La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Cuatro contra uno por Eduardo Lliteras Sentíes

135

VISITAS
Eso es lo que vimos en el show montado por el Instituto Nacional Electoral, con un formato más pulido y menos anquilosado –menos estalianiano- en esta ocasión, pero urdido para torpedear por tercera vez a Andrés Manuel López Obrador

Como se esperaba, vimos un “debate” de ataques, no de propuestas ni de respuestas a la ciudadanía en temas cruciales, urgentes, como la corrupción, la violencia, el deterioro del medio ambiente o la militarización. Eso es lo que vimos en el show montado por el Instituto Nacional Electoral, con un formato más pulido y menos anquilosado –menos estalianiano- en esta ocasión, pero urdido para torpedear por tercera vez a Andrés Manuel López Obrador. Ese era propósito, y claro, catapultar a alguno de los dos candidatos de la oligarquía nacional: Ricardo Anaya o José Antonio Meade.

 

 

 

En efecto. Mientras algunos empresarios dicen ilusamente que los debates “deben ser para que los candidatos informen de sus propuestas”, la realidad cruda se impuso la noche del circo de cuatro contra uno, cuya intención era desbarrancar al candidato puntero de las encuestas.

 

 

 

Como señalan organizaciones civiles, defensoras de derechos humanos y de los periodistas, no escuchamos las propuestas que esperábamos para reducir el promedio de 7 mujeres dejen asesinadas al día. ¿Cuándo llegarán?

 

 

 

Las y los ciudadanos necesitamos propuestas que nos permitan confiar en quienes deben protegernos y dejemos de vivir con miedo en el país, miedo a ser asaltados por los mismos que deben cuidarnos. Temor a salir a la calle, subirnos a un autobús o a dejar a nuestra casa sola, mientras trabajamos.

 

 

 

Como señala Article 19, ¿a cuántos periodistas no les respondieron cómo garantizar su seguridad? Necesitamos propuestas concretas para que hagan su trabajo sin miedo y dejen de ser asesinados a mansalva y en impunidad. De hecho, no hubo referencia alguna a dicho tema, en medio de las vagas afirmaciones sobre la inseguridad y las acusaciones contra Obrador de que él liberará a los delincuentes, como si no estuvieran enquistados en los diversos niveles de gobierno en el país.

 

 

 

Como dice Fundar ¿cuál es la propuesta en materia de desarrollo policial federal y a nivel nacional de los candidatos? ¿Qué harían para garantizar que la seguridad pública sea una tarea bajo la responsabilidad de los civiles y ya no más de los militares? ¿Usted impulsaría y/o respaldaría la abrogación de la ley de seguridad interior?, cuestiona Fundar, aunque sabemos bien qué partidos la votaron y apoyaron, entre éstos el que apoya a Meade.

 

 

 

No menos importante es conocer una estrategia auténtica en materia de combate a la delincuencia que esté bien definida en sus etapas, tiempos y acciones: ¿Cuál será su política frente al crimen organizado?, dice Fundar, cuando lo que tenemos no es más que la ratificación de que las cosas seguirán como están si ganan Meade, Zavala o Anaya.

 

 

 

También les preguntan: ¡Queremos que los candidatos expliquen su estrategia contra el abuso del poder!, tema que ha marcado al actual gobierno federal y a los gobiernos de los estados, convertidos en una auténtica banda de delincuentes.

 

 

 

E insiste Fundar: ¿Qué proponen los candidatos para combatir la corrupción en las contrataciones del Estado?

 

 

 

Más de 65 mil mexicanos firmaron una carta para saber cómo van a combatir la impunidad los candidatos presidenciales. Y aún lo estamos esperando. Y así seguiremos ya que el propósito de los “debates” no es informar a los mexicanos, sino acabar con López Obrador.

 

 

 

De colofón basta ver que el nombre de Andrés Manuel López Obrador fue de las palabras más pronunciadas en el debate organizado por el INE con los cuatro contrincantes dedicados a atacar al puntero de las encuestas, demostrando que el ingreso a última hora de dos personas que no deberían estar allí, Margarita Zavala y El Bronco, es con el objetivo de golpear al líder de Morena. Nada más.

 

 

 

El nombre de López Obrador se mencionó con frecuencia muy por encima de las palabras corrupción, seguridad, violencia, pobreza o democracia, con la gran ausencia del medio ambiente, la ecología o los derechos humanos.

 

 

 

Como señala el IMCO, los siguientes seis años son críticos para consolidación de instituciones y cambios legales que atiendan la debilidad del Estado frente a la crisis de impunidad que nos agobia y mantiene en el túnel de violencia del que no se ve salida. Sobre esto, necesitamos saber qué harán. Y hasta ahora, no hay nada.

 

 

 

Tampoco en materia de crecimiento urbano, transporte público o  de política nacional de vivienda asequible orientada al transporte. Nada.

Beneficiará a consumidores e incentivará inversión en CFE reducción de sueldos onerosos: presidente López Obrador

Leer Noticia

Caso de los 43 es asunto de Estado; no habrá impunidad, asegura presidente López Obrador al firmar Decreto Presidencial para el Acceso a la Verdad en el caso Ayotzinapa

Leer Noticia

Andrés Manuel López Obrador encabezó la ceremonia de Salutación a las Fuerzas Armadas en Campo Marte

Leer Noticia

Vamos a apoyar a Veracruz con la declaratoria de emergencia para encontrar a los desaparecidos, anuncia presidente López Obrador en Xalapa

Leer Noticia