La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
El Mundo

Argentina, con el derechista Macri, se hunde el peso argentino y vuelve la pesadilla del endeudamiento con el FMI

192

VISITAS

Después de doce años sin Fondo, el FMI vuelve a la política argentina llamado por un gobierno que muchos acusaban de trabajar para ese tipo de instituciones y que se pasó dos años intentando desmentirlo

Redacción.- En Argentina, el dólar ya subió 27 por ciento desde diciembre, cuando cotizaba a 18,70 pesos, y 51 por ciento desde mayo del año pasado, cuando estaba a 15,76 pesos. El Banco Central Argentino subió la tasa de interés y liquidó más reservas en el mercado sin lograr domar la paridad cambiaria. Argentina y su gobierno derechista de Mauricio Macri, país que preside el G20, busca auxilio del Fondo Monetario Internacional con un mega préstamo de 30 mil millones de dólares, supuestamente para estabilizar su economía sometida a fuertes presiones cambiarias, 17 años después de la mayor crisis de su historia. La realidad es que el presidente Macri asumió el gobierno sin deuda a pesar de que dijo que heredó de Cristina Fernández de Kirchner un país con grandes desfalcos que a largo plazo estaban destinados a generar más inflación, déficit y recesión.Además de erradicar la pobreza, la inseguridad y el populismo, la gran promesa de Macri fue dejar atrás la confrontación.Pero con el tiempo han ido acumulándose las denuncias de presión a la justicia y a la prensa, de opacidad gubernamental y de conflictos de intereses en un gobierno de empresarios.

Después de doce años sin Fondo, el FMI vuelve a la política argentina llamado por un gobierno que muchos acusaban de trabajar para ese tipo de instituciones y que se pasó dos años intentando desmentirlo, antes de caer en su propia caricatura, dice en el New York Times, Martín Caparrós, escritor argentino avecindado en España.

Para frenar la devaluación, el Banco Central argentino ha vendido más de 8.000 millones de dólares de sus reservas y elevó a 40% su principal tasa de interés para defender al peso a riesgo de comprometer el crecimiento económico, según analistas.

Con sus cuentas en rojo, el gobierno negocia ahora el auxilio inmediato del FMI, lo cual genera temores de una mayor austeridad y protestas que reavivan los fantasmas de la catástrofe económica y social de 2001.

El dólar llegó a venderse al cierre de la semana por arriba de los 24,20 pesos en las principales casas de cambio de la city porteña. El Banco Central sacrificó otros 1102 millones de dólares de las reservas internacionales para moderar el salto. El dólar minorista cerró la jornada en 23,79 pesos, con una suba diaria de 2,7 por ciento y del 7,0 en la semana.

La intervención de la autoridad monetaria en el mercado cambiario fue una de las más importantes desde el 5 de marzo, cuando empezó a vender divisas para intentar contener el tipo de cambio. Se desprendió de 1102 millones de dólares. El esfuerzo no fue suficiente para calmar el tipo de cambio mayorista, que se ubicó en 23,26 pesos, al subir 57 centavos. El peso argentino es la moneda que más se devalúa este año en la región Latinoamericana (excluyendo la venezolana). La economía local lidera en casi todos los indicadores económicos negativos: tiene la mayor inflación, la tasa de interés real más elevada y, después de Ecuador y Venezuela, el mayor riesgo país. La revista The Economist difundió un artículo que muestra la preocupación de los inversores globales por esta situación macroeconómica de la Argentina.

“Los inversionistas se asustaron por el amplio déficit fiscal y de cuenta corriente, la inflación del 25 por ciento y su creciente cantidad de deuda en moneda extranjera”, coincidieron la revista Forbes,  Financial Times y The Wall Street Journal a principio de esta semana. El elevado riesgo argentino se registró también en informes de calificadoras de riesgo como Moody’s y de bancos de inversión como JP Morgan. Este último jugó un rol clave en la corrida cambiaria.

Sin embargo, el crédito con el FMI no es la única vía de financiamiento que explora el gobierno para intentar frenar la crisis. Las autoridades pretenden también obtener créditos del Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo que están siendo negociados por el ministro de Finanzas, Luis Caputo. Con ese combo donde también aportarán fondos bancos extranjeros el gobierno busca controlar la devaluación.

Vídeo Saqueos en supermercados de Argentina tras devaluación y crisis galopante con Macri

Depresión económica. Devaluación e hiperinflación. La receta neoliberal, la misma que anuncian en Colombia, llevó a Argentina a la crisis
Leer Noticia

Argentina se hunde con Mauricio Macri: la moneda acumula 50% de pérdida de su valor

Leer Noticia

Argentina con Macri: deuda con el FMI y bases militares estadounidenses

Leer Noticia

Argentina: Primer paso para despenalizar el aborto es histórico para los derechos humanos, dice AI

Leer Noticia