La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Lucha en Key West contra los mosquitos OGM por Eduardo Lliteras Sentíes

298

VISITAS
 Los habitantes de Key West han colocado en las bardas de sus casas letreros en los que se ve a un mosquito encerrado dentro de un círculo rojo y cruzado por una línea

Deambulando por las impolutas calles de Key West salpicadas de palmeras, vegetación e inmaculadas bardas de madera pintadas de blanco se encuentra uno con letreros que advierten “No a los mosquitos transgénicos”, como si se tratara de bandoleros del viejo oeste.

En efecto. Los habitantes de Key West han colocado en las bardas de sus casas letreros en los que se ve a un mosquito encerrado dentro de un círculo rojo y cruzado por una línea. Escrito con letras, también rojas pintadas sobre blanco, se rechaza la liberación de mosquitos transgénicos: “No consent to release of genetically modified mosquitoes”.

Desde hace meses en la población de Key West se desató una batalla legal que enfrenta a sus habitantes y a las autoridades de la FDA (Food and Drug Administration) así como a la empresa Oxitec, el vientre de laboratorio del que surgen los millones de insectos modificados genéticamente y que ya han sido esparcidos en Brasil, Indonesia, Islas Caimán o Panamá. Yucatán, por cierto, han dicho autoridades, podría ser candidato a éste tipo de tratamiento, sin que se explique más.

Una gran parte de los residentes de Key West se oponen rotundamente al permiso que la FDA pretende otorgar a la empresa Oxitec para liberar en dicha isla mosquitos genéticamente modificados para combatir el Zika, enfermedad convertida ahora en el nuevo villano preferido en Occidente desde el año pasado. Éste permiso sería el paso anterior a la entrega de una patente a Oxitec que se traduciría, además, en un negocio millonario que según The Guardian globalmente podría significar cientos de millones de dólares en el mercado global del control de plagas.

Según explicación de Oxitec, los mosquitos macho transgénicos al ser liberados y fecundar hembras salvajes en la zona, generan insectos programados para morir antes de alcanzar la edad reproductiva, lo que provoca una caída abrupta en la población del insecto hematófago y propagador de enfermedades que amenazan con escalar por toda norteamerica de la mano del cambio climático. Hablamos del Zika, el Dengue, en sus diversas modalidades, del Chikingunya, el conocido virus del Nilo e inclusive del retorno de la fiebre amarilla, etcétera.

El macho transgénico porta una proteína que produce el gen letal que inyectan a los insectos, el que se transmite a las hembras. Y claro, como se sabe, los machos no pican y por lo tanto no transmiten la enfermedad, muriendo en pocos días (entre 2 y 4, se dice).

El caso es que los habitantes de Key West se oponen argumentando que ellos no quieren ser conejillos de indias o ratas de laboratorio de una empresa y del gobierno estadounidense.

La oposición de los habitantes, obviamente, no se circunscribe a los letreros en las límpidas calles de esta población de Florida, sino que ha echado mano de una poderosísima herramienta –como la describen los diarios locales--: internet y en particular de las redes sociales.

La protesta, de las tranquilas calles de Key West brincó a Facebook, donde los habitantes crearon un grupo llamado No a los mosquitos OGM en Key West (No OGM mosquitoes in Key West).

En poco tiempo, centenares de ciudadanos se sumaron y han llevado la protesta al City Hall (la alcaldía local) y a medios internacionales.

Los argumentos contra los mosquitos genéticamente modificados no se circunscriben a la negativa a ser cobayas por parte de los habitantes de Cayo Hueso. Por ejemplo, en el grupo en Facebook hay quienes afirman que los mosquitos OGM no son un producto natural y cuando sean liberados entre la población humana y animal de Florida no se sabe qué impacto tendrán en los ecosistemas en el corto, mediano y largo plazo.

En Change.org, una española residente en Key West, Mila de Mier, recolecta decenas de miles de firmas contra los mosquitos transgénicos afirmando, entre otros argumentos, que Oxitec pretende utilizar dicha población como zona de pruebas del mosquito.

Mier se pregunta también qué sucedería, por ejemplo, con la población de murciélagos o si habría repercusiones en las poblaciones de otros tipos de mosquitos, como el mosquito Tigre, el que podría multiplicarse y reemplazar a las poblaciones mermadas del Aedes Aegyti.

Estamos ante un tema que no es menor. Hay quienes se preguntan en los diarios locales estadounidenses si los habitantes donde se liberarán los mosquitos –por ejemplo, aunque en el futuro podrían ser otro tipo de animales, plantas o insectos- deben ser consultados primero sobre la liberación de insectos transgénicos con la finalidad de atacar plagas como los mosquitos que transmiten el virus del Zika.

Es un derecho humano el ser consultados al respecto, insiste Mila de Mier, vendedora de bienes raíces en Key West.

Otros habitantes de Key West, nacidos en éste ángulo de los Estados Unidos que se sumerge en las aguas del Golfo de México, recuerdan que en el pasado millones de mosquitos perseguían a quienes habitaban dicho lugar y a los visitantes, sin permitirles escapar a los piquetes.

Tras décadas de campañas contra los criaderos de mosquitos se ha logrado reducir la población de los insectos hematófagos significativamente. Sin embargo, más que nunca, la población de Key West se encuentra dividida respecto a ésta nueva tecnología mientras Oxitec se prepara para ingresar en la India y Sri Lanka, aunque todavía no se sabe nada sobre sus planes en Yucatán.

No queremos abrir la caja de Pandora, dicen quienes se oponen, señalando que de cada mil mosquitos liberados por Oxitec, al menos uno podría ser hembra y quizá picar a un ser humano. Quienes están a favor, insisten en que es seguro y que mientras se retrasa la liberación de los mosquitos OGM nacen niños con deformaciones y mueren personas. Grave dilema, ya que podríamos estar ante sólo el inicio de la creación de muchas nuevas criaturas para intentar afrontar enfermedades que han sido azote de la humanidad desde la noche de los tiempos, sin descartar repercusiones insospechadas (o quizá ocultadas) en los ecosistemas y en el ser humano.

El costo socioeconómico del Zika en América Latina podría alcanzar los 18.000 millones de dólares dice la ONU

El PNUD señaló que esta situación podría conducir a un crecimiento de las disparidades en la región.
Leer Noticia

Ayuntamiento de Mérida realiza trabajos de abatización y fumigación en Plaza Carnaval

El funcionario informó que se realizaron acciones de fumigación y abatización para combatir el mosco, que transmite el dengue, zika y chikungunya
Leer Noticia

Yucatán, tercer lugar en casos de Zika y camino del segundo lugar

La SSA advirtió que de continuar con el actual ritmo de crecimiento, la próxima semana se posicionaría en el segundo sitio, ya que la actual diferencia con Guerrero es de nueve casos
Leer Noticia

Descacharrización contra vector de enfermedades en Valladolid con apoyo de la Sedena y Gendarmería

Para eliminar criaderos de moscos transmisores del dengue, chikungunya y zika se recogerán cacharros los días 3, 4 y 5 de noviembre
Leer Noticia