La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Policía

Tras operativo de rescate hallan deshidratado a joven que se perdió en Celestún

550

VISITAS
Redacción- Un total de 120 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), con 20 vehículos terrestres y un helicóptero, participó en la búsqueda de un  estudiante que fue reportado como desaparecido el pasado viernes 22 en Río Lagartos, el cual fue localizado este día sin más daño físico que la deshidratación sufrida por el tiempo que deambuló entre montes y manglares.

Con el compromiso por salvaguardar la integridad de las y los yucatecos, una clara prioridad del Gobernador Mauricio Vila Dosal, la SSP montó un amplio operativo con el apoyo de efectivos de la Marina Armada de México, Policía Federal y Policía Municipal Coordinada, así como la importante colaboración ciudadana, pues lugareños al ver al joven en su errático trayecto, le comunicaron rápidamente a la corporación.

Por motivos aún no esclarecidos, Víctor Alejandro Z. T. de 22 años de edad abandonó al grupo de 32 estudiantes y tres profesores de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) que acampaban en el ojo de agua “Chiquilá”, en un extremo del malecón de Río Lagartos, como parte de un viaje de prácticas.

Tan pronto se reportó la desaparición por parte de docentes y familiares, inmediatamente la Policía estatal montó un operativo con otros cuerpos de seguridad para iniciar una intensa búsqueda por la costa, manglares, montes, ranchos y carreteras del perímetro.

Entre las versiones de las y los pobladores que fueron entrevistados por uniformados, está que lo vieron conducir una bicicleta que abandonó en una tienda para internarse en el monte y que en ese lugar le regalaron refresco y galletas porque dijo que no había comido en muchas horas. A otro ciudadano le habría solicitado dinero, que no tenía, y entonces le pidió sus sandalias.

Este despliegue concluyó este domingo poco después del mediodía al ser localizado el estudiante en terrenos de la localidad de Loché, municipio de Panabá, a 17 kilómetros del punto de donde partió el viernes por la madrugada.

El personal de rescate le proporcionó agua y alimento. Posteriormente, fue valorado por paramédicos de una ambulancia de la SSP, que formaban parte del operativo.

Una vez que se constató que el joven no tenía lesiones ni síntomas de algún daño en su salud, fue entregado a su señora madre, Ana María T. C., quien dijo que ella se haría cargo del muchacho y agradeció todo el empeño que pusieron para dar con el paradero de su hijo.