La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

El gran baluarte de los valores yucatecos por Eduardo Lliteras Sentíes

259

VISITAS
Yucatán, la ínsula de los valores, se mantiene como el territorio de la paz social y del crecimiento económico gracias a las inversiones extranjeras y por supuesto, a la forma de vida de los yucatecos dicen

Escudo Yucatán, valores yucatecos, tradiciones, familia, son las palabras más traídas y llevadas por los políticos yucatecos en cada ocasión que les es posible con un tono de cierta superioridad “moral” sobre el resto de los mexicanos y de los seres humanos de otras naciones. Son, según dicen, para que nos entendamos, el gran baluarte que defiende a Yucatán de los bárbaros, la inexpugnable línea Maginot, como creían, erróneamente los franceses de su línea de fortificación y defensa construida por Francia a lo largo de la frontera con Alemania e Italia, después del fin de la Primera Guerra Mundial.

Yucatán, la ínsula de los valores, se mantiene como el territorio de la paz social y del crecimiento económico gracias a las inversiones extranjeras y por supuesto, a la forma de vida de los yucatecos. Esa es la explicación y la justificación para el “progreso” de esta porción del planeta que se está incorporando con velocidad a la globalización, es decir, a la reindustrialización, según le llaman, que catapultará a Yucatán a conquistar mejores niveles de vida, según prometen.

En realidad, no han sido los valores, ni la familia, ni la jarana o el vestido de terno o la Mérida blanca los que han ralentizado el crimen o la delincuencia en Yucatán, sino la geografía, la historia, la desindustrialización, el aislamiento y el retraso en la incorporación a las tendencias globales que ya están operando en el Estado, de la mano de las mismas autoridades. Así como también el silencio y la negación de problemas bien arraigados como el suicido o la violencia contra las mujeres, por citar un par.

Hasta cuándo la ínsula se mantendrá como el edén suizo del país, según el discurso oficial moralino, es difícil decirlo, pero vemos que en Yucatán se han instalado algunas tendencias que ya hacen pensar que sólo es cuestión de tiempo (y poco) antes de que el delito y el crimen, crezcan y se expandan.

Los homicidios violentos por citar un ejemplo, no han dejado de cimbrar a la sociedad meridana y yucateca durante el presente año, aunque por momentos parezca que es más importante la muerte violenta de una mujer de otro país en Yucatán, que el feminicidio de una mujer local en Telchac Puerto, de la que ya no se ha vuelto a hablar tras ser encontrada flotando amarrada horriblemente en la costa.

La idea, bastante ingenua, de que vestidos de terno frenaremos la “contaminación” del mundo externo parece pretender negar que la condición humana no exceptúa a los yucatecos, o los exime de las narraciones de Balzac o Moliere.

Pero bueno, como la piel de zapa, el tiempo se les está acabando de la mano de la ambición: la industria petrolera dará el golpe magistral a esa paz somnolienta que Mérida ya perdió y que los municipios costeros también han perdido de la mano de la irrupción de las mafias del Pepino de Mar en la que están involucrados miembros de la clase política, como se vio en una reciente detención en Progreso en días pasados que involucra al retoño del ex diputado Blanco Pajón, por citar un ejemplo.

El reciente aterrizaje en el arrecife Alacranes deja ver que la clase política yucateca no es tan ingenua, como pretende hacernos creer, y mucho menos aún ajena a la podredumbre que aqueja al país, sino operadora y cómplice, pero eso sí, vestida de punta en blanco.

No cabe duda de que la mejor defensa contra la corrupción y el delito son instituciones fuertes. Efectivos contra pesos frente al Ejecutivo, nos referimos obviamente a los poderes Judicial y Legislativo, así como policías profesionales. Sin olvidar el combate frontal a la impunidad, inclusive entre las filas del poderoso sector empresarial.

Sin embargo, en el tema de la impunidad vemos, por ejemplo, el caso del Instituto Patria, que involucra a una institución pública (el Instituto de Transparencia), sin que nadie piense que es necesaria una renovación en sus filas, en un área clave contra la impunidad y delito como lo es la transparencia. Sin la cual, la batalla contra el delito de forma efectiva, no pasa más que de dientes para fuera. 

Vídeo Pérdidas incuantificables por apagón en Yucatán, dice presidente Canacintra Juan Manuel Ponce

Leer Noticia

Aeroméxico anuncia un nuevo vuelo Mérida-Atlanta a través de Delta

Yucatán estará conectado a uno de los aeropuertos más importantes del mundo, que registra cada año un tránsito de más de 101 millones de pasajeros a partir de diciembre, aseguran
Leer Noticia

En el 2018, Progreso volverá a ser un referente del priismo en Yucatán: Carlos Sobrino Argáez

Los gobiernos surgidos del PRI han logrado construir un nuevo rostro de Yucatán a nivel mundial, ubicando al puerto de Progreso, como atractiva terminal internacional de cruceros,
Leer Noticia

Las instituciones deben recuperar credibilidad, dice Mario Can Marín sobre relevo en la ASEY

Marín Can dijo que en caso de ser elegido a la ASEY renunciaría a su actual función como Presidente del Plan Estratégico de Yucatán, porque la auditoría requiere de 24 horas continuas
Leer Noticia