La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Municipios

Denuncian amenazas, intento de despojo y tráfico de piezas arqueológicas del comisario de la comisaría de Ichmul, municipio de Chikindzonot

133

VISITAS

A la opinión pública

A la Comisión de Derechos humanos del Estado de Yucatán

Al instituto Nacional de Antropología Historia

Al Municipio de Chikindzonot Yucatán

Por este conducto me permito externar a la opinión pública una serie de atropellos a los que nos hemos  visto sometidos mi trabajador y un servidor por el comisario Municipal en turno de la comisaría de Ichmul, municipio de Chikindzonot Yucatán y que a continuación expongo.

Inicio informando que hace alrededor de dos años, compré una porción de una propiedad en dicha comunidad al señor Feliciano Tapia, mismo terreno donde se encuentran los cerros principales al costado oriente de la plaza principal,  éste terreno cuenta con título de propiedad por lo que el señor Tapia sin ningún impedimento de ninguna índole y bajo su legitimo derecho me lo vendió, el motivo de esta compra sin duda para un servidor era de vital importancia ya que al estar dentro de la franja de vestigios arqueológicos de gran importancia, éste edificio que forma parte de la gran acrópolis estaba siendo ya saqueada por su lado poniente y las piedras habían comenzado a ser robadas también, lo que ameritaba una intervención inmediata d eproteccion, la adquirirlo me propuse protegerla del saqueo tal y como hasta el omento lo he hecho.

Al adquirir la propiedad le hice ver al susodicho comisario municipal mi intención de obtener los servicios como agua y luz eléctrica para mi terreno, el cual me fue negado por el dicho comisario alegando que para ese servicio tendría que pagar el “derecho de vecindad” por lo cual me exigía la cantidad de cuatro mil pesos para hacerme un documento que me daba derecho a solicitar esos servicios, al no acceder a esa petición, comenzó a amedrentarme a mi y a mi trabajador, mismo a quien dejé encargado de limpiar , cercar y arreglar mi terreno. Conseguí postes para cercar y me fueron robados mas de 15 postes, procedí a denunciar el robo ante el comisario municipal quien solo se limitó a  decir que eso solía suceder en el pueblo y que era imposible resolverlo, como pude repuse esta pérdida.

Poco tiempo después decidí cercar otra porción de mi terreno que para desgracia mía colinda con el del comisario, mismo que al ver que había cercando mi propiedad , me exigió mover mi cerco ya que para el estaba yo “robándole” dos metros dentro de su terreno” para evitar problemas le pedí a mi ayudante quitara nuevamente el cerco y lo colocara donde éste exigía. ( más adelante reconocería que su propiedad estaba mal limitada y la mía era la correcta)

Nuevamente me propuse solicitar el agua potable para mi propiedad, pero nuevamente también intervino el susodicho comisario para negarme el servicio indicando que para tal servicio debía pagar la  cantidad de 2500 pesos.

Poco poco comencé a enterarme entre los pobladores que dicho comisario ya tenía por hábito vender las piedras de los cerros prehispánicos, mi intromisión en la comunidad sin duda significaba una piedra en el zapato para sus negocios, lo que sin duda significaba también negarme todo servicio para alejarme del lugar de sus negocios.

En otra ocasión hace ya algunos meses, me propuse limpiar nuevamente tanto la pirámide como la plataforma prehispánica que está en mi propiedad con el objeto de hacerlo visitable para la gente, instalé un sendero y una casita de paja para las visitas sin costo alguno ya que mi filosofía es que debe y tiene que ser para el pueblo, y al menos con este gesto esperaba que también cesara el saqueo de piedras y objetos arqueológicos del sitio, pero justo el día en que me encontraba quemando mi basura , el dicho comisario llegó  de forma altanera, insultándome y agrediéndome verbalmente a exigir que apagara el fuego, de la basura, misma que me encontraba quemando fuera del complejo arqueológico, llegando al grado de amenazarme con enviar a los policías a “darme una calentadita” porque estaba desafiando su autoridad,  ahí entendí mucho mejor que este individuo, no cejaría en continuar agrediéndome y como en sus propias palabras mencionar” te voy a sacar del pueblo, porque no eres de aquí, no te asustes si mando quemar tu palapa porque aquí no eres bienvenido” “aquí yo mando y se hace lo que yo diga” “voy a levantar al pueblo para que te saquen porque vienes  alterar la paz del pueblo”  entre otras amenazas, a pesar de yo en lo particular no creo tener ningún problema con habitante alguno de la comunidad. No obstante dicha amenaza continúa latente ya que hace tres días nuevamente solicité a mi ayudante que limpiara mi terreno, y de la misma manera el susodicho comisario municipal llegó a impedir que se realizara dicha labor, amenazando a mi ayudante con meterlo a la cárcel, si continuaba limpiando mi propiedad, agrediéndole verbalmente y enviando a los policías municipales a amendrentarlo y amenazandolo en su casa alegando que le “habían faltado al respeto a su autoridad” indicando que le valía madres el INAH, el gobierno y quien se interpusiera en su camino pues su intención era recuperar lo que para el “es del pueblo” olvidando que dicho terreno cuenta con titulo de propiedad y es propiedad privada, pero que sobre todo desconoce que en vez de destruir los vestigios se esta buscando proteger este bien de la nación, que quiera este individuo o no, está dentro de mi propiedad y estoy dispuesto a protegerlo ante los saqueos indiscriminados a los que lo tenia sometido dicho comisario.

Mi ayudante en estos momentos está pasando en Ichmul en la mas completa zozobra y temo que en cualquier momento pueda ser detenido y golpeado por las autoridades por ordenes del comisario municipal, importante es mencionar que hace unos meses la comunidad sufrió el robo de las piedras que alguna vez correspondieron a  los arcos coloniales del cementerio antiguo de Ichmul y que desaparecieron misteriosamente. El saqueo de piedras del sitio arqueológico al parecer se hace a vista y paciencia del mismo comisario quien no ha actuado para detener esta situación.

En ese sentido y por las amenazas recibidas tanto mi ayudante como un servidor por parte del comisario Municipal de Ichmul, hago esta declaración pública y ante las amenazas a mi persona y a mi trabajador, hago responsable a este individuo el comisario municipal de Ichmul junto con los policías de la comunidad ante cualquier agresión física, detención arbitraria o atentado a la integridad física que pudiéramos sufrir tanto mi ayudante Carlos Samel Tapia Pat y su familia como de quien escribe ya que recurrentemente acudo a la comunidad por cuestiones de trabajo.

Finalmente me atrevo a escribir esta situación ya que no voy a permitir que se violen los derechos humanos de mi trabajador y el patrimonio arqueológico de nuestra nación solo por caprichos de una autoridad incompetente, que desconoce completamente de leyes y que haciendo uso de su “autoridad” con prepotencia amedrenta, persigue, amenaza y mantiene en zozobra a los ciudadanos comunes a quienes por ley debe servir.

Dejo esto a la opinión pública.

Lázaro Hilario Tuz Chi

Doctor en Antropología de Iberoamérica

Profesor Investigador titular de la Universidad de Oriente

Tras violento asalto en el centro de Valladolid, autoridades dicen haber capturado al responsable y reiteran compromiso con seguridad, dicen

Leer Noticia

Nuevos ventiladores y lámparas led en el bazar municipal en Valladolid

Leer Noticia

Se continúa trabajando en vías terrestres de Valladolid

Leer Noticia

Anuncian en Valladolid cambio de bombas, red eléctrica, transformador, válvulas y arrancadores del sistema de agua potable

Leer Noticia