La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
El País

Arde Italia, cae el gobierno pero también la criminalidad por Eduardo Lliteras Sentíes

94

VISITAS

Se acabó la confianza. Y se acabó el gobierno encabezado por Giussepe Conte, del populista Movimiento Cinco Estrellas, quien con apenas 445 días de existencia, anunció su dimisión formal. El primer ministro Conte leyó su discurso en Palazzo Madama (sede del Senado) y anunció el fin del gobierno y de la alianza con la Lega (Liga, de extrema derecha) de Matteo Salvini, actual secretario del Viminale (Gobernación).

Las interrogantes se abren de inmediato. ¿Habrá un nuevo gobierno, un “Conte Bis”, en alianza con el PD (Partido Democrático) de Matteo Renzi? ¿O Italia se encamina a un nuevo proceso electoral que podría traducirse, según sondeos publicados por el Espresso, en un gobierno de coalición de derechas que podría inclusive modificar la Constitución italiana sin llamar a un referéndum? Podría también haber un nuevo gobierno encargado de gobernar y llegar a la primavera del próximo año o quizá todo el periodo restante de la actual legislatura.

En el diario La Repubblica, Tito Boeri, advierte que Italia afronta un periodo de gran incertidumbre sobre las decisiones en materia económica con el riesgo inclusive de abandonar el euro.

Entre las medidas que advierte Boeri se cuenta la necesidad de aumentar el IVA, según afirma, ante la necesidad de obtener recursos de forma urgente para la maniobra financiera del próximo año.

La realidad es que Italia es un país que envejece, con cada vez más italianos ancianos que ven con malestar la cotidianidad de ésta nación del club de la Unión Europea, hoy en profunda crisis, con la Gran Bretaña en puerta del Brexit y el surgimiento de los movimientos de extrema derecha en todo el continente.

En la paradoja, Italia, es un país que necesita inmigrantes -ante la bajísima tasa de natalidad- pero que cierra sus puertos para dejarlos ahogarse en el mar o languidecer en los barcos de las ONG que los rescatan en el Mediterráneo, convertido en un cementerio de quienes huyen ya no sólo de las guerras, de la pobreza y la violencia, sino del cambio climático, que ha tropicalizado el mare nostrum.

 

SALVINI Y SU REPORTE VIMINALE

En su Dossier anual, el Viminale (Gobernación, repito), que dirige Salvini, líder de la Lega, presume una disminución de los homicidios, de los robos y asaltos. También de los desembarcos de inmigrantes procedentes de Libia. Y presume un aumento de los arrestos de los “extremistas anárquicos”.

Los homicidios en el país disminuyeron 14 por ciento en 2018 respecto a 2017, dice el Dossier presentado apenas hace dos días, estratégicamente ante la crisis de gobierno y la posibilidad de llamar a elecciones anticipadas.

También señala el dossier que según los informes de la ANBSC (Agencia Nacional para la Administración y el destino de los Bienes Incautados y Confiscados del Crimen Organizado), “al 31 de julio de 2019, había 16.738 activos devueltos a la comunidad, de los cuales 15.768 son edificios y 970 empresas, mientras que 20.309 activos se encuentran bajo gestión (17.288 edificios y 3.021 empresas)”. Tema éste sobre el que en México se podría aprender mucho, por cierto.

Son las cifras que presume Salvini, quien insiste en llamar a celebrar elecciones, confiado en que los sondeos lo benefician, en un tema como la seguridad, el combate al crimen, relevante en cualquier sociedad. No digamos en México.

Basta recorrer las calles del centro de Roma y observar la presencia militar en calles repletas de turistas en éste verano, frente a edificios de gobierno. Soldados, mujeres y hombres, armados con fusiles de asalto y vehículos blindados también se observan en la entrada del metro romano -sucio y descuidado, como gran parte de la ciudad-.

Pero el malestar italiano, la desconfianza hacia los extranjeros que pululan por sus calles vendiendo bolsos y chucherías, que atienden en fruterías o lavanderías, que cuidan a ancianos, ha llegado al extremo de negar el acceso a un autobús o a una playa a una persona por tener la piel oscura. Aún cuando tenga pasaporte italiano, es decir, aún cuando sea nacido en Italia, por ser hijo de inmigrantes africanos o de otra latitud del sur del mundo.

Las agresiones callejeras y la intolerancia hacia quien tiene la piel de otro color, es inmigrante, escalan en éste país a la par del malestar social. Las crónicas periodísticas dan cuentan de esas agresiones que se han vuelto algo cotidiano, a la par del lenguaje racista por parte de algunos actores políticos.

Las advertencias de que la recesión ya es una realidad en el horizonte europeo en los próximos meses, se suma a la incertidumbre política y económica en éste verano de temperaturas inusualmente ardientes, fruto de un cambio climático que incendia los bosques de Siberia, las Canarias o Bolivia. Y que amenaza con incendiar el estado de ánimo social.

Italia, va el Conte bis: por el momento, la extrema derecha, se queda al acecho del nuevo gobierno que Bruselas aplaude

Leer Noticia

Italia, aún sin gobierno, pero eso sí, con miedo de los extranjeros por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia

Pisan tierra italiana migrantes varados abordo de barco Oper Arms tras 19 días

Leer Noticia

Arde Italia, cae el gobierno pero también la criminalidad por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia