La libertad de prensa, no se negocia ni se condiciona... se ejerce.
Derechos Humanos

Violencia por motivos de género contra mujeres y niñas sigue siendo generalizada en el país, dice AI: llama a México a derogar el delito de aborto en todas sus jurisdicciones

257

VISITAS
A un año del cambio de gobierno siguen las desapariciones, los asesinatos de personas defensoras y la violencia es aún parte del día a día de las mujeres, dice Amnistía Internacional México en su informe presentado el día de hoy: “Cuando las palabras no bastan”.

El 1 de diciembre de 2018 inició la nueva administración federal de México encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador. En este informe, Amnistía Internacional presenta una perspectiva general de la situación de derechos humanos en el país a un año de iniciado este gobierno, enfocándose principalmente en estrategias de seguridad y su impacto en los derechos humanos, espacios para la sociedad civil, la violencia basada en el género en contra de mujeres y niñas, y la situación de personas migrantes y solicitantes de asilo, dice el reporte.

Asegura que Amnistía Internacional sigue monitoreando y documentando la grave situación de derechos humanos que atraviesa México y observa con preocupación la continuación de esta crisis. 

Explica que este documento se centra en cuatro áreas que la organización considera de suma importancia para el ejercicio de derechos humanos de la población en el país: las estrategias de seguridad y su impacto en los derechos humanos, las condiciones para garantizar un espacio seguro y propicio para la sociedad civil, la violencia basada en el género en contra de mujeres y niñas, y la situación de personas migrantes y solicitantes de asilo. Sin embargo, estos temas no son los únicos que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador debe abordar de forma urgente, pues también destacan entre ellos los derechos de los pueblos Indígenas y la protección de sus territorios, la situación de violencia que enfrentan las personas LGBTI, el acceso a derechos sexuales y reproductivos, y el ejercicio de derechos sociales y económicos, entre otros, asegura.

Amnistía Internacional afirma que las políticas y medidas de seguridad adoptadas por el gobierno del presidente López Obrador no se han alejado sustancialmente de la estrategia de seguridad altamente militarizada, intensificada principalmente por el entonces presidente Felipe Calderón en 2006 con el inicio de la llamada “guerra contra las drogas”. El presidente López Obrador ha mantenido a las fuerzas armadas como el principal soporte de seguridad pública en el país. En los hechos, una nueva Guardia Nacional aprobada por una reforma constitucional como un cuerpo policial civil, fue constituida principalmente por elementos provenientes de las fuerzas armadas y un entonces General del ejército en activo fue puesto al mando, pese a que las normas legales prevén que los militares en retiro siguen siendo personal militar y están sujetos a la disciplina y cadena de mando militares. 

También señala que la información disponible indica que elementos de las fuerzas armadas han sido transferidos a la Guardia Nacional mediante oficios administrativos, pero siguen adscritos a las fuerzas armadas, y su deber de obediencia a la cadena de mando militar sigue intacto. Adicionalmente, hasta el momento, sus sueldos son pagados por las fuerzas armadas. La Ley de la Guardia Nacional, aprobada en mayo de 2019, otorgó a la nueva corporación amplias facultades de investigación de delitos, incluida la interceptación de comunicaciones privadas, y también la facultó para participar en el control migratorio. 

Respecto a la violencia por motivos de género contra las mujeres y las niñas Amnistía Internacional dice que siendo generalizada en el país. En México dos tercios de las niñas y mujeres de 15 años o más han sufrido violencia de género al menos una vez en su vida. Una forma extrema de dicha violencia son los asesinatos cometidos por el hecho de que la víctima sea mujer, también llamados feminicidios. El análisis de las cifras oficiales muestra que, en 10 años, de 2007 a 2017, la tasa de homicidios de mujeres casi se triplicó. En los últimos años México ha avanzado en la tipificación del feminicidio como un delito en los códigos penales, pero aún hay insuficiencias en las definiciones legales usadas. Las autoridades mexicanas no producen aún estadísticas confiables sobre el feminicidio y sobre otras formas de violencia de género; aun así, entre enero y septiembre de 2019, las fiscalías habían registrado 748 víctimas de feminicidio. El año anterior, según datos oficiales, al menos 3,548 mujeres habrían sufrido muertes violentas, que incluyen tanto homicidios como feminicidios. Otra forma de violencia basada en el género es la prohibición del aborto y la criminalización de su práctica. En septiembre, el gobierno del presidente López Obrador tomó un paso positivo para garantizar los derechos de las mujeres cuando presentó una iniciativa de ley que preveía una amnistía para mujeres que hubieran abortado. Esta medida, de ser adoptada, tendría la desventaja de que aplica solamente a casos juzgados ante tribunales federales y la mayoría de los casos están ante tribunales de los estados. Amnistía Internacional llama a México a derogar el delito de aborto en todas sus jurisdicciones.

LEA EL INFORME COMPLETO AQUÍ: 

Proponen mejores políticas para castigar el feminicidio en Yucatán

Leer Noticia

No, a otra Emma Gabriela en Mérida por Eduardo Lliteras Sentíes

Leer Noticia

Ojalá en Yucatán hubiera pena de 70 años como en otros Estados, dice mamá de Emma Gabriela tras sentencia de 50 años a Medina Sonda: los niños deben tener máxima protección jurídica

Leer Noticia

A Martín Alberto Medina Sonda le podrían revertir el veredicto de culpable del feminicidio, advierten

Leer Noticia