La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Trump, no hay que temer, dicen en Yucatán por Eduardo Lliteras Sentíes

146

VISITAS
En ese contexto, el paquete fiscal 2017 es más de lo mismo de los últimos años, siguiendo las inercias, como si no pasara nada, mientras se sigue aplicando a los ciudadanos más impuestos como el reemplacamiento

Mientras en Yucatán “expertos” (esos mismos que no previeron ya no sólo la victoria de Donald Trump sino el estallido anti libre comercio en Europa y Estados Unidos) daban una conferencia auspiciada por la Cámara de Comercio (Canacome) y el diputado federal, Jorge Carlos Ramírez Marín, en Miami el presidente electo xenófobo decía con toda claridad: “mi administración seguirá dos simples reglas: compra lo hecho en Estados Unidos y contrata estadounidenses”.

Es decir, no a los productos mexicanos, chinos o yucatecos. No a la mano de obra mexicana, china o yucateca.

La conferencia se desarrolló ante la creciente inquietud, muy justificada, de los empresarios de la Península de Yucatán, por el escenario que ha surgido en los Estados Unidos y a nivel mundial, el cual sorprendió a las autoridades, empresarios y mexicanos en general, como al Tigre de Santa Julia. Literalmente.

Hasta ahora, lamentablemente, las autoridades y el sector empresarial, no han sabido qué hacer, mientras la toma de posesión del presidente electo se aproxima. Es comprensible, en México está sucediendo algo similar a lo sucedido cuando la caída de la ex URSS, que dejó a muchos simplemente atónitos, sin capacidad de respuesta alguna ante el derrumbamiento de los paradigmas que habían guiado ciegamente sus pasos. En aquel entonces se colapsó un sistema político y económico, se derrumbaron muros y la propaganda occidental dijo que terminaba el Imperio del Mal. Hoy se erigen nuevos muros, para separar los territorios saqueados, se torna al histórico aislacionismo anglosajón, mientras nos encaminamos a un escenario incierto en el que lo mismo puede estallar una guerra (comercial o militar o ambas) entre China y Estados Unidos o iniciar una oleada de imposiciones comerciales y políticas de forma unilateral desde Washington hacia México.

Algunos piensan que hay seguir esperando, esperando y esperando, hasta que nos llegue el primer trancazo, y luego el otro, y luego otro, en lo que decidimos qué hacer. Que no hay que precipitarse. No cabe duda de que es muy difícil meter reversa a un tren que va a toda máquina hacia un precipicio, en un tramo muy corto. Sobre todo cuando no se ve ni para dónde encaminarse tras décadas de repetir que el libre comercio era el maná y de apostarle a un modelo exportador dependiente de los Estados Unidos, basado en salarios de hambre y en el saqueo de los recursos naturales.

Estamos ante transformaciones que muy probablemente marquen un parteaguas en la historia de lo que queda de México como nación (o más bien colonia) y de las jóvenes generaciones de mexicanos, porque los adultos, simplemente fracasaron en su apuesta total a la integración (o más bien claudicación) con la vecina potencia.

Una señal evidente, de que las cosas van por mal rumbo fue la declaración del secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, pidiendo que “las Fuerzas Armadas tengan un marco que los respalde cuando tengan que actuar, que no seamos señalados por cuestiones que son propias de las operaciones que realizamos”, así como la respuesta inmediata del presidente y del congreso para legislar de forma que lleven a cabo funciones de policías, desde cateos a domicilios, intervenciones telefónicas, detenciones callejeras, etcétera.

Mala señal porque significa que lejos de que el ejército regrese a sus cuarteles tras haber llevado la misión a la que los lanzó el ex presidente Felipe Calderón (siguiendo las instrucciones del Pentágono y de la Iniciativa Mérida) los militares deberán continuar en las calles del país porque por un lado no hay condiciones (o más bien no se quiere que las haya) y por otro, porque intereses extranjeros así lo exigen. Y lo exigen porque el país se encuentra en un grave brete en materia de seguridad provocado por la misma Iniciativa Mérida, y porque se prevé más inestabilidad  en México ante la llegada de Trump al poder en el vecino país y por la escalada de la inestabilidad del escenario internacional a niveles difíciles de predecir.

Por ejemplo, mientras se acerca la fecha en que asumirá el poder Donald Trump, se agitan cada vez más las aguas en el Pacífico y en el Mar de China (oriental y meridional). Las confrontaciones, el nivel de belicosidad verbal por parte del presidente electo, y el despliegue militar en la región amenazan con desencadenar una guerra entre ambas potencias de resultados inciertos y de alto riesgo para el planeta entero. Por lo menos. Estados Unidos y China afrontan la posibilidad de una guerra comercial en el corto plazo, sino es que un conflicto militar que algunos vaticinan como inevitable y muy sangriento.

Ante ese escenario, es muy difícil decir que Yucatán tiene algún margen de maniobra o el mismo México. Seremos simples espectadores de dos colosos dándose con todo lo que puedan –inclusive, ojalá no, hasta con armas nucleares-.

En ese contexto, el mismo paquete fiscal 2017 parece, en gran medida, más de lo mismo de los últimos años, siguiendo las inercias, como si no pasara nada, mientras se sigue aplicando a los ciudadanos más impuestos solapados tras el tema de la seguridad, como el reemplacamiento.

Un paquete fiscal que sigue contemplando cientos de millones de pesos para dependencias que no tienen justificación, como la secretaría general de Gobierno o Comunicación Social, en un entorno de incertidumbre y de caída de los ingresos como el que experimenta el país, por no hablar de las posibilidad, inclusive, de recesión en 2017.  Es aquí, donde debería comenzar una estrategia para afrontar a Trump, pero todos guardan silencio esperando que Trump nos perdone. 

Trompada a Trump en la Cámara de Representantes, no pudo desechar el Obamacare

Los líderes republicanos de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos retiraron este viernes un proyecto de ley para reformar el sistema de salud de ese país
Leer Noticia

Trump sueña con colonizar Marte, financiará misión al Planeta Rojo

El presidente Donald J. Trump ha firmado una legislación destinada a financiar la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), en lo que podría convertirse en un pago inicial para una futura misión tripulada a Marte.
Leer Noticia

Por lo menos 63 empresarios rusos invirtieron casi $ 100 millones de dólares en propiedades de Trump

Los compradores son hombres de negocios con conexiones políticas, como un ex ejecutivo de la constructora estatal con sede en Moscú descubrió el Daily Mail
Leer Noticia

2600 millones para el muro pide Trump tras recortes a salud y cultura

Pidió 2.6 mil millones para construir el muro grande y hermoso que prometió a las multitudes racistas 
Leer Noticia