La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Ausencias, retrasos y discursos de bajo nivel en el Congreso por Eduardo Lliteras Sentíes

143

VISITAS

Tras un maratón de discursos en los que sobraron las palabras y faltó contenido, se aprobó por unanimidad las modificaciones a la Ley de Coordinación Fiscal y la Ley de Ingresos 2019 del Estado al cuarto para las nueve del nuevo año. Asimismo, se aprobaron las modificaciones a la Ley de Hacienda con una propuesta de adición de un artículo transitorio sobre condonación parcial en licencias de conducir dejado al arbitrio del Ejecutivo yucateco. Con el voto de Morena a favor, cuyos diputados lucieron por su escasa participación –y aún más escasos argumentos- la ausencia notable de las dos diputadas de Movimiento Ciudadano que andaban de viaje al parecer en Cuba, y el voto a favor de priistas y panistas el presupuesto pasó de panzazo. Estos últimos dejaron a Rosa Adriana Díaz Lizama el papel de llamar la atención a los diputados que confundieron el Congreso con un foro sindical o partidista, para lanzar loas a Morena y al presidente AMLO, como sucedió con el diputado cetemista Marcos Nicolás Rodríguez Ruz, quien se descubrió más papista que el Papa, o más amlista que el mismo AMLO.

Otra notable ausencia fue la del diputado panista, doctor Manuel Díaz, quien simplemente no se presentó el sábado a la sesión, la que inició con al menos 3 horas de retraso.

Quien se llevó la presea al discurso más largo –al estilo castrista- fue el “hombre de izquierda”, “defensor del pueblo”, según se propuso, Alejandro Cuevas Mena, presidente además del PRD. Cuevas, tras perder la votación en el Pleno, donde presentó su iniciativa de dotar con 28 millones de pesos a la Auditoría Superior del Estado de Yucatán, intervino en tribuna varias veces, contrariado y de mal humor porque en esta ocasión, se quedó sin presupuesto para pagar asesorías por medio de la “Unidad de Vigilancia” del Congreso estatal. En las gradas se pudo ver al “Auditor del Estado”, Mario Marín Can, amigo personal del ex gobernador Rolando Zapata –quien desde Nueva York, le deseó suerte para conseguir los recursos soñados para sus actividades fiscalizadoras-.

Por su parte, el diputado local del PRD sumó un total de 7 intervenciones, la más larga de 29 minutos y 43 segundos y la más breve de 1 minuto con 49 segundos.

Tanto Cuevas Mena como el sindicalista Marcos Nicolás Rodríguez Ruz repitieron una y otra vez frases y expresiones comunes que caracterizaron la baja calidad del debate en el Congreso local, realizando panegíricos del nuevo gobierno federal –al que claro, no apoyaron durante la campaña- o declarándose hombres muy preocupados por las causas populares. Quién podría dudarlo.

Escasas, como ya señalamos, las intervenciones de los panistas, los que más bien guardaron silencio para evitar que la sesión se alargara peligrosamente comprometiendo el presupuesto 2019 de haber sobrepasado el límite de la Cenicienta: las 12 de la noche.

Entre sus inacabables frases, Alejandro Cuevas dijo “no me fui de vacaciones...” en alusión sesgada a las diputadas de Movimiento Ciudadano, Silvia López y Milagros Romero, las que sorprendentemente no se presentaron al Congreso desde mediados de semana. Algunos dicen que las vieron en la playa cubana de Varadero, muy quitadas de la pena, realizando el movimiento naranja.

Quien tuvo un discurso a la altura del debate fue la priista Lilia Frías. Frías señaló que “hoy no son los tiempos de los partidos, es la hora de los compromisos” durante su intervención en la que expuso las razones para votar a favor del presupuesto. Eso sí, Lilia Frías pidió al gobernador Mauricio Vila no olvidarse de las universidades públicas y apoyarlas con más presupuesto. Frías fue directora del Instituto Tecnológico de Progreso y una de las fuertes candidatas de su partido a la alcaldía, por cierto.

El tema central de las críticas de los priistas, Felipe Cervera Hernández y Marcos Nicolás Rodríguez Ruz y del perredista Alejandro Cuevas Mena al presupuesto fue por "los aumentos en derechos e impuestos que lesionan la economía de los ciudadanos y los empresarios del sector turístico y licorero", según dijeron. Sin embargo, no consideraron que los recursos se destinarán a aumentar el gasto en seguridad en el Estado, la atención al tema de la violencia contra la mujer en Yucatán y la atención a víctimas, temas centrales del presupuesto del gobierno estatal, según prometió el nuevo gobierno estatal.

Finalmente, después de un debate de casi 6 horas por las constantes intervenciones de los diputados del PRI Felipe Cervera Hernández y Marcos Nicolás Rodríguez Ruz y del perredista Alejandro Cuevas Mena, los que invitaron reiteradamente a que no se aprobara la Ley General de Hacienda, al filo de las 22 horas se aprobó el presupuesto en medio de jaloneos, errores de dedo y de protocolo que finalmente se subsanaron a punta de intervenciones y “declaracionitis” a la prensa local.

Hacking Team, resurge con el general espía de Pemex por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia

El error y la veda por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia

Eduardo Lliteras Sentíes Kanasín, Cielo Alto, sin servicios

Leer Noticia

Un muro de olvido, la Alabama México por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia