La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Policía

El rostro sangriento tras la sucia máscara de Jonathan, uno de los asesinos de Emma Gabriela

1982

VISITAS
Hay una foto sumamente inquietante, la que escogimos para publicar en la presente nota, que utilizó Jonathan para subir en su perfil de Facebook: una caricatura sanguinolenta, con garras, de las que chorrean gotas de sangre

Redacción.- Con la cerveza en la mano, de fondo una piscina, y mostrando billetes de 500 pesos, Jonathan Mézquita Ávalos, fanfarroneaba acerca de su estilo de vida y de su viaje a Mérida, donde asesinó con un cómplice a Emma Gabriela Molina Canto. Eran las 13:45 del 27 de marzo de 2017 y Jonathan Mézquita Ávalos fanfarroneaba sobre su nuevo estilo de vida que le permitía el dinero que le pagaron por asesinar a Emma Gabriela a través de una trasmisión en vivo realizada con su celular con un acento que algunos califican de centro americano. Tras matar a Emma, él y su cómplice, planeaban también viajar a Cancún, a la Ciudad de México y a Nuevo León, que evidentemente no conocían porque ni siquiera sabían pronunciar su nombre.

Con los hombros tatuados y la omnipresente cadena de oro, entre sorbos de cerveza, Jonathan anunciaba que viajaría después a Nuevo León desde el hotel Ambassador en Mérida.

Masticaban papas fritas y bebían, se mostraban exultantes, soeces, sucios, mostrando el dinero, las cadenas: nosotros no necesitamos dinero de nadie, papi, el dinero nos sobra, presumía mostrando los billetes de 500 pesos.

Estoy con los altos mandos, decía en el vídeo grabado en Mérida: los antros están chidos, pero está muy vigilado, cheleamos y todo, decía masticando palabras en las que presumía sus “business” y su relación “con los altos mandos”.

Unas horas después, esta escoria humana, asesinaría a Emma Gabriela de certeras cuchilladas. Él y su cómplice, serían capturados por la SSP.

En Facebook, además del video, dejó rastro de su visita al Mercado de Santa Ana, así como de su ingreso por la carretera Campeche-Mérida el día 26 de marzo, adonde llegaron procedentes de Villahermosa, Tabasco, tras abordar un autobús de ADO a las 0:01 de la madrugada.

En su perfil decía que empezó a estudiar en UJAT Universidad Juárez Autónoma de Tabasco y presumía fotos con varias muchachitas adolescentes de Tabasco, donde residía.

Hay una foto sumamente inquietante, la que escogimos para publicar en la presente nota, que utilizó Jonathan para subir en su perfil de Facebook: una caricatura sanguinolenta, con garras, de las que chorrean gotas de sangre, con los ojos desorbitados y una sonrisa malévola. De pie, parado en un charco de sangre, con los dientes de fiera cubiertos de hilos rojos de sangre, miraba como si hubiera hecho una broma abominable. Ese era el verdadero rostro de éste joven asesino, sicario a sueldo, que gustaba de las jovencitas menores de edad. Tan se veía reflejado en ella, que la puso como su foto de perfil el 20 de septiembre de 2016.

A un año del feminicidio de Emma Gabriela, imponen penas de más de 40 años a los sicarios

Ambos actuaron por encargo de su ex esposo, Martín Alberto Medina Sonda, quien purga pena en una cárcel en Tabasco los desvíos de dinero que llevó a cabo en el gobierno del ex gobernador tabasqueño Andrés Granier.
Leer Noticia

Vídeo Sicarios contratados para ejecutar a Emma Gabriela Molina, declarados culpables

Por el momento, se encuentra impune, el marido, mandante y autor intelectual del asesinato de Emma Gabriela, el tabasqueño Martín Medina Sonda.
Leer Noticia

La joven activista de EEUU contra las armas en días junta más 600 mil seguidores en Twitter

Emma tiene más seguidores en Twitter que la Asociación Nacional de Rifles de América (NRA).
Leer Noticia

Vídeo Calvario sin fin para familia de Emma Gabriela Molina para obtener justicia en Yucatán

Luchan ahora contra los recursos económicos y la corrupción alimentada por el mandante del brutal feminicidio acaecido en Mérida este año
Leer Noticia