La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Cultura

Equinoccio de otoño se observará en Chichén Itzá, Dzibilchaltún y Oxkintok

165

VISITAS

Redacción / Didier Madera.- El legado de los mayas precolombinos será demostrado el próximo viernes 23, con los fenómenos arqueoastronómicos correspondiente al equinoccio de otoño que se observarán en Chichén Itzá, Dzibilchaltún y Oxkintok, entre otras ciudades mayas, informó el astrónomo yucateco Eddie Ariel Salazar Gamboa.

Destacó el conocimiento de los sacerdotes astrónomos mayas, de ahí la necesidad del fomento turístico y la divulgación de estos sucesos que se registran en edificios de diversas ciudades prehispánicas.

Aclaró que la verdadera igualdad de los días ocurrirá el domingo 29, pues “es en esta fecha cuando el día y la noche durarán 12 horas exactamente”.

Destacó la importancia de estos sucesos para los antiguos mayas, tanto para fortalecer su religión y su cronología como desde el punto de vista social.

Indicó que el cambio de estación será el próximo viernes 23, a las 2:51 horas, momento en que la Tierra estará totalmente vertical, y es justo en ese día cuando el Sol saldrá exactamente por el Oriente.

Detalló que ese día, el Sol aparecerá por el horizonte a las 6:43 horas y se ocultará a las 18:49 horas, es decir, para Yucatán, el día tendrá una duración de 12 horas con seis minutos, debido a que está cerca del trópico de cáncer.

“Para las personas que viven en el ecuador terrestre, el día tendrá exactamente 12 horas, es decir, al mismo tiempo que es el cambio de estación es el propio equinoccio, es decir, la igualdad”, acotó.

En cambio, en Yucatán, el equinoccio por definición será el domingo 29, ya que el Sol saldrá a las 6:44 horas y se pondrá a las 18:44 horas, es decir, el día y la noche tienen la misma duración, es decir, 12 horas.

Mencionó que el otoño es la estación del año más corta, y esta ocasión tendrá una duración de 89 días, 20 horas y 10 minutos.

Salazar Gamboa explicó que en el caso de Chichén Itzá, se observará el descenso de Kukulcán, deidad maya que descenderá del cielo para plasmarse en El Castillo, donde reptará hacia los nueve niveles del inframundo.

La luz solar se filtrará por los nueve basamentos y en la alfarda del edificio se formarán siete triángulos de luz, de los cuales, el último en formarse es el primero en desaparecer.

Mientras que en Dzibilchaltún, el astro rey entra por la puerta principal del Templo de las Siete Muñecas, ilumina el cuarto obscuro y sale por la puerta del Poniente.

Asimismo, el tercer fenómeno se observará en el Arco Falso del Grupo Ah Canul de Oxkintok, donde la luz del Sol se filtra hasta proyectarse a un calibrador.

Finalmente, destacó la importancia de fomentar los fenómenos arqueoastronómicos, ya que son un verdadero atractivo turístico.

Al mismo tiempo es importante que una persona narre lo que ocurre, para que los visitantes puedan entender lo que ocurre.

Rompen vidrio de camioneta en comisaría de Chichí Suárez y roban objetos de valor: ofrecen recompensa por identificar a ladrón

Leer Noticia

Mayas pronosticaban eclipses, revela reciente hallazgo en el Códice de Dresde

Leer Noticia

Secundaria Santa Gertrudis Copó, sin internet pero con árboles frutales mayas por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia

Abogado de artesanos y vendedores de Chichén Itzá dice que delegado del INAH debe renunciar y pide nuevas mesas de díalogo, según dice

Leer Noticia