La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Envenenan Dzonot Carretero por Eduardo Lliteras Sentíes

527

VISITAS

Campesinos y productores de miel del municipio de Tizimín se enfrentan a las agresiones -desde hace años- del modelo agroindustrial aplicado en el agro yucateco, en el que se privilegian intereses de poderosos empresarios y transnacionales, así como los despojos de tierras y la depredación rapaz. Una realidad muy lejana a la idílica narrativa oficialista que se vende no sólo para consumo local, sino nacional e internacional.

 

 

 

El tema salió a cuenta nuevamente, tras las denuncias de las que hemos dado cuenta en los últimos meses y que involucran al poderoso terrateniente yucateco, Jacobo Xacur Eljure, quien realiza fumigaciones vía aérea matando cultivos, abejas, colmenas y envenenando la tierra y el agua de poblaciones como Dzonot Carretero. Así como a sus habitantes.

 

 

 

Las fumigaciones realizadas durante el verano  causaron la muerte masiva de abejas y pérdidas económicas muy importantes para los apicultores pero también para los campesinos. Estamos ante una auténtica agresión que pone en entredicho su economía, pero también su salud y la paz social, obtenida a través del silencio y la represión en Yucatán.

 

 

 

Al problema, de por sí grave, del envenenamiento de la tierra, del agua, del aire se suma la tala masiva de la selva en la zona con la consiguiente muerte de animales en peligro de extinción como el jaguar, entre múltiples especies.

 

 

 

La deforestación y otros severos daños ambientales y afectaciones a la salud de los habitantes de las comunidades aledañas a las tierras del señor Xacur fueron denunciadas por integrantes de la comunidad maya de Dzonot Carretero, municipio de Tizimín, Yucatán, ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; así como ante  la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios .

 

Obviamente, las autoridades hasta ahora han sido omisas, al contrario de otros casos, como el reciente de la granja porcícola de Homún, donde fueron clausurados varios cenotes en lugar de la granja productora de cerdos, increíblemente. En un cuestionable acto, de la autoridad, que evidenció el uso faccioso de las instituciones, al servicio de empresarios y poderosos capitales.

 

Como explicaron los campesinos en Mérida, en el foro del Restaurante Amaro, entre el 11 y el 22 de julio se realizaron una serie de fumigaciones en diversos ranchos propiedad del empresario Jacobo Xacur Eljure. La consecuencia inmediata fue la muerte de abejas y de una gran cantidad de plantas melíferas como el boxcatzin, huaxim y la majahua, las que se encontraban en el inicio de la floración para la cosecha y almacenamiento de la cosecha de reservas de miel. También se ocasionaron otras pérdidas en los cultivos de calabaza y de sandía en la zona, con las consecuentes pérdidas económicas para la frágil economía de los campesinos mayas.

 

En total, se dijo que se perdieron 26 colmenas y otras 40 resultaron afectadas por mortandad continua. Se especificó que 108 colmenas se encuentran con mortandad del 50 por ciento, además de los posibles riesgos que estos hechos representan para la salud de las y los habitantes de Dzonot y otras comisarías aledañas que aún no han alzado la voz.

 

Aunado a lo anterior, las y los pobladores de Dzonot Carretero denunciaron que en la región ha crecido alarmantemente la deforestación derivada de la extensión de la frontera agroindustrial y ganadera, con talas constantes de la selva alta con total impunidad y quemas que afectan a la rica flora y fauna como los jaguares en peligro de extinción. De hecho, mostraron una foto de un ejemplar joven, recientemente muerto durante las talas realizadas para abrir espacio a los potreros del señor Xacur, según señalaron. Pero la Profepa, ni sus luces.

 

Durante la conferencia de prensa, miembros de la organización defensora de derechos humanos, Indignación A.C., señalaron que "Dzonot Carretero, como pueblo originario, tiene derecho a la protección del medio ambiente. Y a participar en el diseño de las acciones para el cuidado de sus recursos naturales. Insistieron en que tiene derecho a decidir acerca de las actividades que pueden desarrollarse en sus territorios para que sean compatibles con el entorno, su cultura y sus actuales actividades económicas y formas de subsistencia". Lo que obviamente no sucede en el presente.

 

Señalaron que recientemente se realizó una denuncia de las fumigaciones través del sistema electrónico de denuncias a nivel federal, sin que hasta la fecha la dependencia involucrada haya emitido una respuesta o enviado inspectores a recoger evidencia y levantar un acta por los hechos sucedidos.

 

Indignación insistió en que "lo anterior exhibe a las dependencias federales las que actúan al servicio de intereses privados, poniendo en riesgo la vida, la integridad, la salud y los medios de subsistencia de las comunidades de la región".

 

Pareciera, en conclusión, que lo que se busca, es acabar con las comunidades mayas, con su modus vivendi, la selva y los ecosistemas, en un afán de enriquecimiento personal y de grupo, cortoplacista. Otro grave reto para el gobierno entrante de Mauricio Vila. Y cuentas pendientes para reclamarle a Rolando Zapata.

Seder trabaja por una apicultura yucateca más fuerte, aseguran autoridades: entregan abejas reina a apicultores

Leer Noticia

Ramírez Marín apoya la creación de santuarios de las abejas

Leer Noticia

El alcalde Renán Barrera supervisa construcción de calles en El Roble Agrícola

Leer Noticia

Atrae Suprema Corte suspensión de megagranja porcícola de Homún, informa Indignación

Leer Noticia