La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
El País

Tres presidentes mexicanos fueron soplones de la CIA

123

VISITAS
Los expedientes públicos sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy muestran cómo tres ex presidentes estuvieron a las órdenes de la agencia estadounidense. Auténticos traidores a la Patria.

Redacción.- Tres presidentes mexicanos trabajaron para la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos como sus soplones, auténticos traidores a la Patria. El presidente Adolfo López Mateos, quien fue amigo y estuvo a las órdenes del jefe de la CIA en México, Winston Scott, así como el carnicero de Gustavo Díaz Ordaz y su cómplice Luis Echeverría. Al menos de Echevarría ya se sabía. Lo que no sabe, aún es qué otros presidentes trabajan o han trabajado para la CIA en los últimos sexenios, pero no sería de sorprenderse que así fuera. Los expedientes públicos sobre el asesinato del presidente John F. Kennedy arrojan más pruebas documentales sobre la manera en que tres presidentes mexicanos del PRI fueron parte de la red de espionaje que organizó la CIA en Ciudad de México durante la Guerra Fría, lo que muestra la siniestra colaboración de los mandos más altos del país con la agencia dedicada a eliminar opositores a los intereses estadounidenses. Así lo dio a conocer también el columnista Raymundo Riva Palacio.

Luego de que Donald Trump, decidió desclasificar 2 mil 800 archivos vinculados al asesinato de Kennedy, aún cuando la mayor parte del archivo se mantuvo bajo secreto, salió fuera información que revela el papel de soplones al servicio de los Estados Unidos de varios ex presidentes así como su doble juego en numerosos planos de la política internacional.

El diario El Financiero, por ejemplo, revela que en los archivos secretos de Kennedy había referencias sobre una base de operaciones anticomunistas en México, así como el doble papel que jugó el Gobierno mexicano en el contexto de la guerra fría utilizando prominentes figuras de la supuesta izquierda latinoamericana que en realidad fungían como espías en nuestro país.

Las acciones de estos personajes (como el intelectual guatemalteco Luis Carlos Pellecer) estuvieron enfocados al establecimiento de contacto con importantes figuras de la intelectualidad mexicana, entre ellos, el círculo cercano a la escritora Elena Garro, y el reclutamiento de desertores de la guerrilla guatemalteca y nicaragüense, advierte el doble papel que jugó el Gobierno mexicano en el contexto de la guerra fría, dice el Financiero.

México fue un socio que cooperó con los Estados Unidos de muchas maneras, desde ayudar a interceptar las embajadas soviética y cubana, añade.