La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Derechos Humanos

Nos sentimos abusadas y humilladas en operativo del INM en Mérida dicen las conejitas de PlayBoy

201

VISITAS
Las conejitas, entrevistadas además por el Grupo Imagen, dieron a conocer las sórdidas condiciones de las instalaciones del INM en Mérida: suciedad y un condón en el colchón 

Redacción/ Eduardo Lliteras Sentíes.- “Nos sentimos abusadas y no nos trataron muy bien. Fuimos humilladas por la manera en la que las autoridades nos interrogaron y nos privaron de nuestra libertad, porque en ningún momento hicimos algo malo”, dicen en un artículo publicado en la revista PlayBoy edición del mes de agosto las tres modelos extranjeras que fueron detenidas en una redada del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán (SSP) en Mérida el pasado mes de julio con el pretexto del “combate a la trata”. Las conejitas, de vuelta en México procedentes del extranjero y entrevistadas por el Grupo Imagen, dieron a conocer las sórdidas condiciones de las instalaciones del INM en Mérida: suciedad y un envoltorio de un condón en el colchón encontraron durante su detención, entre otros detalles que revelan el rostro oscuro de esa institución en la capital yucateca.

Soy “culpable de hacer el amor en mi sofá favorito” dice en un letrero que sostiene con sus manos la francesa, Marie Brethenoux, completamente desnuda en las páginas a colores de la revista apenas puesta en circulación.

“Culpable de tener sexo en medio de la selva, la última vez que fui de campamento” dice por su parte la turca Elif Celik.

Asimismo, la estadounidense Lauryn Elaine se declara culpable de “ser demasiado romántica, me gustaría que un hombre que amo me hiciera suya en lo alto de una montaña”.

Así, de forma irónica, mostrando sus voluptuosas curvas ya sea con esposas en las muñecas, con cadenas en las manos, y en un escenario que pareciera un siniestro pasadizo de una prisión, las tres conejitas de PlayBoy narran su experiencia en Mérida “de la que nos dimos cuenta que es una ciudad distinta al resto del país; aunque creíamos que sería tan acogedor como otras partes a las que hemos ido, aprendimos de manera negativa que no es el caso”.

Desde el inicio del artículo, que es anunciado en la portada con las tres posando como si estuvieran esposadas con el título “PlayMates, culpables, la verdadera historia tras su encierro”, aseguran que “jamás romperíamos la ley de manera deliberada, especialmente en un país como México, un lugar al que nos encanta venir de vacaciones de tanto en tanto”.

Asimismo en el artículo firmado por las tres (Elif, Lauryn y Marie) insisten en su versión de que nunca vinieron a trabajar, como aseguró el INM tras el operativo que supuestamente iba a ser investigado desde las oficinas centrales del instituto.

Explican que nosotras asistíamos como invitadas a la fiesta. No estábamos trabajando ni recibiendo ninguna remuneración. No veníamos a trabajar, no existieron incentivos o remuneraciones, aseguran.

También dicen, como si supieran algo, que “nos parece que detrás de la situación hubo una llamada de alguien que quería perjudicarnos: estábamos rodeadas por autoridades, cuestionadas de manera insultante a la vista de todos, situación de estrés que en cualquier activaría sus mecanismos de defensa”.

Las modelos denuncian que se sintieron “vulnerables, atrapadas y violentadas por los guardias” del operativo del INM y de la SSP.

“Jamás habíamos pasado por un suceso así en ninguna parte del mundo ni en México, sobre todo, cuando lo único que queríamos era pasar un buen rato con nuestra familia y amigos”.

Insisten en que “sabemos que no debimos ser tratadas como quien sí incumplió la ley o cometió un delito”.

Eso sí, tras señalar que “habían muchos representantes de medios de comunicación en el lugar” que “circularon versiones falsas”, rechazan que se les haya lesionado o abusado física y verbalmente, aunque explican que les quitaron los pasaportes y fueron subidas a una camioneta con policías armados para ser después confinadas en una habitación muy pequeña.

“Las condiciones de nuestra detención no fueron agradables”, dicen y comentan que tuvieron que “abogar para que les permitieran hacer sus necesidades básicas en condiciones dignas y nos dieron muy poca comida y agua”.

Hay que insistir en que la Comisión Nacional de Derechos Humanos no ha emitido pronunciamiento algo sobre el caso, a pesar de que su oficina en Mérida requirió ser informada sobre el operativo recibiendo la notificación dos días y medio después. Muchos menos la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CODHEY) se ha interesado en el tema. Ni qué decir del INM local, el que le apuesta al silencio y al olvido.

Más personas infectadas en EEUU por Salmonella tras comer papaya de Campeche, dicen

Como reportamos en Infolliteras.com hace tres días, se trata de una infección trasmitida a través de papayas Maradol de México, en particular de la empresa Carica de Campeche
Leer Noticia

Nos sentimos abusadas y humilladas en operativo del INM en Mérida dicen las conejitas de PlayBoy

Las conejitas, entrevistadas además por el Grupo Imagen, dieron a conocer las sórdidas condiciones de las instalaciones del INM en Mérida: suciedad y un condón en el colchón 
Leer Noticia

Rusia utiliza a Siria para probar su nuevo tanque Terminator 2

Se trata del Terminator-2 el que fue mostrado el pasado 27 de junio al presidente sirio Bashar al Assad
Leer Noticia

Empresario saudita compró acciones del británico The Independent, se teme por su linea editorial

Se trata del sultán Mohamed Abuljadayel, de 42 años, quien figura en los registros de la compañía como saudita de nacionalidad y ha adquirido hasta el 50 por ciento del sitio web del Independent.
Leer Noticia