La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

México, sin capacidades investigativas a la altura de la grave crisis de derechos humanos

284

VISITAS
Esto se desprende de la experiencia narrada por Alejandro Valencia Villa miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en Mérida,Yucatán.

Eduardo Lliteras Sentíes.- México carece del cuadro jurídico, institucional, técnico, humano para investigar los crecientes casos de desapariciones forzadas que se multiplican en el país y que como el de los 43 normalistas de Ayotzinapa demuestran una crisis de derechos humanos histórica.

Esto se desprende de la experiencia narrada por Alejandro Valencia Villa miembro del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Yucatán como parte de la Jornada de Derechos Humanos en Yucatán.

Explicó al público estudiantil y a los profesores, que solicitamos reformas legales inclusive reformas constitucionales ante las carencias que descubrieron.

Por ejemplo. Dijo que no hay ninguna figura que consagre beneficios penales para presuntos perpetradores; es decir, no hay marco legal para colaboradores de la justicia. Asimismo, dijo que en México se utiliza a la confesión con cualquier prueba indirecta, como prueba. Una investigación profesional se hace con pruebas objetivas y sobre todo con testimonios objetivos sin tortura: qué valor legal se le puede dar a la confesión bajo tortura, puntualizó.

Insistió en que estas recomendaciones en materia de investigación en México siguen vigentes.

Comentó que hicieron un esfuerzo por identificar algunas falencias en el sistema penal mexicano y en particular en materia de investigaciones de derechos humanos y que formularon algunas recomendaciones.

Ante la formalidad y la burocracia del sistema penal mexicano quedamos pasmados, señaló: lo digo con el mayor respeto, al grado de lo absurdo, la cantidad de formalismos que hay que hacer para realizar alguna diligencia; la reiteración, todo tiene que ser por escrito, prevalece una formalidad totalmente acartonada, comentó.

Esto tiene que comenzar a cambiar. Es necesario que un aparato judicial sea más eficiente, con tanto formalismo es muy difícil, dijo.

Recordó que el gracias al trabajo durante 14 meses les permitió tener un contacto muy directo con el funcionamiento del sistema judicial y penal mexicano de forma que pudieron formular algunas recomendaciones, eso sí con mucho respeto.

México necesita un aparato judicial más eficiente y garantista con tanta burocracia y formalismo, es complicado, añadió.

Puntualizó que hay que limitar pruebas testimoniales y  confesiones en las investigaciones judiciales y aumentar en cambio las pruebas periciales y objetivas.

Llama la atención que las investigaciones judiciales básicamente se prueban a través de testimonios y confesiones con denuncias de torturas y tratos inhumanos y degradantes, afirmó.

Por ejemplo, afirmó que 120 personas estaban vinculadas en el caso Ayotzinapa, pero más de 60 habían denunciado torturas; se les aplicó el protocolo de Estambul a 17 personas como muestra y en los 17 casos, según los estudios, resultó que habían padecían torturas.

México necesita un rediseño institucional insistió: los estudios periciales deberían ser independientes de las procuradurías, en la mayoría de los países los servicios periciales son independientes de los jueces, de los fiscales y de la PGR para obtener investigaciones más imparciales. Esto no da garantías de imparcialidad e independencia dijo.

También mencionó que es fundamental tener algunas metodologías como el análisis de contexto, tener contextos, de responsabilidad, de patrones de violaciones, de responsabilidades, lo que puede ayudar a tener resultados en una investigación.

Precisamente en el caso de Ayotzinapa según lo que decía el gobierno mexicano parecía que estábamos ante el único caso de desaparición forzada en México.

Por ejemplo, no se tenía un análisis de contexto de la  desaparición forzada en Guerrero, en Iguala o del narcotráfico, como se decía en la investigación del gobierno mexicano.

Pero en esta investigación, señaló el miembro del GIEI, no hubo ni siquiera el contexto de cómo funciona el tráfico de drogas en Guerrero.

Dijo que hay mucha preocupación de que tantos casos de violaciones de derechos humanos aparezcan bajo el contexto de delincuencia organizada, a las cosas hay que denominarlas por su nombre y en este caso se trata de desapariciones forzadas, recordó.

“También vimos lo que significa fragmentar un proceso, estaba procesalmente fragmentado en decenas de Ministerios Públicos, en juzgados y estados distintos; si uno quiere llegar a algo hay que tenerlo integrado, tenerlo tan fragmentado dificulta tener una visión de lo que pasó, hay que integrar las averiguaciones previas, afirmó.

En cuanto a las víctimas hay que tener protocolos respetuosos, por ejemplo, los familiares se enteraban a través de los medios de comunicación en muchos casos de los avances o hipótesis de la investigación; es fundamental tener una relación mucho más de respecto con las víctimas, con sus familiares.

“Y claro, dijo, poco se investiga la responsabilidad de los superiores, de los autores intelectuales; nos dijeron que era la investigación estrella de México porque había más de 100 detenidos, pero nosotros dijimos quiénes son esas personas detenidas, pero la mayoría eran autores materiales, policías municipales de Iguala. No había autores intelectuales.

México, necesita tener un trabajo mucho más profesional en materia de exhumación, inhumación, entrega de cadáveres, de restos, hay muchas falencias en ese sentido, no encontramos un manejo profesional, serio, de acuerdo a los más altos estándares en éstas materias. En la recuperación de restos óseos, nos tuvimos que valer del equipo argentino de antropología forense, un organismo no gubernamental internacional con amplísima experiencia”.

Es necesario el uso de medios tecnológicos: se evidenció su falta durante los primeros días de búsqueda de los 43 jóvenes, señalamos que era fundamental el uso de nuevas tecnologías, tecnologías satelitales, aéreas, etcétera, recomendamos mucha más profesionalización en éste aspecto, pero hasta ahora no hay respuesta del gobierno mexicano.

E insistió, ya concluyendo en que también tener una mayor actitud cooperativa con los organismos internacionales, lo que se veía obstaculizado por el nacionalismo mexicano.

Veíamos que no había funcionarios capacitados para manejar tecnologías o ciertos aspectos de la investigación y presentamos 22 recomendaciones, como las que se han mencionado en el presente escrito. Eso fue lo que explicó y es espeluznante. Ahora se entiende por qué nada funciona en materia de justicia o de investigaciones en México.

CNDH exige verdad, justicia y reparación a 3 años de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa

La CNDH mantiene abierta su investigación para determinar violaciones a derechos humanos en el Caso Iguala y exige a la autoridad que en su indagatoria considere todos los aspectos sustentados en elementos objetivos y científicos
Leer Noticia

La desaparición de personas en México #NoEsNormal dice Amnistía Internacional

México sufre una grave crisis de violaciones a los derechos humanos: ejecuciones en Tlatlaya, la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa
Leer Noticia

Funcionarios de alto nivel implicados en desaparición de los 43 de Ayotzinapa: el PRI quiere evitar costo político para el 2018

Lo único que explica su lentitud en las investigaciones es que no quieren remover ni evidenciar más complicidad de instituciones y de la clase política dijeron en Valladolid
Leer Noticia

Desecha OEA propuestas de Venezuela sobre Ayotzinapa, el muro de Trump y el retiro de bases militares yanquis

El secretario de estado de EU ni siquiera se molestó en venir a la sesión de la OEA... ¿para qué, si Luis Videgaray le hace el trabajo sucio? señaló con ironía, el caricaturista de La Jornada Antonio Helguera
Leer Noticia