La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
El Mundo

Cristianos arrogantes en la Casa Blanca por Carla Gardina Pestana*

172

VISITAS
Publicado originalmente en inglés en el Huffington Post por Carla Gardina Pestana, profesora universitaria y autora de libros. Traducción de Rubén D. Arvizu

*Publicado originalmente en inglés en el Huffington Post por Carla Gardina Pestana, profesora universitaria y autora de libros. Traducción de Rubén D. Arvizu.- Mike Pence, el cristiano fundamentalista cuyas opiniones son tan extremas que no puede estar solo con una mujer que no sea su esposa, y Donald Trump, que se jacta de agredir sexualmente a las mujeres y famosamente falló con un intento de citar un pasaje bíblico mientras estaba en campaña,  parecen tener opiniones religiosas divergentes. Sin embargo, ambos se adhieren a las variaciones del cristianismo influenciadas con la arrogancia. Juntas representan dos preocupantes tendencias en el cristianismo estadounidense, tendencias que parecen demostrar todas las quejas que los liberales seculares han lanzado contra los cristianos.


Pence se adhiere al fundamentalismo bíblico. En pocas palabras, esta opinión afirma que la Biblia es un documento transparente, que prescribe directrices específicas del comportamiento.  Sin reflexionar sobre el hecho de que la Biblia es un texto complejo construido a partir de fragmentos antiguos reunidos por manos humanas, que no habla directamente a muchos temas modernos, y que incluso en sus propios términos abarca numerosas contradicciones, estos cristianos, a pesar de ello, aseguran con confianza que la Biblia proporciona una guía clara y absoluta para cada cristiano.  Los fundamentalistas llegaron a esta posición relativamente tarde en la historia cristiana, en respuesta a varios desafíos de muchos sectores, incluyendo los estudiosos de los textos bíblicos, los avances en la ciencia y un aumento de la incredulidad. Eludiendo las complejidades y la necesidad de tomar decisiones, los fundamentalistas declararon que toda forma de elección era falsa y toda discusión era un error. Resultó una solución reconfortante, aunque simplista y autoritaria, al problema de la incertidumbre.


Su arrogancia reside en el egotismo de aquellos que creen que sólo sus respuestas elegidas son correctas.  Su potencial para dañar a otros se produce cuando los seguidores adquieren poder político y forzan sus mandatos a los no creyentes. Uno de los muchos peligros que emanan de la Casa Blanca de Trump es el poder de Pence para imponer no su religión, sino los comportamientos que su religión dicta sobre el resto de nosotros. La negación de los derechos de las mujeres y la no igualdad de género están en la agenda de Pence.

La religión de Trump, aunque muy diferente, es igualmente alarmante. No es de sorprender que Trump acepte un punto de vista religioso que le dice que es “excepcionalmente atractivo”.  Todo lo que tiene –sin importar cómo lo haya adquirido- Dios quiere que lo disfrute al máximo. Aunque la práctica social cristiana tradicional pide a los creyentes ejercer la humildad, la caridad y otras virtudes que ponen a los demás antes que ellos mismos, la fe de Trump rechaza todas las restricciones sobre la auto-indulgencia y el engrandecimiento de sí mismo. Esta posición religiosa, conocida como Teología de la Prosperidad, es más reciente que el fundamentalismo de Pence.  Predica que Dios quiere que los ricos no sólo sean ricos sino egoístas. Su atracción es obvia para un hombre como Trump, nacido en la riqueza, egoístamente guiado por sus propios deseos, exigiendo sin cesar que otros lo adoren, pero que nunca lo juzguen.


Trump acepta un punto de vista religioso que le dice que es “excepcionalmente atractivo”.

La arrogancia de la fe de Trump se puede encontrar en su elevación sobre todos los demás como individuo financieramente exitoso.  Los ricos son ricos porque Dios quiere que lo sean, y además quiere que disfruten de esa riqueza sin escrúpulos o ningún sentido de obligación hacia los demás.  Una religión para los arrogantes ricos, la Teología de la Prosperidad ignora por completo el cristianismo tradicional. Debe borrar la parábola de Jesús (Mateo 19:24). En ese Evangelio, Jesús dijo: "Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios". Con estas palabras, Jesús advirtió que los ricos tenían que enfrentarse a tentaciones dadas especialmente entre ellos, la arrogancia, el egoísmo y la avaricia. En esta vida su camino era de comodidad, pero sus perspectivas en la próxima vida eran nada halagüeñas si sólo disfrutaban de su riqueza sin tener en cuenta a los demás.  La predicación de la prosperidad afirma exactamente lo contrario: toma lo que puedes obtener y si tienes éxito, disfrútalo sin pensarlo dos veces, porque tu éxito demuestra que tienes la bendición de Dios.

La arrogancia de Pence lo lleva a creer que él sabe exactamente lo que Dios quiere que todos hagamos y que él debe forzar eso sobre nosotros si tiene el poder de hacerlo.  La fe de Trump simplemente respalda su propia autoestima, elevando sus caprichos personales a los deseos de Dios.  El matrimonio político de los dos hombres es obviamente de conveniencia, dadas las grandes disparidades en sus creencias y metas. Sin embargo, entre ellos, pueden hacer mucho daño. La soberbia arrogante y la autoestima egoísta juntas ejercen un enorme poder sobre el resto de nosotros.

No es de extrañar que el Papa ha estado remodelando la humildad cristiana, cantando las alabanzas de la caridad,  y que los partidarios de Trump y Pence aborrezcan las lecciones de lo que significa ser un verdadero cristiano.

 

 

                &&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

Gobierno Trump liga el TLCAN con el aumento del aborto, el abuso conyugal, el divorcio y la infertilidad en EEUU

El documento, revelado por The Washington Post, fue distribuido hace un mes por Pete Navarro entre los técnicos y asesores de la Casa Blanca
Leer Noticia

Si alguien está escuchándonos, ¡nos estamos muriendo!, llamado dramático de alcaldesa de San Juan

Las imágenes de Trump, lanzando papel a las personas en Puerto Rico o entregando una lata de atún, han dado la vuelta al mundo, como muestra del desprecio y la burla. En la foto, la alcaldesa con el agua en la cintura.
Leer Noticia

Inicia construcción de prototipos del muro: 10 mil millones para dicha obra pretende Trump

Es improbable que logre la aprobación del Senado, donde necesita una mayoría de 60 votos para poder prosperar
Leer Noticia

Puerto Rico, abandonado por Trump, afronta epidemias sin electricidad ni agua

Nos estamos muriendo aquí y no puedo entender que la nación más grandiosa del mundo no pueda descifrar la logística para una pequeña isla de 160 por 36 kilómetros dijo la alcaldesa
Leer Noticia