La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Primer año, y muchos más por Eduardo Lliteras Sentíes

285

VISITAS
Echaba de menos más información en La Jornada nacional sobre el acontecer de esta parte del país en profundas transformaciones, en las que la cultura ancestral de la región, así como los mayas, sufren todo tipo de abusos y atropellos.

“¡Qué maravillosos son los libros. Cruzan mundos y siglos, y vencen la ignorancia e inclusive el tiempo cruel!” (Juliano El Apóstata, Gore Vidal).

 

El invierno y las vacaciones eran propicias para la lectura. En España en esa época, en los últimos años de la dictadura del Caudillo, la televisión todavía era a blanco y negro, y los programas infantiles escasos: apenas una hora los domingos por la tarde. El resto del tiempo nos las ingeniábamos con las enciclopedias y los cuentos de los vikingos, el Príncipe Valiente y las Islas Brumosas, a los que imitábamos corriendo por el campo con nuestras espadas de madera a la búsqueda de cardos a los que apodábamos “moros”, como la Guardia Mora del tirano.

Madrid no era la ciudad luminosa en la que se convirtió tras la muerte de Francisco Franco, en los años del famoso destape. Los taxis Seat con su cascabeleante motor diésel, de negro riguroso pintados con una línea rojo sangre en los costados, circulaban por la Gran Vía y la Cibeles hasta que fueron cambiados tras la llegada de la democracia por los taxis blancos –también con línea roja- que hoy circulan por la capital española.

No había celulares, ordenadores ni tantos aparatos electrónicos con los que hoy nos distraemos, informamos o matamos el tiempo tan escaso de nuestras existencias, por lo que la lectura y la imaginación llenaban muchas de las horas de los niños de entonces.

Ya de vuelta en México, mi padre siempre compraba, semana a semana, el semanario Proceso y entre los cotidianos La Jornada. La lectura, ya más política y literaria, siguió acompañándome durante los estudios en secundaria y preparatoria. Y después en la UNAM. Tras un primer año en la ENEP Acatlán entre viajes sin fin en el metro, payasitos y merolicos, me incorporé a la Facultad de Ciencias Políticas donde La Jornada era una lectura obligada todos los días.

Parte del día lo dedicaba a la lectura de sus páginas y columnistas, las primeras planas las saboreaba al alba, entre sorbos de café y las prisas en los pasillos de la facultad.

Con el tiempo, y gracias a internet, pude seguir leyendo desde el extranjero a La Jornada. Ya fuera desde España, Italia o Estados Unidos, países en los que los viajes se alargaron por años, convirtiéndose en parte de mi cultura y formación como periodista. Otros periódicos se incorporaron a mi vida cotidiana, ya fuera porque publicaba en sus páginas o porque los leía como parte de mi quehacer como corresponsal en el extranjero. La Repubblica, El País, Il Corriere della Sera, The Independent o Il Manifesto eran parte de las lecturas diarias, entre otros. Il Manifesto, en particular, fundado por un grupo de italianos que fueron purgados del Partido Comunista Italiano por sus posiciones críticas y no sometidas al diktat de Moscú, solía comentar o citar a La Jornada. En sus notas no faltaban los análisis sobre México, Chiapas y el Comandante Marcos. Inclusive tuve la oportunidad en Roma de entrevistar a Rossana Rossanda, una de las fundadoras y lúcida intelectual italiana, junto con Luigi Pintor y Aldo Natoli.

Ya instalado de nuevo en México pero ahora en la península, echaba de menos más información en La Jornada nacional sobre el acontecer de esta parte del país en profundas transformaciones, en las que la cultura ancestral de la región, así como los mayas, sufren todo tipo de abusos y atropellos.

Grande fue la sorpresa cuando supe de la llegada de La Jornada a Yucatán y conocí a Fabrizio León, legendario fotógrafo y fundador de La Jornada de En Medio, quien tomó la decisión de fundar un nuevo periódico, La Jornada Maya, cuando todo parecía indicar que los cotidianos impresos se mueren. Históricos diarios y revistas han abandonado la tinta y el papel, por internet, sin embargo, hay quien todavía se embarca en la heroica tarea de fundar un nuevo cotidiano, y ese es Fabrizio León.

Quienes crecimos leyendo diarios impresos, saboreando un café sentados mientras hojeábamos sus páginas, con la cadencia del tiempo que se desgrana entre reglón y renglón y a cada sorbo en una plaza, sabemos que la fundación de un periódico tiene algo de poesía pero también de intrépida aventura. Y qué mayor aventura que formar parte de la tripulación de un nuevo cotidiano, máximo honor y pasión de un periodista, quien creció leyendo y saboreando sus páginas a lo largo de tantos años de éste México que no ha logrado sacudirse el autoritarismo y la violencia de un régimen corrupto.

Las procelosas aguas de los tiempos que vivimos en nuestro país, y el furibundo embate de internet –donde realizamos gran parte de nuestro trabajo periodístico cotidiano, por cierto- no han exterminado la pasión por hacer periodismo impreso. Fabrizio León es muestra de ello. Enhorabuena y felicidades en éste primer aniversario. Vienen muchos más. Lo sé, a pesar del boicot publicitario, de la cerrazón a la crítica, de la negación a dialogar.


El periodista Armando Arrieta Granados se encuentra grave tras ser atacado a balazos ayer

Armando Arrieta Granados, jefe de redacción del periódico La Opinión de Poza Riza ha sido intervenido
Leer Noticia

Spring Breakers cantan construyan el muro en Cancún e insultan a mexicanos

Según el periódico The Yucatán Times, que ha publicado un editorial condenando el comportamiento de los jóvenes, no se trata de un incidente aislado.
Leer Noticia

Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) de México fruto del hartazgo social dice Rogerio Castro

Es necesario fortalecer el orden jurídico organizativo, en conjunto con una mayor participación ciudadana, y que esta última debe funcionar como contrapeso
Leer Noticia

Renán Barrera Concha, miembro distinguido del Consejo Editorial Nacional del Periódico Reforma

Asimismo  agradeció la invitación recibida a todo el equipo de ese medio de comunicación, en especial al presidente y director general de Grupo Reforma, don Alejandro Junco de la Vega.
Leer Noticia