La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Derechos Humanos

En Informe de Amnistía Internacional, represión y detenciones arbitrarias cometidas en Chablekal en 2016

423

VISITAS
Los policías arrestaron, golpearon y amedrentaron a varias personas, aunque muchas no tenían nada que ver con el desalojo. Destruyeron muebles y otros objetos; lanzaron gases lacrimógenos en el jardín e incluso dentro de la casa

Eduardo Lliteras Sentíes.- Las detenciones arbitrarias en México son cotidianas y son muy frecuentemente el punto de partida de graves y persistentes violaciones de los derechos humanos en el país, tales como la tortura y otros malos tratos, las desapariciones forzadas y las ejecuciones extrajudiciales, dice Amnistía Internacional en su Informe Falsas Sospechas, Detenciones Arbitrarias por la Policía en México, presentado en Mérida en el restaurante Amaro por Carlos Zazueta, de la oficina regional para las Américas de dicha organización internacional y el Equipo Indignación. El Informe presenta dos casos concretos de Yucatán: la detención brutal, violenta, del niño maya José Adrián (ver nota aparte en Infolliteras.com) y la represión y detenciones arbitrarias cometidas en Chablekal en 2016.

El estudio de las detenciones arbitrarias e ilegales —una forma de privación de la libertad que puede ocurrir en contra de cualquier persona— nos ayuda a comprender y analizar las condiciones en las que se dan éstas y otras violaciones a los derechos humanos, señala Amnistía Internacional.

Amnistía Internacional investigó la forma en la que ocurren los arrestos llevados a cabo por los cuerpos de policía en México, incluyendo varios casos en Yucatán; en específico, cuando las autoridades alegan que arrestaron a la persona en flagrancia; es decir, en el momento en el que se estaba cometiendo un delito.

La investigación de Amnistía Internacional encontró que, en México, los arrestos a las personas que supuestamente estaban cometiendo un delito al ser aprendidas no suelen funcionar como una respuesta auténtica para enfrentar los delitos cometidos en el país, sino que son utilizados por las autoridades de forma ilegal , principalmente contra aquellas personas que enfrentan situaciones históricas de discriminación, con una preocupante afectación a hombres jóvenes que viven en pobreza.

Para esta investigación, Amnistía Internacional realizó entrevistas, bajo estricta condición de confidencialidad, a 25 personas que se desempeñan o se desempeñaron en años recientes como operadores de justicia de procuradurías, juzgados, tribunales y cuerpos de policía. Los hallazgos de este informe se basan en información que proviene de dichas entrevistas y que pudo ser también verificada con datos provenientes de otras fuentes: información de otras organizaciones no gubernamentales, documentación oficial, informes de organizaciones internacionales y casos previamente documentados por Amnistía Internacional. Asimismo, esta investigación presenta seis casos que ilustran las violaciones de derechos humanos derivadas de una detención arbitraria.

REPRESIÓN EN CHABLEKAL

Chablekal es un poblado mayoritariamente maya que se encuentra al norte de la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán. Sus habitantes atestiguaron, el 3 de mayo de 2016, la entrada de un gran contingente de la policía estatal que acudía por segunda ocasión ese mismo día para cumplir una orden judicial de desalojo en una casa. La primera vez que lo intentaron algunos pobladores los repelieron de diversas formas e incluso algunos les arrojaron piedras.

Ese día los policías arrestaron, golpearon y amedrentaron a varias personas, aunque muchas no tenían nada que ver con el desalojo.

Los policías entraron a la iglesia y a varias casas sin contar con una orden judicial, entre ellas, a la casa de la familia Euan, que no tenía relación alguna con el proceso de desalojo. Allí destruyeron muebles y otros objetos; lanzaron gases lacrimógenos en el jardín e incluso dentro de la casa; amenazaron a las personas que estaban ahí; golpearon y arrestaron a Pedro Euan Flores e hirieron a uno de sus hijos, quien se recuperaba de una lesión y estaba en muletas. A otro de sus hijos, Pedro Antonio Euan Santana, lo sacaron por la fuerza de su hogar y lo golpearon en la calle, durante esta acción perdió su calzado y parte de su vestimenta y fue forzado a caminar descalzo sobre el asfalto ardiente, las quemaduras que sufrió le impidieron caminar durante varias semanas.

Pedro Antonio Euan, su padre, un trabajador de la casa y otros pobladores fueron detenidos arbitrariamente por la policía. Tras su arresto, no les explicaron qué pasaba o por qué los detenían, y los llevaron en patrullas a la ciudad de Mérida. Ahí estuvieron detenidos sin recibir atención médica por dos días hasta que sus abogados consiguieron su libertad.

Durante los hechos, la policía obstaculizó el trabajo de documentación de la organización de derechos humanos Indignación, y arrestó momentáneamente a dos de sus integrantes.

Se presentaron denuncias en la Fiscalía General del Estado de Yucatán contra los policías, pero hasta ahora no ha habido ningún avance de la investigación que debió haberse realizado.

Entregan menor a padre a la que le fue arrebatada con violencia y a la fuerza en días pasados en Mérida

Leer Noticia

Martha Góngora respaldada por activistas dice que es víctima de violencia política y que será también activista

Leer Noticia

El Equipo Indignación deplora toda forma de violencia contra las mujeres

Leer Noticia

LXII Legislatura exhorta aplicar medidas urgentes para combatir la violencia contra la mujer

Leer Noticia