana blanca del Papa, los políticos y un Gobierno desacreditado y en crisis de credibilidad abrumadora.

También se sabía que el pulso, entre la Secretaría de Estado del Vaticano y el Gobierno Mexicano sobre la agenda de Francisco tenía la intención de eliminar del viaje del máximo jerarca de la Iglesia Católica encuentros y reuniones con agentes incómodos al régimen mexicano, empezando por los familiares de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Que se buscaba edulcorar la visita pontificia, ocultar a los medios internacionales que siguen al Papa, el horror cotidiano de México.

Y al parecer el Vaticano dio a torcer su brazo, tras varios años de desencuentros, cuyo momento más álgido fue cuando se filtró un mail, un correo, privado de Francisco en el que decía a un amigo que temía el contagio de los males mexicanos, en Argentina.

La realidad es que al Papa, hasta ahora, se le ha visto demasiado con La Gaviota, con el clan político que mal gobierna a México, y muy poco con el pueblo y los jóvenes mexicanos que no se identifican con Peña Nieto, ni con los gobernadores que insisten en colocarle sombreros de charro. Quizá esto es lo que mantiene lejos de sus eventos masivos a muchos, al grado de que el Zócalo, y ahora Morelia no se han visto atestados de fieles, como algunos esperaban. Quizá son las medidas de seguridad extremas, el cinturón sanitario colocado alrededor del Papa con el pretexto de la seguridad, para aislarlo de posibles encuentros fuera de programa, de pancartas o manifestaciones de grupos políticos adversos al régimen mexicano. De hecho, en el Zócalo, el  primer día, fue evidente ésta situación. 

De allí que tampoco sorprenda que el baño de multitudes, el músculo político de la Iglesia Católica, parezca flaquear, en un país, por otro lado, que ya no es el que visitó Juan Pablo II, donde los católicos en algunos Estados alcanzan a duras penas el 54 por ciento, oficialmente. Y donde el sano pluralismo religioso, el ateísmo, no paran de crecer. Por lo pronto, lo cierto es que los eventos masivos del Papa no han reunido a esas masas que muchos esperaban. Ni los desplazamientos del Pontífice jesuita. Las gradas vacías en el estadio en Morelia, son testigos de esto.

El enojo de Federico Lombardi, rechazando una pequeña audiencia con los familiares de los 43 de Ayotzinapa, así como con las víctimas de la pederastia eclesial en México, muestra un Vaticano que sigue jugando a lo de siempre. A sus intereses políticos y económicos, a esa agenda oculta hecha de negociaciones cupulares e intereses en ocasiones inconfesables.

Quizá también la Legión de Cristo le esté cobrando al Papa jesuita, silenciosamente, el vacío en las calles. Tal vez sea Norberto Rivera, como algunos señalan. Pero lo cierto es que la extrema cercanía con los políticos genera distancia con la inmensa mayoría de los mexicanos.

Habrá que esperar al cierre de la gira del Papa en Ciudad Juárez, para entender si el viaje a México tendrá un alto costo político para Francisco y sus reformas en el Vaticano. Si estamos ante una inflexión en su papado.

El Papa Francisco creará cinco nuevos cardenales: dos hablan español

Destaca Gregorio Rosa Chávez, de 75 años, obispo auxiliar de San Salvador y uno de los colaboradores más cercanos del difunto Oscar Romero, el obispo que fue asesinado en 1980 
Leer Noticia

Trump se aprestaría a nombrar a Callista Gingrich como embajadora de los EEUU ante el Vaticano

El sector ultra del catolicismo conservador de los EEUU y más recalcitrante e intolerante será la punta de lanza de la Casa Blanca en el Vaticano. Los primeros memes no se han hecho esperar como el de la foto
Leer Noticia

El Papa y Donald Trump en el Vaticano el día 24

Luego de su encuentro con el Pontífice, Trump se reunirá con el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Pietro Parolin, el cual estará acompañado por el Secretario para las Relaciones con los Estados, monseñor Paul Gallagher.
Leer Noticia

El Papa dice que escuchará a Donald Trump durante su visita al Vaticano

 Yo diré lo que pienso, él lo que piensa. Sobre los migrantes ya se sabe lo que pienso. Pero nunca he querido dar un juicio sin escuchar a la persona, advirtió el Pontífice
Leer Noticia