La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Homún, prometen cero contaminación mientras habitantes piden cero granja por Eduardo Lliteras Sentíes

470

VISITAS
Aquí hay que insistir en que la autoridad, local, pero también estatal, ha fallado desde un inicio en informar oportunamente sobre los proyectos de inversión en Homún

Redacción / Eduardo Lliteras Sentíes.- El 24 de junio, en las oficinas del secretario general de Gobierno del Gobierno del Estado de Yucatán, Roberto Rodríguez Asaf, en Mérida estallaron de forma inopinada los gritos, inclusive insultos, según versiones de algunos presentes. Un grupo de “cenoteros” de Homún se retiraron de la reunión sin escuchar a los representantes de la empresa que construye una granja porcícola para criar  34 800 cerdos anualmente para exportar su carne fundamentalmente al mercado internacional, con la mirada puesta en el gran mercado chino.

 

Desde la Ciudad de México había venido una bióloga y otras personas para explicar cómo pensaban tratar los desechos que generará la granja –la que abrirá previsiblemente a fin de año-.

 

El mismo secretario general de Gobierno del Gobierno del Estado de Yucatán, Roberto Rodríguez Asaf, salió por piernas del lugar. La versión de los cenoteros es que se salieron porque los empresarios no les mostraron los permisos. Que para eso era la reunión. Y que en lugar de eso les mostraron diapositivas para “explicarles” de qué se trataba el proyecto, lo que les molestó, y que se salieron, efectivamente.

 

Ese fue un punto de quiebre que anunció el distanciamiento inequívoco entre el grupo que se opone a la granja en Homún y los inversionistas, quienes aseguran que tampoco recibieron las invitaciones para participar en las asambleas públicas que se realizaron en dicha población yucateca famosa ahora por sus cenotes que atraen a miles de turistas cada año, generando empleo y ganancias.

 

Ricardo Díaz Montes de Oca miembro del consejo de administración y el director, Enrique Ortiz García, entrevistados aseguran que inclusive hubo al menos otro intento anterior para explicar de qué se trataba el proyecto de la granja, la que prometen será “100 por ciento sustentable”, con “cero olor” y con “cero filtraciones de aguas residuales al manto freático”, una de las principales preocupaciones de quienes poseen cenotes en la zona y los explotan turísticamente. Actividad, hay que decirlo, de la que dependen muchas familias en Homún de una forma u otra, ya sea llevando a los turistas en moto taxi, ya sea ofreciendo otros servicios.

 

El ingeniero Antonio Zumárraga, de la Empresa Ingeniería Civil Estructural y Arquitectónica S.A. de C.V. quien está a cargo de la edificación de la granja aseguró que la granja no sólo estará dotada de los sistemas actuales que están diseñados para cumplir las "nom 001" para descarga a suelo, “sino que la planta reducirá el nivel de contaminantes aproximadamente 10 veces comparado a un tratamiento primario para de esta forma contar con un efluente con la calidad necesaria para usarse para cultivo de consumo humano”.

 

“Esto nos permitirá que los nutrientes que quedan en esta última etapa sean aprovechados en su totalidad por los cultivos y de esta forma generar cero contaminación a mantos acuíferos” de la zona, según asegura.

 

Para garantizar “la cero contaminación a los acuíferos” de la zona –recordemos como hemos dicho hasta ahora que se ubica en el Anillo de Cenotes, el cual fue decretado como área natural protegida por el Gobierno del Estado de Yucatán, y en la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de cenotes—los empresarios han adquirido sistemas de última generación, sistemas que operarán de la siguiente forma, según explicaron:

 

1.- Clasificador y separador por medios físicos y químicos: esta etapa consiste en separar la basura y los lodos de forma mecánica mediante cribas así como la aplicación de elementos químicos como carbonato de calcio para bajar la dureza en el agua y hacer más eficiente los procesos posteriores.

 

2.- Lechos de secado y disposición de sólidos.

 

3.- Tratamiento con sistema de biodigestión anaeróbico.

 

4.-Quemado de la producción de metano resultante con un mechero.

 

5.- Tratamiento en laguna de aeración y tratamiento facultativo.

