La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

El Ángel de la dependencia y Trump por Eduardo Lliteras Sentíes

274

VISITAS
Esa idea de que había que convertirse en un apéndice o colonia de tercera de los Estados Unidos no ha cesado desde Salinas, ya que todas las reformas (hasta la energética) tenían el propósito de rendir lo que quedaba de soberanía

¿Quién se acuerda del Ángel de la Dependencia? Es decir, de Ángel Gurría, quien ahora despacha desde el extranjero tras vender al país junto con Carlos Salinas de Gortari y Jaime Sierra Puche y convertirlo en un anexo manido de la economía del vecino país.

José Ángel Gurría, premiado con el segundo mandato al frente de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico es uno de los responsables del Tratado de Libre Comercio que arrasó con el campo mexicano y la industria nacional. Muchos de esos escombros son aún visibles en Mérida, con plantas industriales abandonadas o en reconversión inmobiliaria (como la ex siderúrgica ubicada en la salida a Progreso).

Ya pocos se acuerdan –porque la mayoría de quienes gobiernan hoy al país en cámaras industriales, empresariales y desde los diversos niveles de gobierno son menores de 40 años- que la aniquilación de la soberanía económica y política de México empezó con la firma del TLC con Salinas, héroe de Washington condecorado con clases de lujo en aulas de universidades prestigiosas al otro lado, de donde siguen egresando los cerebros de la entrega y destrucción del país.

Esa idea de que había que convertirse en un apéndice o colonia de tercera de los Estados Unidos no ha cesado desde Salinas, ya que todas las reformas (hasta la energética) tenían el propósito de rendir lo que quedaba de soberanía, de los recursos naturales del país y de lo que alguna vez fue un proyecto nacional para someterlo a los intereses de la poderosa nación del norte.

Trenes, bancos, el petróleo, la seguridad nacional (con Felipe Calderón y su falsa guerra al narco) todo ha sido entregado, dejándonos en un grado de vulnerabilidad y sumisión incomprensible para cualquier estadista extranjero. Cuando cuestioné al entonces diputado Raúl Paz sobre la entrega de la soberanía de nuestras playas, el hoy presidente del PAN se mofó fuera del aire en un programa de radio de los “atavismos” de quienes seguíamos hablando de soberanía y advirtiendo que no era sabio entregar todos los recursos del país a extranjeros, mientras el Estado mexicano había sido desmontado hasta convertirlo en una caricatura.

Hoy, tras la reforma energética de Enrique Peña Nieto (y de todos los senadores y ex diputados que la votaron y que no dan alguna explicación sobre su fracaso, como Daniel Ávila) y la llegada de Donald Trump, nos encontramos desnudos y burlados por el nuevo presidente electo que no sin razón apunta el dedo a que gran parte de la clase política y empresarial mexicana ha pretendido, irresponsablemente, que el vecino país solucione los problemas de México.

Ha sido muy cómodo para los gobiernos mexicanos dejar que las masas de campesinos, estudiantes y clases medias y bajas expulsados por la falta de empleo, la inseguridad o la carencia de expectativas se la jueguen para enviar dólares a México, mientras el saqueo, la corrupción y la pobreza devoran a la nación convertida en un escenario de guerra sucia tras dos sexenios de la Iniciativa Mérida.

Los responsables de lo que pasa en nuestro país tienen nombre y apellido. Ya mencionamos algunos, hay más, y deben rendir cuentas, como Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa, José Córdoba Montoya, Pedro Aspe Armella, Guillermo Ortiz Martínez, Agustín Carstens, José Ángel Gurría Treviño, Francisco Gil Díaz, etcéra.

Dice Carlos Carlos Slim que México se olvidó de la economía interna y que es necesario que las clases dirigentes regresen a fortalecerla. No cabe duda, pero no a través del aumento de 7 pesos del salario mínimo o del reparto electorero del presupuesto asignando millonarios recursos a la federación y los estados y recortando el dinero a los municipios. También es necesario apuntar a fortalecer, desde ya, el comercio con otros países que no sean el vecino del norte. En momentos como el que vivimos se escucha poco atinado seguir buscando oportunidades de negocios en Miami, como ocurrió en días pasados en la Canacome tras la visita del alcalde cubano de esa ciudad, Tomás Pedro Regalado y del comisionado de comercio, Wilfredo Gord de los Llanos.

Como señalamos meses atrás, volvemos a preguntar a las autoridades de todos los niveles en Yucatán, qué piensan hacer para afrontar el giro de timón del vecino del Norte, que no nos respeta y que por el contrario, le gustaría inclusive que no existiéramos (como ya lo dijo públicamente el señor Pence). Por lo pronto, Donald Trump reiteró el 4 de diciembre que habrá 35 por ciento de aranceles a todo lo que entre por el sur de su frontera. ¿Qué dicen al respecto, señores empresarios, señores gobernantes de Yucatán?

Trump extiende veto migratorio a Venezuela, Chad y Corea del Norte

En el caso de Venezuela, sostiene que el gobierno de Nicolás Maduro no coopera en la verificación de si sus ciudadanos plantean amenazas a la seguridad nacional o pública.
Leer Noticia

Cae de forma aguda el turismo con Trump en EEUU

Los resultados se dan en medio de las críticas a la represión del presidente Trump contra la inmigración, incluida una prohibición de viajar para ciudadanos de varios países a mayoría musulmana
Leer Noticia

Vídeo Trump retuitea vídeo donde golpea a Hillary con pelota de golf y otro en que se burla de líder coreano

Son tuits que uno no esperaría en la cuenta de un presidente estadounidense, pero claro, sí en la cuenta del actual presidente estadounidense.
Leer Noticia

Videgaray pone a México en la mira de Corea del Norte: expulsa a su embajador

El gobierno de México ha declarado  persona non grata al Embajador de la República Popular Democrática de Corea. Una vez más, el gobierno mexicano se doblega a la política exterior de Donald Trump
Leer Noticia