La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
República de las Bananas

Seguridad, al centro de la visita del embajador Landau a Yucatán; eso sí, sin preguntas de la prensa por Eduardo Lliteras Sentíes

150

VISITAS

El tema de la seguridad en Yucatán -y la cooperación en dicha materia- fueron uno de los principales ejes de la reunión privada entre el gobernador, Mauricio Vila Dosal, y el embajador estadounidense, Christopher Landau, como habíamos adelantado. Tan es así que en el “mensaje” ante los medios -a los que no se les permitió realizar pregunta alguna- la seguridad fue mencionada y destacada tanto por el gobernador como por el diplomático estadounidense, quien puntualizó que éste tema es crucial para las inversiones de su país, las que se esperan se amplíen en Yucatán.

Seguridad, inversiones, comercio. La cuadratura del círculo yucateco que cobra particular relevancia en el contexto de la crisis registrada en el país tras el supuesto operativo contra el narcotraficante Ovidio Guzmán, quien logró eludir la orden de captura emitida por el gobierno estadounidense, no sólo por una frágil planeación, sino a información errónea (admiten en Estados Unidos) entregada por la agencia antidrogas DEA al gobierno mexicano y a la falta de cooperación del gobernador priista de Sinaloa, Quirino Ordaz.

Precisamente, ante la relevancia del tema de seguridad en el contexto de los recientes hechos de Sinaloa, la prensa local quería plantear preguntas al embajador, sin embargo, ante la imposibilidad de hacerlo en Palacio de Gobierno, los reporteros lo intentaron a su salida y tránsito hacia el Palacio Municipal -donde tuvo otra reunión privada con el alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha-.

Los reporteros se acercaron y siguieron al embajador, que era acompañado por la cónsul Courtney Beale y numerosos guaruras, los que en su afán por impedir las preguntas sobre la DEA y su papel en Sinaloa, terminaron enzarzados en manotazos y empujones. Esto derivó que cayera al piso un periodista, Paul Matos, quien se lastimó su cabeza al azotar contra el piso.

 

SEGURIDAD, TEMA CLAVE

 

La inédita reunión entre el gobernador sinaloense, Quirino Ordaz Coppel y Uttam Dhillon, director interino de la Administración para el Control de Drogas en Estados Unidos, fue dada a conocer por el diario RioDoce en el mes de septiembre y se realizó en secreto, sin que se informara al gobierno federal y al presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que genera muchas preguntas respecto al papel de dicha agencia en territorio nacional y en el fracaso del operativo contra el hijo de El Chapo, ya que se sabe que Washington anda detrás de la enorme fortuna de dicho capo sentenciado y encarcelado en los Estados Unidos. Se habla de una fortuna de alrededor de 25 mil millones de dólares a la que el gobierno estadounidense quiere echarle el guante.

Aquí podría estar el motivo por el cual la DEA puso el pie al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, ya que anteriormente, durante el juicio del Chapo en Estados Unidos, se había dicho que el gobierno mexicano trabaja en recuperar los recursos que Estados Unidos pretende decomisar al narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán.

Así lo dijo el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador, quien afirmó que “esos recursos le corresponden a México legalmente”. El titular del Ejecutivo federal inclusive informó que instruyó al canciller Marcelo Ebrard para revisar el caso y “recuperar dichos recursos”, generados por el exlíder del Cártel de Sinaloa.

¿No será que Washington quiso poner un cuatro al gobierno mexicano para forzarlo a soltar la prenda del millonario tesoro del Chapo y obligarlo a retornar al redil de su esquema intervencionista de guerra fallida?

Ya se sabe, en el tema de la falsa guerra a las drogas que ha impuesto el gobierno estadounidense a nuestro país, las cosas no son como dice la narrativa del cuento de hadas de las agencias estadounidenses.

Les pongo un ejemplo, telegráficamente: el caso del periodista estadounidense, Gary Weeb, nacido en 1955 y quien dedicó buena parte de su carrera periodística a revelar las pruebas que demostraban la implicación de la CIA en el tráfico internacional de drogas, dinero con el que la agencia de espionaje estadounidense ha financiado toda clase de operaciones clandestinas contra gobiernos, incluida la creación de grupos armados en diferentes lugares del planeta. Tema que salió a la luz, por ejemplo, con el escándalo Irán-Contras.

Gary, ganador dos veces del premio Pulitzer sufrió una violenta campaña de desprestigio con el objetivo de destruir su reputación impulsada desde el mismo gobierno estadounidense. Eso es muy entendible porque en 1999 reunió todo el material que había ido recopilando tras una minuciosa investigación y publicó un libro titulado “La alianza oscura”, en el que denuncia cómo los barrios más pobres de Estados Unidos fueron inundados con la aquiescencia de las autoridades estadounidenses de la droga llamada Crack con el propósito de surtir de dinero fácil a la CIA.

Circulan medios mexicanos y figuras públicas foto falsa del ex presidente Evo Morales con los narcotraficantes Pablo Escobar y El Chapo Guzmán

Leer Noticia

Que Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo, fue aprehendido y luego liberado, dicen

Leer Noticia

Fuentes oficiales estadounidenses no identificadas confirman detención de uno de los hijos de El Chapo

Leer Noticia

Tras supuesta detención de hijo de El Chapo, se desatan bandas armadas en Culiacán, Sinaloa

Leer Noticia