 

6.- Tanque de desinfección.

 

7.- Filtro de arenas.

 

8.- Disperción en riego con cosecha para consumo humano.

 

Según señalaron, las aguas una vez tratadas servirán para irrigar los campos de cultivos ubicados alrededor de la granja en un terreno de aproximadamente 100 hectáreas. Es decir, señalan, el agua utilizada y tratada no irá al manto freático. Ni los abonos que resulten del tratamiento de las excretas, el que se enviará para su venta fuera de la zona.

 

Insistieron en que “con el desarrollo de este proyecto, la sociedad cercana a la granja en su conjunto  tendrán la seguridad de que el acuífero estará mejor cuidado y además se generara la posibilidad para que las futuras granjas y aun las existentes, tengan un ejemplo de cómo se puede mejorar la productividad por el mejor uso y aprovechamiento del agua y de los sólidos en beneficio del ambiente, de la agricultura del suelo, el agua y la economía de las zonas en donde se instales o estén instaladas granjas porcícolas”.

 

Nos dijeron que no se trata de que Homún sea un municipio dedicado a los cenotes o a la porcicultura, sino que ambas actividades puedan realizarse sin perjudicar la una a la otra. Por el contrario, aseguran, tienen toda la intención de colaborar y apoyar las actividades turísticas, de patrocinar campañas de promoción del turismo así como de apoyar programas sociales en dicho municipio.

 

De hecho, señalaron que habitantes de los tres municipios ubicados alrededor de la granja se beneficiarán del empleo que generará la granja. Hablamos, aseguraron, de 158 empleos bien remunerados y con prestaciones de ley, según dijeron.

 

“No llegamos a desplazar a nadie”, insistieron a la vez que se mostraron disponibles a que se cree una comisión con instituciones como la UADY (y otras organizaciones académicas) como han propuesto otros actores involucrados en la zona, para que se hagan pruebas al agua de los mantos freáticos de la zona. Es decir, que no sean únicamente la Conagua o Seduma, quienes comprueben trimestralmente que no contaminan, según prometen.

 

Aseguran que la granja “no contaminará el medio ambiente” y que por el contrario “traerá beneficios”. Es decir, el mejor de los mundos posibles.

 

Por lo pronto, quienes se oponen, cenoteros y habitantes de Homún contrarios a la granja, acudieron a Palacio de Gobierno en Mérida a entregar los resultados del referéndum organizado en Homún semanas atrás con la presencia de organizaciones como Indignación y de quien esto escribe.

 

Entre gritos de “¡Fueraaaaaaaa Eduardo Batlloriiiii!”, “Fueraaaaaa Sedumaaaaa y “¡Rolando escucha, el pueblo está hablando!”, llegaron a las puertas de Palacio de Gobierno en Mérida seguidos de pancartas, una manta y una piñata con forma de un cerdo color rosado así como de varias banderas de color rojo, blanco, amarillo y negro que agitaban varias mujeres.

 

Un grupo de 6 fueron recibidos por Carlos Sobrino y les prometieron una respuesta para antes de una semana a su petición de que la granja no abra de ninguna manera.

 

Aquí hay que insistir en que la autoridad, local, pero también estatal, ha fallado desde un inicio en informar oportunamente sobre los proyectos de inversión en Homún, pero también en otros municipios. La información clave de dónde se planean las grandes inversiones industriales, energéticas, agrícolas, etcétera, sólo la conoce un restringido grupo de líderes en la cúpula de poder que incluye en ese restringido grupo de unas 15 personas a quienes se dedican a comprar y vender tierras en el estado, con fructíferas ganancias.

 

Por ejemplo, en días recientes nos enteramos que los ciudadanos opositores a la granja obtuvieron, por fin, la famosa MIA (Manifestación de Impacto Ambiental). La tuvieron que obtener a través del tedioso y farragoso trámite de transparencia. El costo, casi 10 mil pesos por las 500 cuartillas. ¿Por qué no estaba la MIA disponible en internet, accesible a todos los ciudadanos, empezando por los vecinos de Homún? Porque no está obligada la autoridad, dirá alguno, pero abonaría, al clima de confianza y de diálogo –que algunos dicen promover- el que así hubiera sido.

