La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Cinco consejeros del IEPAC aprobaron de forma unánime nombramiento de hermana de Naybi Herrera Cetina

4168

VISITAS
Fue aprobado por los consejeros José Antonio Gabriel Martínez Magaña, por Jorge Miguel Valladares Sánchez, por María Patricia Isabel Valladares Sosa y por María de Lourdes Rosas Moya, presidente consejera del IEPAC

Eduardo Lliteras Sentíes .- El partido Encuentro Social en Yucatán acusó a la Consejera Electoral integrante del Instituto Electoral y Participación Ciudadana (IEPAC) de Yucatán, Naybi Janeth Herrera Cetina, en el mes de febrero del presente año de haber indebidamente propuesto y participado, con su voto, en la contratación de tres de sus familiares para trabajar en el Instituto Electoral Local de Yucatán o de haberlos promovido económicamente. Es decir, la acusó de nepotismo en favor de su hermana Claudia Ivette Herrera Cetina, quien de forma irregular obtuvo compensaciones económicas y su readscripción a la oficina de Consejeros (en primer lugar) y posteriormente al Archivo y Gestión Documental adscrita a la Secretaría Ejecutiva, cargo que actualmente ocupa. Tras esta denuncia, como señalamos, la consejera Naiby Herrera Cetina fue removida por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) por voto unánime de los consejeros apenas el martes 12 de septiembre, aunque no se explicó si habrá otras medidas disciplinarias hacia los demás consejeros del IEPAC que aprobaron y conocieron de su contratación ya que eso corresponde a la Contraloría interna del instituto electoral yucateco. Encuentro Social también denunció la contratación de otros dos familiares de la consejera Herrera Cetina: de Magaly Guadalupe Pérez Ucaña y de Adrián Emir Villanueva Rivera, prima y cuñado, respectivamente, de la consejera.

De hecho, se espera que la Contraloría del mismo IEPAC dé a conocer las acciones legales o disciplinarias que se tomarán a nivel interno. Por ejemplo, Encuentro Social pide que no se le pague a la consejera destituida, Herrera Cetina, su liquidación por 700 mil pesos y que se le inhabilite como funcionaria pública. Herrera Cetina, por cierto, debía dejar el cargo a fines del presente mes, por lo que su destitución es más bien simbólica y podría ser interpretado como un mensaje a los demás consejeros del IEPAC, y a los tres nuevos apenas nombrados en concomitancia con la destitución de Herrera Cetina por el INE.

La resolución del INE identificada con el número de expediente UT/SCG/PRCE/HAHR/YUC/3/2017, con motivo de la denuncia presentada por el Partido Encuentro Social en contra de Naiby Janeth Herrera Zetina, consejera Electoral del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Yucatán, explica con claridad que los consejeros del IEPAC apoyaron la promoción de la hermana de la consejera defenestrada.

De hecho, en el Acta de la Sesión del IEPAC celebrada por el Comité del Servicio Profesional Electoral y del Personal del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Yucatán, con fecha del 5 de enero de 2015, se eligió por unanimidad el nombramiento de Claudia Ivette Herrera Cetina, de Magaly Guadalupe Pérez Ucaña y de Adrián Emir Villanueva Rivera, los tres parientes de la consejera removida Herrera Cetina, como señalamos líneas arriba.

En el caso de Claudia Ivette Herrera Cetina, quien gozaba de un puesto de Jefe de Departamento, se le asignó una plaza de Secretaria Ejecutiva. Asimismo, a Magaly Guadalupe Pérez Ucaña, quien tenía el puesto de Jefe de Oficina, se le dio la plaza de Secretaria Ejecutiva. Y en el caso de Adrián Emir Villanueva Rivera, quien tenía el puesto de Técnico Especializado “A”, se le asignó en la plantilla de base de Oficina de Consejeros.

El movimiento se justificó como “apoyo directo de los Consejeros Electorales a partir del 1 de enero de 2015” y fue votado y aprobado por el licenciado José Antonio Gabriel Martínez Magaña (consejero electoral), por el maestro Jorge Miguel Valladares Sánchez (consejero electoral), por la licenciada María Patricia Isabel Valladares Sosa (consejera electoral) y por la licenciada María de Lourdes Rosas Moya, presidente consejera del IEPAC. Cabe insistir en que el acta afirma que el voto de los cinco consejeros fue unánime. Y que también estaba presente el Titular de la Unidad del Servicio Profesional Electoral, licenciado Raúl Iván López Cárdenas, quien funge como Secretario Técnico del Comité del Servicio Profesional Electoral, con derecho a voz pero no a voto.

Asimismo, se aclara que se justificó la inasistencia, “por motivos personales”, de los consejeros electorales, licenciado Antonio Ignacio Matute González y del licenciado Carlos Fernando Pavón Durán.

Según el acta, en virtud de estar presentes los integrantes del Comité necesarios para la celebración de dicha sesión, la presidenta del Comité del Servicio Profesional Electoral, licenciada María de Lourdes Rosas Moya, certificó que estando presentes los integrantes del Comité con derecho a voz y voto, existía el quórum legal para llevar a cabo la Sesión del Comité, tal y como lo señala el artículo 5, párrafo segundo del Estatuto del Servicio Profesional Electoral y del Personal del Instituto de Procedimientos Electorales y Participación Ciudadana del Estado de Yucatán. De tal manera, los familiares de Herrera Cetina, fueros promovidos con el voto de los cinco consejeros mencionados, según la misma acta del IEPAC.

 

ORIGEN EN LA DENUNCIA DE ENCUENTRO SOCIAL

Durante la sesión del Consejo General del INE del 12 de septiembre, se explicó que el caso tuvo origen en “la denuncia presentada por el Partido Encuentro Social, en la que desde su perspectiva, la Consejera Electoral Naiby Janeth Herrera Zetina incurrió en dos causas tipificadas como graves, previstas en los artículos 102 párrafo segundo inciso c) y de) de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales y 34 párrafo 2, inciso c) y d) del Reglamento en la materia”.

Estas normas establecen que las y los Consejeros Electorales de los Organismos Público Locales podrán ser removidos cuando conozcan algún asunto o participen en algún acto para el cual se encuentren impedidos, así como por realizar nombramientos, promociones o ratificaciones, infringiendo las disposiciones anteriormente señaladas.

El Partido Encuentro Social argumentó “que la consejera denunciada indebidamente propuso y participó, con su voto, en la contratación de tres de sus familiares para trabajar en el Instituto Electoral Local: la de su hermana, Claudia Ivette Herrera Zetina, a quien se contrató en primer lugar en la oficina de Consejeros en y luego como Jefa de Departamento del Archivo tras ser promovida; la de su cuñado, Adrián Emir Villanueva Rivera, a quien se designó como asistente de la Consejera denunciada y la de su prima Magali Guadalupe Pérez Acuña, quien fue nombrada Jefe de Oficina de la Unidad Técnica de lo Contencioso Electoral”.

Sin embargo, el INE decidió que su destitución procedió únicamente por el primer caso con la explicación de que “por cuanto hace a las dos últimas personas, es decir, el cuñado y la prima de la Consejera, el Proyecto propone declarar los agravios como infundados, ya que en el primero de los casos si bien se acredita el vínculo en razón de parentesco, por afinidad en primer grado, esa relación familiar se configuró con posterioridad a la participación de la que la consejera denunciada en el nombramiento y eventual promoción a favor de Adrián Emir Villanueva Rivera”.

Es decir, el INE señaló que al momento en que la consejera participó en la contratación y promoción del funcionario, no eran aún familiares, aún cuando es muy probable que ya se conocieran.

Asimismo, durante la sesión en el INE se dijo que “en el segundo de los casos, si bien se acredita la existencia de un vínculo de parentesco, este es consanguíneo en sexto grado, por lo que en estos casos no se actualiza impedimento alguno para que la consejera interviniera en los nombramientos a favor de Magali Guadalupe Pérez Ucaña”.

Durante la discusión en el Consejo del INE se dijo también que en el caso de Claudia Ivette Herrera Cetina, hermana de la denunciada, “quedó debidamente demostrado que la consejera propuso y votó a favor de su readscripción a la oficina de Consejeros y de diversos movimientos, entre ellos la aprobación de una compensación mensual para su hermana, lo cual se traduce en un beneficio económico directo. Además la Consejera participó en dos designaciones de su hermana”.

En el Consejo General del INE quedó acreditado que en primer lugar fue nombrada como apoyo directo de los Consejeros Electorales, y después como Jefa de Departamento en  el área de Archivo y Gestión Documental adscrita a la Secretaría Ejecutiva.

También se explicó en el Consejo General “que en ninguno de estos casos la Consejera se excusó de participar en las votaciones que llevaron a la readscripción y promoción de su hermana a diferentes cargos”. Es decir, se quedó para votar a favor de la contratación de su hermana, lo que fue claramente del conocimiento de los demás consejeros del instituto que participaron en la votación, los que padecen amnesia respecto a su voto ya que ninguno reconoció su voto ante los medios de comunicación. También sobre la mesa está el cuestionamiento de si estamos ante una práctica común en el IEPAC. O si se trató de un triple "error", es decir, de un inexplicable “error administrativo”, como lo calificó la consejera presidente del IEPAC, María del Lourdes Rosas Moya, quien como vimos votó a favor de la recontratación de los tres en el 2015.

En la sesión del INE se informó que en el proyecto de resolución se explican los elementos probatorios que acreditan la participación de la consejera denunciada en los actos antes señalados, además de advertirse que la consejera denunciada tenía conocimiento pleno de la existencia de un vínculo en primer grado, sin que ello haya tenido como efecto el excusarse de las votaciones que beneficiaron directamente a su hermana.

Por estas razones el Consejo del INE propuso “declarar como fundado el procedimiento, por tratarse de actos plenamente probados y acreditados que trasgredieron, de manera directa, lo señalado en la ley de la materia”.

Por último, cabe insistir en que la consejera presidente, Rosas Moya, no dio una explicación convincente sobre el caso de nepotismo detectado en el IEPAC que preside, al que intentó restar importancia, argumentando que la hermana de la consejera “es una excelente trabajadora”, obviando que gracias al apoyo de su familiar logró mejorar su posición en el instituto y ganar más dinero. Apoyo del que no gozan los ciudadanos comunes y corrientes. Rosas Moya puntualizó que “no se trató de un error electoral”, sin embargo, sobre la mesa está la ética con la que se han conducido y se conducen las y los consejeros del IEPAC al aprobar, quitados de la pena, beneficios de diversa índole para la hermana de una consejera que los promovió activamente como ha quedado plenamente demostrado y sin lugar a alguna duda.

Ayuntamiento de Progreso se reúne con el IEPAC para organizar elecciones en comisarías

Leer Noticia

La panista Katia Bolio se queda fuera del Congreso local al igual que Fátima Perera de Morena: revocan sentencia del IEPAC

Leer Noticia

Rechazan habitantes de Maxcanú fraude electoral operado con la complicidad del IEPAC a favor de la familia del priista Camilo May

Leer Noticia

Yucatecos dispuestos a dialogar con AMLO dice Mauricio Vila al recibir constancia de gobernador electo en el IEPAC

Leer Noticia