La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Fin al dinero público: que nos financie Slim, la Monsanto o la Shell por Eduardo Lliteras Sentíes

975

VISITAS
O que Slim, la Monsanto, quizá la Shell por citar algunas empresas, pongan a un presidente, a los gobernadores, a los diputados, a través de su financiamiento.Que el que tenga más dinero sea el que gane la elección.

La aplicación de la terapia de choque de la que habla Naomi Klein nos la están aplicando ahora tras el terremoto que ha cimbrado al país y destrozado la vida de tantos ciudadanos, de niñas y niños, de cuyos destinos funestos, nadie se hace responsable. Mientras tanto, la impunidad, sigue en pie e incólume entre los escombros dejados por la corrupción.

La terapia de choque aprovecha el aturdimiento colectivo para realizar reformas o tomar decisiones públicas que en otras circunstancias nadie habría aceptado, o que muchos habrían cuestionado o rechazado, por lo menos.

Eso está pasando con el llamado fin al financiamiento público a los partidos. Suena muy bien, cualquiera diría qué bueno. Aprovechando el rechazo generalizado o multitudinario (y justificado) de los mexicanos a los partidos políticos, al INE, a los institutos electorales locales, la alianza del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano propone la total eliminación del millonario financiamiento público, el que como bien admiten equivale apenas al 1 por ciento del presupuesto del gobierno federal y de su gastadero, por ejemplo en propaganda.

Decían el periodista yucateco, Eduardo Huchim y la periodista Carmen Aristegui en una plática, que no sabe qué tanta seriedad hay en estos planteamientos -la austeridad es lo que demandan los mexicanos desde hace mucho y no se discute- pero la intención es sustituirlo por financiamiento privado, lo que exige, para empezar una nueva reforma electoral y constitucional cuando ya empezó el proceso electoral del 2018.

Es decir, la trampa, para variar, es que dicha reforma, si se aplica dados los tiempos legislativos impactaría a la primera elección intermedia después de la presidencial de 2018. Y en todo caso, los dejaría sin dinero para financiar sus campañas en el 2018, lo cual no es creíble, ya que ningún partido renunciará a realizar sus campañas el próximo año. ¿Entonces?

En realidad la trampa es privatizar la política ¿A qué me refiero? Sin más merodeos hay que decir que cancelar el financiamiento público por completo –y abrirlo a los llamados militantes y “simpatizantes”, así en abstracto- significa privatizar la política. O que Slim, la Monsanto, quizá la Shell por citar algunas empresas, pongan a un presidente, a los gobernadores, a los diputados, a través de su financiamiento. Es decir, que intereses exclusivamente privados, extranjeros o nacionales, decidan el destino del país. Que el que tenga más dinero sea el que gane la elección.

No nos engañemos. Será el dinero de las grandes trasnacionales y empresas mexicanas, de las grandes fortunas nacionales –y del crimen organizado- el que decida el destino político de la nación. El de las fortunas mal habidas de la política nacional, como la de Carlos Salinas y tantos otros políticos que tienen dinero suficiente para financiar a sus peones.

Además de desigual –el financiamiento público buscaba, según se justificaba, equilibrar la lucha política entre partidos- el ingreso exclusivo y sin control alguno del dinero de los sectores privados como ocurre en los Estados Unidos nos meterá en otro aprieto del que ahora nadie habla, entre el dolor y el justificado odio a la política y los políticos.

Demoler de un día para otro el actual sistema de financiamiento a partidos, sin reflexionar, tiene otras intenciones, aprovechando el aturdimiento colectivo.

Ahora va a resultar que sólo pueden hacer política, por ejemplo, quienes tienen dinero, y mucho, para patrocinar a quienes les servirán en los gobiernos y cámaras.

Ya sucede, ya ocurre, pero se va a volver mucho peor, sepultando los intereses ciudadanos.

¿La solución es cancelar por completo el dinero público de la política, de los partidos? ¿Acabar completamente con las instituciones electorales que tenemos? ¿Con qué las vamos a sustituir? ¿Con el dinero de las empresas y de los millonarios?

Eso requiere una compleja reflexión que no pretendo de ninguna manera bosquejar aquí, pero que sí debería ser materia de cualquier reforma, no hecha al calor de la tragedia nacional y de la manipulación electorera de las coaliciones y partidos.

No nos engañemos. La gran mentira de la cancelación del financiamiento a partidos es que el gobierno federal (o estatal por ejemplo, en Yucatán) tiene el dinero que quiera para gastar en el proceso electoral con los incontables millones que han desviado con los ojos puestos en el 2018. Ya se vio en la elección reciente en el Estado de México. El único beneficiado con una medida del género es el PRI Gobierno. Al único que beneficia retirar el dinero por completo a los partidos, es al partido del gobierno porque ese seguirá teniendo todos los recursos, incluidos los donativos por no hablar de la publicidad federal millonaria ejercida con la justificación de la reconstrucción.

Hay que reducir el gasto de los partidos. Sí, claro. Que se destine a los que lo han perdido todo, por supuesto. Pero que le quiten antes dinero y discrecionalidad al gobierno federal, a los gobiernos estatales, que son los que manejan presupuestos multimillonarios a su contentillo. Que les quiten lo robado a los ex gobernadores fugados o encarcelados. Y les reconstruyan sus casas a quienes las han perdido. Lo otro es un engaño. Y la irrupción de otros intereses que aprovechan la catástrofe para medrar a su favor.

 

Foto Noticia / Portada de revista, se convierte en pasarela de candidatos

Entre cruces de acusaciones y la inacción de las autoridades electorales (como el IEPAC, convertido en nido de nepotes) candidatas y candidatos posan en la portada de La Revista
Leer Noticia

Piden al IEPAC no ser omiso ante actos anticipados de campaña, dice el PAN del gobernador Zapata

Presentaron una denuncia en contra de la presunta promoción que realizan  en espectaculares, medios impresos e incluso transporte público: el gobernador y el secretario de desarrollo Social del estado.
Leer Noticia

Pide Renán Barrera a IEPAC e INE vigilar que presupuesto no se gaste en promoción de funcionarios estatales, dice

Renán Barrera Concha, exhortó al Instituto Nacional Electoral (INE), a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) y al Instituto Electoral de Participación Ciudadana (IEPAC) a vigilar que uso del presupuesto estatal
Leer Noticia

Morena y PRI se inscribieron ante el IEPAC para participar en las elecciones

Cada presidente de dichos institutos por separado, evidentemente, acudieron en los últimos días a inscribirse.
Leer Noticia