 

La opacidad, y no raramente la corrupción, acompañan a estas decisiones, como lo hemos señalado. En el caso de Homún, los inversionistas aseguran que no sólo el alcalde supo del proyecto, sino el Tesorero, el presidente del Consejo de Vigilancia así como el comisario ejidal.

 

La realidad es que no será la primera vez que un alcalde o un comisario ejidal sean señalados de maniobrar para su interés exclusivo en detrimento de los intereses de la comunidad a la que dicen representar.

 

Quizá de toda esta crisis lo que queda de positivo es la misma práctica de cuestionar una inversión. Esto es muy bueno, nos dice un observador de una ONG internacional que prefiere no ser mencionado. La intención de pedir cuentas es muy sana, insiste. No cabe duda, ya que esto incorporará los legítimos intereses de la población a la que ahora se mantiene al oscuro de quienes dicen conducir los destinos de Yucatán para su bien, beneficiándose desde el poder.

 

Eso sí, hay que decir que en el caso de Homún, si se dañara su modus vivendi, su forma de vida, en términos de derecho indígena, los habitantes tienen derecho a que no se haga el proyecto. A realizar una consulta, como la que hicieron hacen un par de semanas, a pesar de que hay quien la descalifica.

 

El problema, nos dice, es que no estuvo bien manejado el tema de la inversión. Aquí el problema es cómo se planea, quién conoce dónde se van a hacer las grandes inversiones agro industriales, las grandes inversiones industriales. Ahora cuántos proyectos hay parados por esto mismo. Lo que se necesita en Yucatán y Homún es más diálogo y más diálogo, y claro, cambiar un sistema de planear que cada vez genera más conflictos en el estado de Yucatán. Para beneficio de unos cuantos.

 

Hasta ahora, los argumentos de los opositores es que "Homún es un pueblo maya y, por serlo, tiene derecho a ser consultado acerca de cualquier proyecto que pretenda desarrollarse en su territorio, además de que tiene derecho por supuesto a cuidar, proteger y participar en el diseño de las acciones para preservar el medio ambiente y sus recursos naturales, tal como establece la Declaración de las Naciones Unidas de  la ONU sobre Pueblos Indígenas, el Convenio 169 de la OIT, el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales así como la Constitución Política de México".

 

Los opositores a la granja insisten en que el "derecho a la consulta está estrechamente vinculado al derecho  a la libre determinación de los pueblos y según los principios de la libre determinación y el derecho al consentimiento, el pueblo maya tiene derecho a dar, negar, y/o retirar su consentimiento a un proyecto que les afecte a ellos o sus territorios y ese consentimiento, si se otorga, tiene que darse de manera libre, previa e informada".

 

La Mega Granja Porcícola ocuparía un área de ciento diecisiete hectáreas (117 has.) y estaría poblada con aproximadamente 35,000 cerdos. Esta enorme cantidad de animales -y de consumo de agua y de generación de residuos, además de la circulación de camiones- es definida como amenaza real por los habitantes, que señalan "a las aguas residuales, aguas negras, de semejante cantidad de cerdos, lo que es el motivo de alarma para nuestro pueblo y los pueblos aledaños, pues la construcción y funcionamiento de esta granja podría contaminar el suministro de agua en el Anillo de Cenotes y las lagunas de Yalahau, poniendo en riesgo el acceso al agua para toda la zona metropolitana de la capital del Estado, así como afectar la flora, fauna y el bienestar económico del pueblo de Homún".

 

Homún es uno de los 53 municipios dentro del Anillo de Cenotes, el cual fue decretado como área natural protegida por el Gobierno del Estado de Yucatán, según el decreto 117, publicado en el Diario Oficial del Estado el 28 de octubre de 2013.

 

“La reserva tiene la capacidad de disponer agua limpia para una zona metropolitana cuatro veces del tamaño actual y nuestro pueblo está ubicado en la zona de “recarga” de dicha reserva, que prohíbe expresamente actividades que no sean compatibles con el cuidado del medio ambiente o que tengan un impacto negativo en los ecosistemas, de acuerdo con los artículo 7 y 8 del decreto 117”.

