La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Exudus, el spyware italiano y los asesinatos a control remoto de la CIA por Eduardo Lliteras Sentíes

135

VISITAS

Creo nadie en México se enteró del escándalo Exodus. El malware o spyware made in Italy (hecho en Italia) que robó información personal de al menos 1000 ciudadanos de ese país tras terminar en Google Play ofrecida como una APP más de telefonía móvil.

Hablamos de miles de mensajes, fotos, vídeos, chats o conversaciones robadas. Informaciones privadas de ciudadanos comunes, aunque también de delincuentes bajo investigación, que terminaron en un server al que se podía acceder sin mayor problema con un usuario y password.

Toda esa información robada sin conocimiento de los usuarios de la falsa APP fue colocada en un servidor de Amazon ubicado en el Estado de Oregon, en los Estados Unidos.

Esto ocurrió el año pasado y principios del presente 2019.

La Procuraduría de Nápoles investiga el robo de información utilizando Exodus y cuatro personas se encuentran indagadas y dos empresas han sido aseguradas. Se trata de la “eServ srl” de Catanzaro y la “Stm srl”, también italiana.

Exodus fue diseñado por eSurv y comercializado por Stm. Se trata de un malware o instrumento de investigación en manos de numerosas procuradurías de Italia, ya que permite tener bajo control las actividades telemáticas de los investigados: hablamos de teléfonos, computadoras, tabletas, correos electrónicos.

El spyware es capaz de realizar numerosas operaciones con el teléfono celular o computadora de la persona espiada ya que fue diseñado con el objetivo de espiar: puede registrar las llamadas telefónicas, el sonido ambiental, copiar los mensajes sms y los números de teléfono registrados así como leer la posición del usuario a través del GPS en tiempo real. Activar cámaras.

Los problemas son varios. Dicho malware, que debía estar únicamente en manos de las procuradurías italianas y policías de investigación, terminó en la tienda de Google Play. Por lo que cualquier usuario de Google Play pudo descargarla e instalarla durante las semanas que estuvo disponible con el engaño de que se trataba de una APP de telefonía móvil en Italia. Al descargar la APP el teléfono se infectaba y quedaba expuesto al espionaje sin que el usuario lo supiera. Y su información personal robada. Como señalamos, hablamos de al menos 1000 ciudadanos italianos.

Por si fuera poco, el spyware fue vendido a cuatro empresas que se supone debían utilizarlo para investigaciones judiciales pero que también lo ofrecieron a particulares.

Las autoridades italianas temen no sólo que se violó la privacidad de muchos ciudadanos, sino que hayan podido ser objetivo de chantaje y de la creación de dosieres o carpetas con informaciones confidenciales y privadas con la finalidad de extorsión.

La investigación aún está en curso, ya que siendo un instrumento de investigación de las procuradurías, el sistema quedó vulnerado así como la información de numerosas investigaciones criminales y anti mafia.

Cajón de Sastre

El 18 de junio de 2013, el periodista estadounidense Michael Hastings murió, según se dijo oficialmente, en un choque de tránsito con su Mercedes C250 Coupé contra una palmera en una de las principales avenidas de Los Ángeles. El coche quedó completamente quemado, en un incendio extraño que no dejó marcas en el lugar, tras circular a una velocidad espeluznante. Él perdió la vida al instante.

Su muerte prematura y violenta ha ido acompañada durante años de acusaciones de que la CIA (la agencia de espionaje del Tío Sam) estaba involucrada “en el accidente automovilístico”. Tras las revelaciones del dossier "Vault 7" de Wikileaks (la organización de Julian Assange, perseguido por el gobierno estadounidense precisamente por revelar informaciones de éste tipo) sale a la luz que la CIA ha tenido durante mucho tiempo la capacidad de secuestrar (o controlar) vehículos de forma remota para llevar a cabo "asesinatos indetectables".

Los documentos revelados por Wikileaks confirman que esta tecnología existía en 2014. Y hay razones para creer que la CIA fue capaz de piratear vehículos desde fines de los años noventa y provocar “accidentes” difícilmente detectables, señala un artículo publicado por Mint Press News en 2017.

Michael Hastings se había hecho de enemigos muy poderosos y temibles con su trabajo periodístico. Y estaba trabajando para exponer el uso de un malware de la CIA con capacidad de hackear los teléfonos para acceder a las comunicaciones de los ciudadanos privados.

Apenas 11 días antes del supuesto “accidente” el periodista de BuzzFeed había escrito un artículo titulado “Por qué a los Demócratas les encanta espiar a los estadounidenses” acusando al entonces gobierno de Barack Obama y a sus aliados en el FBI y el Departamento de Justicia estadounidense de ejecutar “una guerra sucia contra activistas pro-transparencia, filtradores de información y periodistas de investigación”. De ese tamaño, era la guerra de Hasstings.

Anuncian obras en Valladolid a pesar de las penurias presupuestales por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia

Roma-Berlín y la movilidad en Mérida por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia

Italia, aún sin gobierno, pero eso sí, con miedo de los extranjeros por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia

Trump, Bannon y Boris, quieren la implosión de la Unión Europea por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia