La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Nuevo modelo económico de cuates en Yucatán por Eduardo Lliteras Sentíes

264

VISITAS
Es decir, los dos gobernadores de los estados por cuyos territorios se construiría, precisamente, el ducto de hidrocarburos fueron marginados. Éste gesto, de suyo, es muy revelador

A última hora el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto decidió cancelar el anuncio de la construcción de un ducto de hidrocarburos entre Mérida, Progreso y Cancún, programado para efectuarse en Puerto Progreso, y llevarlo a cabo en Campeche. De esa manera, el anuncio de la construcción de un “ducto” se deslizó como si nada durante la Ceremonia del 79° Aniversario de la Expropiación Petrolera y en el único estado de la península no incluido en el proyecto. Llamó también la atención la notable ausencia del gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín. En cuanto a Rolando Zapata sí estuvo, pero como espectador. Es decir, los dos gobernadores de los estados por cuyos territorios se construiría, precisamente, el “ducto de hidrocarburos” fueron marginados. Éste gesto, de suyo, es muy revelador.

De hecho, en Progreso, estaba programada la ceremonia para abanderar el buque hotel “Reforma Pemex” fabricado por los astilleros públicos gallegos Navantia (a los que rescataron con inversión millonaria Juan Camilo Mouriño y Felipe Calderón) en la ría de Ferrol, en Asturias, España. También se tenía contemplado que Enrique Peña Nieto colocara la primera piedra de la nueva terminal de fluidos de Hidrosur y que inaugurara el viaducto alterno de Puerto Progreso. Pero todo esto se canceló y el flamante buque hotel con helipuerto, cine, restaurantes y habitaciones para 700 personas fue entregado en Campeche junto al ahora gobernador preferido del presidente: “Alito”, Alejandro Moreno.

Teniendo como fondo muelles y buques de Pemex, el presidente “ordenó” que “inicie la construcción del ducto de hidrocarburos entre Mérida, Progreso y Cancún, con el fin de eficientar el suministro de gasolinas, diésel y turbosina en la región, e impulsar su dinamismo”, según dijo.

El proyecto peninsular, aseguró el presidente sin la presencia de empresarios yucatecos y quintanarroenses, “tendrá una extensión de 310 kilómetros y una inversión aproximada de tres mil 600 millones de pesos, así como un impacto positivo en el medio ambiente”, según afirmó.

Claro, Peña Nieto no especificó qué empresas, por ejemplo, se llevarán los jugosos y multimillonarios contratos para la construcción del gasoducto, mucho menos especificó su trazado, es decir, la ruta que seguiría –tema no menor- ni tampoco aclaró si las tierras a través de las que se ejecutará el proyecto ya fueron compradas o si al menos se han resuelto los conflictos ejidales, de los que Yucatán, por cierto, ocupa el primer lugar nacional. O los problemas ambientales (por posibles fugas o robo de combustible). Tampoco  se habló de las medidas de seguridad que acompañarían al proyecto en un país azotado de mafias ordeñadoras de gasolinas. O quién, o qué empresa lo operará.

Llamó mucho la atención, eso sí, que el presidente se reuniera para jugar golf  en el exclusivo Country Club de Mérida, con el coordinador parlamentario del PRI en el Senado de la República, el yucateco Emilio Gamboa Patrón.

Algunos de inmediato se preguntaron si entre cada swing y green el presidente y el senador acordaron los intríngulis del “ducto” en Yucatán, muy en privado. Vaya, si le pusieron nombre y apellido a quiénes lo construirán. Las concesiones, contratos, los grandes negocios, bien a la sombra del campo de golf.

Lo cierto es que en Yucatán, de inmediato, se encendieron las alarmas. Por un lado, el diputado de Morena, Rogerio Castro, exigió al gobierno de Yucatán y al de Peña Nieto, transparentar e informar sobre el proyecto y explicar por qué el anuncio se hizo a “espaldas de los empresarios y de la sociedad yucateca y por qué EPN no vino a explicar sobre el proyecto a Yucatán”.

Es un negocio de unos cuantos, añadió el legislador de Morena; un negocio privado de empresas extranjeras y de quienes les sirven.

También Gustavo Cisneros Buenfil, Presidente de COPARMEX Mérida, durante el evento de Toma de Compromiso del Consejo Directivo 2017-2018 en el mismo museo que rechazaran los empresarios en el sexenio pasado, el Gran Museo del Mundo Maya, pidió transparencia sobre el ducto anunciado por el presidente, sin nombrarlo explícitamente.

“No debemos de olvidar las lecciones del pasado:  antes de embarcarnos en proyectos que demanden  de  la sociedad yucateca compromisos financieros  de corto y largo plazo, es requisito indispensable el  aplicar  una total transparencia en los fundamentos de los mismos”. Y advirtió que quieren conocer con claridad las premisas económicas sobre las que se prepara  la propuesta para el abasto de gas en la entidad así como el desarrollo del Puerto de Altura de Progreso. Es decir, se evidencian divergencias entre el debutante “autárquico Nuevo Modelo Económico Yucatán” de algunos políticos yucatecos y sus cuates, y la “reindustrilización” que proponen los empresarios del estado. Así parece.

No hay que olvidar la propuesta de los industriales (encabezados por ex presidente de la Canacintra, Marín Can) para que se instale en Yucatán una planta de cogeneración de energía. Como la que propuso la empresa Korea Gas Corporation (Kogas) durante una visita a Mérida con funcionarios de Daewoo. Este es el proyecto que los industriales yucatecos quieren y necesitan: gas natural barato y accesible, para ser competitivos, pero parece que EPN piensa en otra cosa, desde el Campeche del Grupo Energético del Sureste de los Mouriño.

Nuevo modelo económico de cuates en Yucatán por Eduardo Lliteras Sentíes

Es decir, los dos gobernadores de los estados por cuyos territorios se construiría, precisamente, el ducto de hidrocarburos fueron marginados. Éste gesto, de suyo, es muy revelador
Leer Noticia

Pide Coparmex blindaje contra la corrupción en Yucatán y atención a la descomposición de los estados vecinos

El empresario les puso nombre y apellidos: pidió, por ejemplo, transparencia en el reciente mega proyecto anunciado por Enrique Peña Nieto en Campeche para la construcción de un gasoducto de Puerto Progreso a Cancún
Leer Noticia

Pide Gustavo Cisneros transparencia en gasoducto Progreso-Cancún y blindar a Yucatán con sistema anticorrupción

Discurso íntegro del licenciado, Gustavo Cisneros Buenfil, Presidente de COPARMEX Mérida, pronunciado en el evento de Toma de Compromiso de nuestro Consejo Directivo 2017-2018
Leer Noticia

Ley Forestal de Yucatán sólo beneficiará al sector privado, dice Rogerio Castro y pide al gobernador explicar proyecto de gasoducto Progreso-Cancún

Debe decir Rolando Zapata por qué Peña Nieto hizo a espaldas de los empresarios y de la sociedad yucateca el anuncio y no vino a explicar sobre el Proyecto a Yucatán
Leer Noticia