 

Advierten que “se reitera la importancia del Anillo de Cenotes como la zona de captación para el Acuífero Península de Yucatán, además de ser la fuente de agua dulce utilizada por la fauna que se distribuye en el Estado de Yucatán, y por su importancia como sitio de descanso en la ruta de diversas aves acuáticas durante sus migraciones al sur del continente, aunado a su enorme contenido de endemismos de peces de agua dulce y de anfibios de la región”.

 

Los habitantes dijeron a Infolliteras.com que "para nosotros es claro que la actividad porcícola, en una zona donde existen dos áreas naturales protegidas, no es una actividad que resulte compatible con el ordenamiento territorial y el programa de manejo de un área natural protegida, ya que de acuerdo al artículo 7 del Decreto 117 donde se establece la Reserva Estatal Geohidrológica del Anillo de cenotes, las modalidades a las que se sujetará el uso de suelo dentro de la reserva serán aquellas que sean compatibles con el aprovechamiento y preservación de los recursos naturales, así como con la integridad funcional y las capacidades de uso de los ecosistemas".

 

Insistieron en que se deben respetar nuestros derechos humanos como pueblo maya, por mencionar algunos, a la libre determinación, a la autonomía, a un medio ambiente sano, al agua y a la salud que las leyes internacionales, nacionales y estatales contemplan.

 

Señalan que "nosotros sabemos que la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos indígenas, el Convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Constitución Estatal de Yucatán (artículo 7 BIS) reconocen que somos los mayas que vivimos en Homún quienes debemos decir cómo debe de ser la vida en nuestro pueblo".

 

El Comité maya “Kana’an Ts’onot” dijo que dicidieron "en plena autonomía de nuestros derechos y de acuerdo a nuestros usos y costumbres, organizar una consulta para que el pueblo de Homún decida sobre la Mega granja porcícola que se está construyendo por el camino que conduce de nuestro pueblo hacia Huhí".

 

En su momento informaron que "siguiendo los estándares internacionales de consulta del Convenio 169 de la OIT, la consulta constó con una fase informativa que se efectuó los días viernes 29 de septiembre y miércoles 04 de octubre del presente año, donde las autoridades del gobierno involucradas como la SEDUMA, PROFEPA, CONAGUA, SEMARNAT, INAH, los representantes legales de la granja, científicos y comunidades testimoniales, deberían haber proporcionarán la información sobre las posibles afectaciones que esta mega granja porcícola tendrá respecto a nuestros derechos colectivos como pueblo maya, al medio ambiente sano, a nuestras actividades económicas y culturales, a nuestros montes y nuestras aguas. De igual manera, el domingo 08 de octubre el pueblo deliberó e informar en Asamblea las decisiones tomadas en la consulta tras el diálogo con autoridades y expertos y la toma popular de acuerdos", concluyeron.


Amenazan a integrante de los Guardianes de los Cenotes de Homún, denuncian

El intento de extorsión, que empezó con una llamada telefónica e incluyó mensaje de texto y mensaje en un papel físico que llegó al centro laboral del compañero afectado, amenazaba con dañar a sus familiares
Leer Noticia

Aprueban en comisión armonizar leyes locales en materia de disciplina financiera

En la misma jornada legislativa aprobaron abrogar las leyes de los sistemas de agua potable de los municipios de Conkal, Cuzamá, Hocabá y Homún

Leer Noticia

Las constelaciones del Deseo en gira por municipios del Interior de Yucatán y Quintana Roo 2018

Se propone llevar este acontecimiento performativo a los municipios de Mérida, Progreso, Kanasin, Valladolid, Homún, Ticul, Umán, Tixcocob, Muna y José Ma. Morelos en Q.Roo.
Leer Noticia

Vídeo Mucha participación ciudadana en marcha contra granja porcícola en Homún

Ayer en Mérida, amplia participación ciudadana y juvenil contra la granja porcícola en Homún. No se escuchó, no se preguntó al pueblo maya de dicho municipio yucateco, dicen. La MIA la firmó una odontóloga, señalan
Leer Noticia