La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Chablekal, la indignación y las heridas por Eduardo Lliteras Sentíes

420

VISITAS
En unos vídeos los policías suben una moto a una camioneta de la SSP. También se ve a un par de miembros de las fuerzas antimotines pedaleando sobre dos  bicicletas que también se llevaron o más bien robaron, como acusan los habitantes 

Las heridas tardan en cicatrizar. Entre los golpeados el pasado 3 de mayo en Chablekal (comisaría de Mérida, Yucatán) por la policía, las huellas de los macanazos, patadas, puñetazos, todavía son visibles. Los golpes dejan huella, no cabe duda. Como el dolor de haber perdido una casa o de haber vivido una injusticia. Eso no desaparece de un día para otro. La indignación y el dolor, permanecen por mucho tiempo y pueden convertirse en rabia social. En encono hacia el desarrollo que muchos cortesanos aplauden en eventos oficiales.

En Chablekal hay mucho enojo, rabia, sensación de impotencia, furia hacia el tendero (Román Zapata, oriundo de Cholul) que compró el predio que habitaba don Salvador Euán a Antonio Chalé Euán. Los habitantes de la comisaría meridana no lo pueden ni ver en pintura. Advierten, a quien pregunta por él, que mejor ni se aparezca por el pueblo. Pero también hay mucho enojo hacia las autoridades, hacia los policías.

El recuerdo, a un mes del desalojo, todavía provoca lágrimas. Narraciones que sorprenden por los detalles de las detenciones, con los detenidos encapuchados, golpeados, llevados en las cajas de las pick ups de la Secretaría de Seguridad Pública a toda velocidad. Las imágenes y los vídeos, proyectados en la noche del viernes 3 de junio en la plaza por el Equipo Indignación, congregaron a los vecinos, a las familias. Decenas y decenas se arremolinaron en la plaza para ver las fotos que dieron la vuelta al mundo el 3 de mayo. Para escuchar los testimonios y la estrategia legal para afrontar la amenaza que se cierne sobre más de 10 familias que podrían perder sus casas.

En el “Informe, a un mes del ataque contra el pueblo, Chablekal, las campanas del 3 de mayo, el agravio, la ira y la utopía” presentado por el Equipo Indignación pudimos ver de nuevo a los policías intentando arrebatar a unas vecinas las cuerdas de las campanas de la iglesia, para evitar que sonara el badajo y alertaran a la población, inútilmente, como se sabe. También se vieron las conocidas imágenes de los policías confrontándose con los habitantes, las pedradas de un lado, los gases y los macanazos del otro. Los detenidos descamisados llevados esposados, los golpes, las hinchazones que parecían melones en las espaldas, las contusiones, raspones, heridas.

La historia recopilada por Indignación de ese día que quedará grabado en la memoria colectiva de Chablekal como una auténtica infamia, incluyó unos vídeos de unos policías subiendo una moto a una camioneta de la SSP y a un par de miembros de las fuerzas antimotines pedaleando sobre dos  bicicletas que también se llevaron o más bien robaron, como acusan los habitantes de la comisaría. Y que no han devuelto. Así como una cámara de vídeo y un teléfono, que Indignación y los habitantes de Chablekal exigen les devuelvan las autoridades.

La casa, objeto del litigio y de la que fue desalojado Salvador Euán se encuentra vacía, sin puertas y sin muebles, tras la irrupción policiaca para apoyar a los funcionarios y abogados que realizaron el desalojo. La diminuta y humilde vivienda podría sorprender por la ambición que ha despertado. Sin embargo, su ubicación estratégica y el crecimiento urbano en Mérida y Yucatán, que está haciendo muy ricos a algunos, explican mucho de lo que ha sucedido. Entre los nuevos ejidatarios aparecen apellidos y nombres de potentados nacidos en Mérida, ajenos por completo a la comisaría y sus apellidos mayas, hasta ahora.

La preocupación cunde en el pueblo, ante los conflictos de tierras y conflictos por predios, que como un huracán han comenzado a azotar a lo que era una pacífica y somnolienta población, hoy en la ruta del llamado progreso que amenaza dejar en la miseria a muchos, a muchas familias que corren el riesgo de quedarse sin nada, en la calle, con el apoyo de los policías antimotines y los gases lacrimógenos.

En el caso reciente del 3 de mayo, son seis predios los que están en litigio en Chablekal. Hablamos de más de 10 familias que podrían perder sus casas. Estamos ante un problema social que no se puede solucionar únicamente con órdenes de desalojo por parte de la autoridad y con operativos policiacos violentos para aplastar la solidaridad del pueblo maya de la comisaría, donde están vigentes sistemas normativos tradicionales y una organización comunitaria, cosmovisión, cultura y tradiciones indígenas que norman la actuación de sus habitantes, como recuerda Indignación.

No menos grave es que además de las detenciones ilegales, a manera de coacción, se mantienen abiertos los expedientes de varias personas detenidas que no participaron en la refriega con la policía, como una especie de amenaza.

Todo esto angustia, agobia, enoja, genera rabia en la población, entre los habitantes de Chablekal. El avance de la maquinaria de los despojos, de tierras y de predios, genera incertidumbre respecto al futuro. Miedo, preocupación. Justificadamente. Yucatán y Mérida, a los ojos de muchos habitantes humildes del estado, no aparecen tan pacíficos sino gobernados por intereses que les están quitando la paz y el futuro.

 

Infolliteras, galardonado con segundo lugar en Premio Heineken con La Intifada de Chablekal

Agradecemos la distinción al jurado calificador y nos sentimos honrados por la consideración al trabajo periodístico de éste medio que ha cumplido 10 años de existencia

Leer Noticia

Mauricio Vila Dosal inaugura cancha de Fut 7 en Chablekal

La inauguración de la cancha de Fut 7 de Chablekal se une a otra obra auspiciada por el Ayuntamiento de Mérida, que es la construcción de un comedor en la Escuela Primaria Felipe Garduño
Leer Noticia

Tres años de resistencia y lucha jurídica para defender la tierra y territorio de Chablekal

Quienes conformamos la Unión nos  mantenemos firmes y en posesión del polígono ejidal denominado Misnebalam. Continua amenaza de que Carlos Abraham Mafud va a comprar el polígono
Leer Noticia

3 de mayo en Chablekal: un año después, persiste la impunidad

Uso excesivo de la fuerza, allanamientos de la iglesia y de domicilio, golpes, amenazas e insultos generalizados contra pobladores de Chablekal y contra observadores de derechos humanos, detenciones ilegales y arbitrarias
Leer Noticia