La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Al gobernador Rolando Zapata Bello se le olvidó el transporte por Eduardo Lliteras Sentíes

442

VISITAS
Es uno de los grandes, cruciales temas, de infraestructura, al que simplemente dejó como lo recibió, es decir, peor, porque se acumularon a lo largo de su sexenio todas las taras de ese monstruo

Al gobernador Rolando Zapata Bello se le “olvidó” el transporte. No sólo en su último “informe”, a través de redes sociales, sino en los últimos cinco años y medio.

 

Es uno de los grandes, cruciales temas, de infraestructura, al que simplemente dejó como lo recibió, es decir, peor, porque se acumularon a lo largo de su sexenio todas las taras de ese monstruo, como una bola de nieve.

 

El transporte en la capital, pero también en el estado, arrastra demasiados problemas, pero la piedra de toque es la política: el amasijo de intereses (muchos inconfesables) y complicidades entre los concesionarios y el PRI gobierno.

 

Basta ver cada movilización política: autobuses, taxis, combis del FUTV, se amontonan en las cercanías de los eventos para llevar y traer a los centenares, miles de “simpatizantes” a los que se invita a participar a cambio de un baile, refresco y tacos de cochinita.

 

Este es uno de los nudos, qué duda cabe, del subdesarrollo político, pero también económico, que padecemos. Círculo perverso de la pobreza y del clientelismo político en el que se sustenta el desarrollo piramidal que nos dicen ahora es el mejor del país y del mundo. Y al que hay que perpetuar.

 

Ciertamente, estamos ante uno de los tapones no sólo del crecimiento económico, sino del abatimiento de la desigualdad en el estado.

 

El transporte público es muestra de ese desarrollo deforme y desigual que condena a las mayorías a viajar incómodamente, entre suciedad, impuntualidad, groserías y peligro de muerte.

 

Incide, notablemente, no sólo en la calidad de vida y en el bolsillo de la mayor parte de la población, sino en el dinamismo económico, y afecta esa faceta que se dice que se quiere promover: el crecimiento turístico de la ciudad.

 

Estamos, para decirlo con claridad, ante una rémora que el gobierno de Rolando Zapata fue incapaz de quitarse, debido principalmente a que no le interesa remover el actual estatus quo, del que se beneficia.

 

Sin embargo, estamos ante una bomba de tiempo que entregará la actual administración al siguiente gobierno estatal, sea Mauricio Vila o Mauricio Sahuí quien gane la elección; es decir, sea quien sea a quien le toque el paquete o más bien la papa caliente.

 

Se trata no sólo del aumento continuo de los combustibles –gracias a esa reforma energética a favor de intereses extranjeros y transnacionales- sino del incremento del costo de las refacciones por la devaluación y nuestra dependencia de las autopartes del exterior porque nuestra industria es fundamentalmente ensambladora o importadora.

 

La industria pesada mexicana fue destruida por intereses extranjeros que nos mantienen dependientes en tantos rubros, como el de la importación de gasolinas. Y aquí no hablamos de los rusos o del Kremlin, sino de quienes auténticamente intervienen históricamente en cada proceso electoral en nuestro país, como sucedió con la Decena Trágica y el embajador yanqui, Joel R. Poinsett, quien tramó un golpe con el borracho y sanguinario Victoriano Huerta.

 

Digámoslo con claridad. Humberto Hevia fue puesto en ese cargo para contener a los concesionarios, golpear cualquier posibilidad de innovación –como la plataforma estadounidense UBER- y darnos atole con el dedo todos los días, mientras un día sí, y otro también, atropellan a algún peatón, ciclista, chocan o se incendian las unidades.

 

Lo que no sorprende tomando en cuenta que, como reconocen los mismos empresarios del sector, simplemente el negocio está en la lona y al borde de la parálisis por la contención del aumento del pasaje y los aumentos de los costos. Y claro, por la caída de las ganancias, que es lo que a ellos interesa, fundamentalmente, en un servicio que en una parte importante debería ser público. Y no dominado por puros intereses privados que lo han convertido en un pantano anclado en el centro de Mérida –su base de operaciones- que limita el crecimiento turístico de la ciudad, y que convierte en una pesadilla para los meridanos transportarse.

 

Son horas y horas, las que cualquier ciudadano debe invertir diario para viajar, por no hablar de los costos en el bolsillo de las familias.

 

Se dijo que SITUR era un parteaguas, pero se quedó en más de lo mismo. Los camiones, algunos aún sin placas, ya comienzan a mostrar daños graves, falta de defensas, golpes, descomposturas en plena calle, fallas del aire acondicionado, por no hablar de la manera en que son conducidos. Y la infraestructura, la que simplemente, no existe.

 

La cereza del pastel es la de los camioneros en Palacio de Gobierno, para variar, aprovechando la coyuntura electoral.

 

Como ya es costumbre, fueron a Palacio para después hacer declaraciones amenazadoras –y muy seguramente consensadas con la misma autoridad- exigiendo aumento en el pasaje, en el subsidio. Es decir, más dinero público para seguir alimentado sus alforjas y la misma inercia que ahoga a la ciudad, además, con gases contaminantes, ruido y choques.

 

Lo más probable es que, en un nuevo spot electorero, salga el gobernador a declarar que no habrá aumento del pasaje (contención, hasta después de la elección) pero sí más subsidio, y nuevos autobuses. El círculo vicioso de siempre.

Brutal muerte de una madre y su hija abordo de un moto taxi en Oxkutzcab

La falta de supervisión del transporte público, las malas condiciones de autobuses, taxis colectivos, moto taxis, es una cuenta pendiente del gobierno de Rolando Zapata Bello. El transporte público en Yucatán es peligroso, ineficiente, caro, malo
Leer Noticia

Foto Noticia / Se burlan de ciudadanos de Polígono 108: se descompone autobús, de nuevo

Ni las protestas, ni el supuesto "operativo" para enviar 10 unidades usadas de otras empresas de reemplazo evitan que los ciudadanos se queden varados por el mal servicio a la colonia Polígono 108.
Leer Noticia

No hay para autobuses nuevos, les dicen en la dirección de Transporte a vecinos de Polígono 108

Una unidad de las que les enviaron de reemplazo se descompuso el lunes en la calle 16. Ni logo ni nombre de la empresa para reportarlo Foto: Infolliteras
Leer Noticia

Vecinos exigen autobuses nuevos en Polígono 108, les envían unidades usadas

Vea esa porquería, le dijeron los ciudadanos al funcionario de la Dirección de Transporte, señalándole un autobús de Urbanos. Eso no es digno para nosotros, gritaron
Leer Noticia