La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Mérida

CFE rebasada: vecinos de Cholul viven con apagones permanentes y cambios de voltaje peligrosos

701

VISITAS

Redacción / Eduardo Lliteras Sentíes.- La Comisión Federal de Electricidad (CFE) está rebasada por los reportes de fallas en el suministro y en el voltaje en el área metropolitana de Mérida. Particularmente grave es el problema que afronta la zona norte de la ciudad, por el crecimiento urbano y del consumo de energía eléctrica, con una infraestructura decadente incapaz de proveer el servicio.

Los apagones y fallas en el voltaje afectan a numerosas zonas de la capital yucateca, cuya infraestructura presenta evidentes signos de decrepitud y obsolescencia como demuestra la comisaría de Cholul, donde las interrupciones en el suministro son cotidianas, al grado de que los vecinos se han organizado para exigir una solución inmediata a la CFE tras años de peregrinar de una oficina a otra exigiendo fin a los apagones y fallas en el voltaje que dañan aparatos electrodomésticos y provocan pérdidas económicas.

“Cerrado por falta de electricidad”, reza un letrero escrito en una hoja de papel y pegado en la cortina metálica de un negocio en la calle 22, en la entrada a la comisaría de Cholul.

Los apagones en los últimos años se han convertido en un problema cotidiano en toda la comisaría. Y están provocando graves pérdidas económicas a las familias y negocios de la zona.

Privadas y calles de Cholul sufren permanentemente falta de electricidad. Apagones repentinos que dejan sin luz por horas y días a los afectados, provocando insomnio a las familias, por la combinación del calor infernal que agobia a Mérida y la falla en el suministro eléctrico.

Los reportes a la Comisión Federal de Electricidad se multiplican, mientras el personal admite estar rebasado no sólo por el número de fallas, sino por el mal estado de la infraestructura, la que se encuentra obsoleta ante el crecimiento urbano de la ciudad y del número de sus habitantes y aparatos.

Los apagones afectan a los habitantes de la comisaría dejándolos sin electricidad durante un día, dos, inclusive más. Durante toda la noche, hasta que el personal de la CFE puede acudir.

Como explican vecinos, ya es una situación de emergencia. De cinco días, tres se va electricidad, y el problema es atendido por el personal de la CFE –oficina de Conkal- 12 horas después, si bien les va.

Además de los apagones, con las graves consecuencias para la vida cotidiana como la descomposición de los alimentos en los refrigeradores en ésta época de calor extremo –con temperaturas por encima de los 45 grados y sensación de calor cercana a los 60- las variaciones en el flujo eléctrico dañan aparatos y electrodomésticos.

La realidad es que la agencia de Conkal de la CFE sólo atiende emergencias, con escaso personal, en una zona muy amplia que incluye Cholul, Chichí Suárez, Mocochá, Ixil, Temozón, Chicxulub Puerto, etcétera.

Es decir, explica el encargado de la CFE en Conkal, Alberto López, nosotros no damos mantenimiento, eso lo atiende Mérida. Ellos sólo dan bomberazos. Y no les alcanza ya el personal.

 

EMERGENCIAS TODOS LOS DÍAS

El personal de la CFE en Conkal atiende emergencias todos los días.

En el monitor del encargado de la CFE que accedió a conversar con un grupo de vecinos que firmaron una carta exigiendo se solucione la grave crisis, aparecen esa mañana 12 emergencias que atender, además de la caída de una línea de alta tensión.

Lo que se necesita, explica, es mantenimiento, ya que si hay mantenimiento no debería haber fallas, asegura.

Claro, hay casos fortuitos, como el caso de un poste dañado por un choque o un incendio.

Pero también se necesita más personal. De hecho la CFE de Conkal –con un número creciente de casas y fraccionamientos nuevos todos dotados de aires acondicionados- ya solicitó más personal. Pero es la hora que siguen esperando.

El problema se complica porque también en Mérida el personal ya es insuficiente. Y “las fallas son un montón”, no porque se calienten las líneas, sino por el aumento del consumo, el que se ha disparado en los últimos años en la capital yucateca.

Lo que hay que hacer es tener más capacidad, más transformadores; tenemos 50 transformadores para casos fortuitos, pero ya no hay casos fortuitos, ya estamos utilizando los transformadores –de forma permanente- es demasiada la necesidad de energía, admite

Se necesita un plan de mejora, señala. Tenemos deficiencias pero hacemos todo lo posible por atenderlos. No estamos sentados así nada más. Estamos luchando para darles la atención, son muchos los casos.

 

CARTAS Y DENUNCIA ANTE PROFECO

Los vecinos de Cholul han entregado cartas con quejas y solicitud de solución al problema en las varias oficinas de la CFE en Mérida, en Itzimná, la que está en el Cohete, pero no han hecho nada, señalan.

Se han incluido, firmas y los reportes realizados ante la CFE. Y nada, afirman.

En 2017 con muchos cortes de luz, a todas horas, con viento o sin viento, lluvia o no lluvia, de noche o de día, nos juntamos un grupo de vecinos y reunimos firmas, los contratos, los INES de cada ciudadano e hicimos las cartas que se entregaron en las oficinas de la CFE.

Pero no pasó nada. Al año se hizo otra carta, también con firmas, credenciales del INE. Pero como no hubo respuesta, se acudió a la oficina de la Profeco en Mérida (Procuraduría del Consumidor) hace unos 8 meses. El tribunal deliberó pero no llegamos a saber en qué quedó por el cambio del gobierno y los cambios en quien dirige la Profeco en Yucatán, señalan.

Eso sí, los apagones no cesan. Ni tampoco los cambios en el voltaje, los que dañan bombas de agua, refrigeradores, computadoras, inclusive los páneles solares instalados por algunos vecinos.

En 30 años en Cholul, no se ha mejorado la infraestructura, añaden los vecinos, los que afirman que las reparaciones son hechas como pueden por el personal de la CFE, con parches y cables inadecuados, con la consecuencia de cortos y fallas en el voltaje.

Cabe señalar, por último, que el gobernador del Estado, Mauricio Vila Dosal, ha anunciado nuevas inversiones en el sector de la generación de energía eléctrica en los próximos años, en particular en el sector de la energía solar.

La reciente inauguración de un parque solar en Progreso con capacidad de generar energía para 30,000 hogares yucatecos y el aumento del uso de páneles solares en Yucatán, son una respuesta al aumento del consumo. Resta, sin embargo, el problema del cuello de botella de la infraestructura urbana de la CFE, abandonada en los últimos sexenios.